Los cinco mayores fracasos de las armas de guerra rusas.

Comunistas o capitalistas, rusos o estadounidenses, hay una regla de hierro: no puede haber innovación sin experimentación, y la experimentación inevitablemente conduce a veces al fracaso.

No es habitual que Rusia admita que sus armas han fallado. Especialmente los medios de comunicación rusos, creadores de historias gloriosas de aviones como los MiG espaciales o los  tanques interplanetarios.

Sin embargo, el diario ruso Sputnik News publicó recientemente un artículo sobre las armas rusas y soviéticas que fracasaron.

“Por cada novedad militar que se acepta en el servicio, sea barco, avión o tanque, a menudo existen diez o más proyectos que nunca resultaron ser eficaces o económicamente viables”, recordó con tacto Sputnik News a sus lectores. “Sin embargo, por lo general no suelen ‘nacer’ en vano, algunos de ellos se utilizan más tarde para el desarrollo de nuevas generaciones de armas”.

El submarino clase Papa
Submarino nuclear clase K-222

El submarino de ataque nuclear soviético K-222 (nombre en código de la OTAN “Papa”), construido en 1969, fue considerado el submarino más rápido del mundo. Según los informes, llegó a alcanzar una velocidad récord en inmersión de 44.7 nudos (82,8 Km/h). Con una eslora de 106 metros, una manga de 11,6 m y un calado de 8 m., sólo se construyó un modelo de su clase llamada Proyecto 661. “El problema con el K-222 era que su casco estaba construido de titanio, lo que lo hacía extremadamente caro (incluso se le conocía con el apodo de ‘Pez Dorado’)”. “Aparte de esto, el submarino también era muy ruidoso, lo que le quitaba una ventaja clave: la baja detectabilidad”. Sin embargo, el artículo también afirmaba que proporcionó lecciones valiosas para los posteriores submarinos rusos, como las clases Charlie, Alfa y Sierra. El K-222 debido a su excesivo ruido, alentó el desarrollo de armas antisubmarinas más avanzadas de la Marina estadounidense.

Su-47 Berkut

El caza Su-47 Berkut “Águila Dorada” (nombre en código de la OTAN “Firkin”), fue un caza a reacción supersónico experimental desarrollado por Sukhoi Corporation. Despegó por primera vez en 1997, tenía alas distintivas barridas hacia adelante diseñadas para aumentar la maniobrabilidad, el alcance y la velocidad subsónica hasta 2.500 Km/h. Sin embargo, “un diseño de este tipo aumentaba la tensión en las alas y  requería materiales mucho más caros para ser utilizados en la producción”. “En combinación con la fecha de finalización programada para 1997, en un momento en que la economía rusa era altamente vulnerable, condujo al cierre del proyecto”. Sin embargo, las lecciones del proyecto se incorporaron al vanguardista Su-57 de hoy.

El tanque Black Eagle (Águila Negra)

El tanque Black Eagle (designación rusa Object 640), basado en el T-80, causó revuelo en Occidente cuando se presentaron algunos prototipos a finales de la década de 1990. En particular, tenía una gran torreta no tripulada mientras la tripulación se sentaba en el casco bien protegido. Si eso suena familiar, es porque esa es una característica destacada del nuevo tanque ruso Armata T-14, que realmente ha causado un gran revuelo en Occidente. El diario ruso Sputnik News atribuyó la cancelación del proyecto a una “falta de innovación” en el diseño. Sin embargo, curiosamente, las autoridades dijeron a los medios de comunicación rusos en 2009 que el Águila Negra nunca existió como algo más que un prototipo: “No hubo tal proyecto… y esas fotos de hace 20 años muestran una maqueta de un tanque futurista que permaneció sólo como un presunto prototipo de pruebas para un carro de combate principal, hecho en Rusia”.

El monstruo del Caspio

Una de las naves más distintivas de la historia, el vehículo de efecto suelo de clase Lun, también llamado Ekranoplano, combinó las cualidades de un avión convencional, un hidroavión y un aerodeslizador. Apodado como el “Monstruo del Caspio” cuando fue desplegado en 1987, la embarcación más grande que un avión de pasajeros, tenía 243 pies de largo (74,06 m) sesenta y dos pies de alto (18,9 m), y una envergadura de 144 pies (43,9 m) a una velocidad de 297 nudos (550 Km/h). Podía transportar 100 toneladas de carga o incluso seis misiles antibuque Moskit. Sin embargo, resultó ser demasiado caro y solo se construyó uno. Sin embargo, sus fabricantes anunciaron en 2015 que estaban haciendo una versión moderna.

El deslizador soviético

El MiG-105, apodado “Lapot” (zapatilla), fue un avión espacial orbital concebido en la década de 1960 como una respuesta soviética al abortado proyecto estadounidense X-20 Dyna-Soar. Dejado de lado y luego revivido en la década de 1970 como equivalente al transbordador espacial de Estados Unidos, el avión espacial estaba conectado a un propulsor de combustible líquido, que a su vez se suponía que sería lanzado en el aire desde un avión hipersónico. Sin embargo, la embarcación solo realizó algunos vuelos de prueba atmosféricos. “El proyecto finalizó después de que se tomó una decisión a favor del avión espacial orbital Buran propulsado por cohetes”. “Las ideas detrás del MiG-105 no han sido utilizadas hasta ahora, pero tal vez un día llegue su hora”.

Al final estas armas resultaron ser fracasos costosos para las economías soviética y rusa. Sin embargo, Estados Unidos no es diferente. ¿Cuánto del dinero de los contribuyentes estadounidenses se ha mal gastado en costosos callejones sin salida como el bombardero XB-70 o el caza F-111?

 

Bombardero XB-70

 

Caza F-111

Michael Peck

Un comentario sobre “Los cinco mayores fracasos de las armas de guerra rusas.

  • el 8 septiembre, 2018 a las 18:18
    Permalink

    Falta el Su57 es el mayor fíasco de la aviación militar del mundo.
    Un caza que no tiene características de 5 generación, la India no lo quiso que era el único comprador y todavía no está ni en servicio.
    Es un caza que solo sirve para exhibiciones de acrobacias.
    En fin una gran chatarra.

    Luego está el Mig29 es el peor caza de 4 generación de la historia, solo con ver su historial te pones a llorar de la risa.

    Luego están los tanques T80 y T72, los peores de la historia Jajaja ya vimos lo que pasó en Chechenia.
    En el primer mes de guerra los chechenos destruyeron 220 tanques T80 y T72 jaja caían como corderos en el matadero.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com