Los científicos del Pentágono reflexionan sobre cómo destruir barcos chinos y tanques rusos, y rápidamente.

Los mejores científicos del ejército de Estados Unidos están trabajando intensamente en un nuevo proyecto secreto, que los altos funcionarios del Pentágono esperan que detenga en seco cualquier futuro ataque ruso o chino.

Es ambicioso. Pero hay una forma sencilla de que Rusia o China puedan contrarrestarlo.

El proyecto se llama “Assault Breaker II” y nadie habla mucho de él. Pero su nombre por sí solo es un indicio de la tecnología que podría incluir, y del potencial destructivo que podría poseer.

Después de haber sido descubierto hace unos años en vagos informes oficiales, en la actualidad Assault Breaker II sólo se menciona en raras ocasiones en los foros públicos.

Una de esas raras menciones se produjo el lunes durante una presentación en línea de Terence Emmert, que desempeña temporalmente las funciones de subsecretario de Defensa de Estados Unidos para investigación e ingeniería.

“El Assault Breaker II [es un] enfoque muy prometedor sobre cómo podemos adelantarnos a nuestra competencia estratégica”, dijo Emmert, según informó el periodista de Aviation Week Stephen Trimble. “Si lo hacemos bien, no necesitaremos un Assault Breaker III”.

¿Y qué es el Assault Breaker II? Pues un conjunto de “nuevas construcciones operativas de combate basadas en tecnologías y capacidades nuevas y emergentes”, según un informe enloquecedoramente obtuso realizado en 2019 en el Congreso por Steven Walker, entonces director de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa, que supervisa el proyecto.

El nombre es revelador. El esfuerzo original de Assault Breaker comenzó en la década de 1970. En ese momento, los planificadores de la OTAN se preocuparon de que enormes formaciones soviéticas pudieran simplemente abrumar las defensas de la alianza. La victoria a través de la masa.

El Pentágono encargó a DARPA que encontrara una forma de destruir rápidamente y con precisión miles de vehículos soviéticos que se apresuraran a aprovechar cualquier brecha resultante de un ataque inicial a las líneas de la OTAN. El objetivo era romper el asalto y ganar tiempo para que llegaran los refuerzos de la OTAN; de ahí lo de “Assault Breaker”.

En 2015, Bob Work, entonces subsecretario de Defensa, resumió claramente Assault Breaker en un discurso que presagiaba el lanzamiento de Assault Breaker II. “Exigía aviones con señalización de sensores de área amplia [y] misiles balísticos superficie-superficie que pudieran dispensar un manto de submuniciones antiblindaje”, dijo Work sobre el proyecto de los años 70.

De hecho, hubo dos esfuerzos paralelos: uno aéreo y otro terrestre. En la parte aérea, los B-52 de la Fuerza Aérea de EE.UU. con nuevos radares lanzaban misiles con submuniciones de precisión. La parte terrestre contaba con lanzadores de cohetes del Ejército de Estados Unidos, dirigidos por aviones de vigilancia, que disparaban cohetes con submuniciones similares a los mismos objetivos.

En cualquier caso, las claves fueron los radares de amplio alcance, las submuniciones inteligentes y la red que los unía. “Culminó con una demostración muy exitosa en 1982 en el campo de misiles de White Sands, en Nuevo México”, recuerda Work. “Y resultó que los soviéticos estaban mirando. Y las implicaciones de esa única demostración, junto con toda la efervescencia que se estaba produciendo en la fuerza conjunta en ese momento, realmente les hizo detenerse.”

Ahora el Pentágono quiere un sistema similar que pueda aplastar masas de tanques rusos y barcos chinos en las primeras horas de un ataque importante, ganando tiempo para que Estados Unidos y la OTAN se movilicen.

De acuerdo con un informe de 2017 fuertemente redactado por el Consejo de Ciencias de la Defensa, Assault Breaker II es una “capacidad, en escalas de tiempo cortas en comparación con la capacidad de nuestro adversario para tener éxito, para golpear y dejar sin efecto los activos de nuestro adversario … que son necesarios para su éxito estratégico, y para continuar negando ese éxito hasta que Estados Unidos y sus aliados puedan poner en práctica sus capacidades tradicionales.”

Los activos a los que se dirigiría el Assault Breaker II incluyen barcos, defensas aéreas, cuarteles generales, tanques y depósitos de suministros, entre otros, señaló el consejo científico.

Partes importantes del antiguo Assault Breaker siguen en servicio en EE.UU., como los cohetes del Ejército, los radares de indicación de objetivos terrestres de la Fuerza Aérea y varias redes de objetivos.

Al parecer, el Assault Breaker II se basaría en estos sistemas heredados, quizás añadiendo nuevos sensores, municiones y tecnologías de red.

No faltan candidatos. Las Fuerzas Aéreas están utilizando drones de vigilancia RQ-180 sigilosos que, con los radares adecuados, podrían ampliar la cobertura de los sensores. El nuevo software del Sistema de Gestión de Batalla Avanzado del servicio podría hacer que la red fuera más intuitiva.

La Fuerza Aérea y la Marina están adquiriendo nuevos misiles de ataque terrestre y antibuque de largo alcance. La Horda Dorada de las Fuerzas Aéreas -un nuevo tipo de bomba pequeña, superinteligente y de enjambre- podría hacer el trabajo que antes hacían las antiguas submuniciones de cohetes.

El Ejército, por su parte, está trabajando en cohetes que vuelan más lejos e incluso en una pieza de artillería de mil millas.

Si se unen estos sistemas u otros similares, en teoría se podría detectar, apuntar y atacar a un montón de tanques y barcos muy rápidamente, y romper un asalto.

Ningún sistema complejo funciona a la perfección, por supuesto, y el enemigo también tiene un voto. “Hay limitaciones”, explicó el consejo científico.

Por un lado, el Assault Breaker II debe apuntar a las zonas de retaguardia del enemigo, pero sin alejarse demasiado. “Para evitar los riesgos de escalada que conlleva, cualquier contraestrategia estadounidense creíble no puede depender de ataques convencionales sobre objetivos en el territorio nacional ruso o chino”.

Tampoco puede ser demasiado cara. “Además, una contraestrategia no puede depender del despliegue a gran escala de fuerzas tripuladas estadounidenses”, continuó el consejo. Después de todo, los costes de una gran presencia avanzada “no son sostenibles”.

E incluso si el Assault Breaker II funciona contra las actuales fuerzas rusas y chinas, hay una forma sencilla -aunque no barata- de que tanto Moscú como Pekín lo superen, explicó la junta.

Aumentar la masa. El enemigo “siempre tiene la opción de imponer costes adicionales simplemente añadiendo más fuerzas a la lucha”.

David Axe

4 thoughts on “Los científicos del Pentágono reflexionan sobre cómo destruir barcos chinos y tanques rusos, y rápidamente.

  • el 10 marzo, 2021 a las 11:04
    Permalink

    Pensaba que la doctrina OTAN de los años 70/80 y demas ante un ataque masivo de los rusos era el uso de armas nucleares estrategicas de campo…puesto que frenar un avanze de centenares de divisiones acorazadas….era complicado…por mucho A10,jaguars,armas anti tanque que hubiese en primera linea.
    Entiendo que esto estaria estudiado…por que tambien mantener una masa tan grande en avance se comeria muchisimos recursos de abastecimiento etc…
    MEnos mas que nunca lo hemos tenido que ver.

    Respuesta
    • el 10 marzo, 2021 a las 11:33
      Permalink

      No son estrategicas si son en el frente de batalla son tacticas, y si en caso de verse superadas las defensas de los MBT alemanes se pasaba al uso de armas nucleares tacticas bien lanzadas desde obuses o bien las famosas B-61, que no se lanzarian sobre la URSS, ni la RDA ni Polonia si no sobre la RFA para parar el ataque y dar tiempo a preparar la defensa en Francia y en los UK.
      hay que recordar que las submuniciones estan prohibidas en casi todos los paises que son un sistema para parar formaciones acorazadas sobre todo las dirigidas que atacan la parte superior de los blindados que tienen poco blindaje

      Respuesta
      • el 10 marzo, 2021 a las 19:31
        Permalink

        Perdon..queria decir tacticas.Gracias por la correcion

        Respuesta
        • el 11 marzo, 2021 a las 02:46
          Permalink

          Los Estadounidenses ya probaron la munición en la guerra del golfo contra formaciones de tanques iraquíes.
          Me pregunto, que pasaría si los supuestos atacantes contarán con las mismas municiones (equivalentes por supuestos) y los lanzarán contra las vanguardias de los defensores…

          Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.