Los F-35 japoneses se refuerzan con una poderosa capacidad anti-barco.

Kongsberg Gruppen ha firmado un acuerdo con Tokio para suministrar su misil de ataque conjunto (JSM) para su uso por la Fuerza de Autodefensa Aérea de Japón (JASDF).

El grupo internacional noruego Kongsberg ha dado a conocer el acuerdo en un comunicado emitido ayer, pero ha señalado que ni la compañía ni el gobierno japonés informarán sobre el número de armas a comprar o el valor del contrato. Igualmente tampoco se ha informado el calendario de entregas.

“El consorcio internacional de usuarios del F-35 de Lockheed Martin está mostrando gran interés en el JSM y Kongsberg está muy orgulloso de haber sido seleccionado por Japón para proporcionar el JSM para su flota de F-35”, ha declarado Eirik Lie, Presidente de Kongsberg Defence & Aerospace.

“Este es un logro importante para el programa del Joint Strike Misile (JSM), al entrar en la fase de producción”.

El F-35 puede llevar dos JSMs internamente. En la feria Japan Aerospace en 2016, la empresa noruega adelantó a FlightGlobal que el arma también se puede adaptar para servir a bordo del avión de patrulla marítima Kawasaki P-1 de guerra antisubmarina.

Kongsberg ha declarado que el JSM es el misil adecuado para atacar buques de guerra modernos, que cuentan con tres capas de sistemas defensivos: misiles de largo alcance, misiles de corto alcance y cañones de tiro rápido.

Primer avión japonés F-35A

Para evadir las dos primeras amenazas, el misil subsónico de alto alcance y recepción de infrarrojos presenta características de baja observabilidad y un perfil de vuelo indetectable que se desliza por el mar. Para derrotar al último obstáculo, vuela con un perfil de vuelo errático en los segundos previos al impacto, lo que elimina la capacidad de las armas para dirigir el misil de manera efectiva. La ojiva de 120 kg de explosivo garantiza una muerte por misión.

La adquisición del JSM por parte de Japón se produce cuando el principal rival regional de Tokio, Pekín, está aumentando rápidamente el tamaño y la capacidad de la Armada del Ejército de Liberación Popular (PLAN).

Tokio tiene planes para comprar hasta 147 aviones F-35, lo que lo convertiría en el segundo operador más grande del mundo de este tipo. De ellos, es probable que 107 sean de la versión F-35A de despegue y aterrizaje convencional, y 40 sean del modelo F-35B de despegue corto y aterrizaje vertical (STOVL).

Avión de patrulla marítima Kawasaki P-1

El analizador de flotas Cirium indica que hasta ahora Tokio ha recibido 12 F-35A (cuatro ensamblados en Fort Worth y el resto en las instalaciones de ensamblaje final de Mitsubishi Heavy Industries (MHI) en Nagoya, Japón).

Greg Waldron

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com