Los F-35A de la Fuerza Aérea estadounidense llegarán a Japón en noviembre.

Días después de que el F-35 Lightning II aterrizara en Corea del Sur con motivo de la Exposición Internacional Aeroespacial y de Defensa, conocida como Seúl ADEX 2017, la Fuerza Aérea anunció que planeaba desplegar una docena de cazas de ataque a Japón en el mes de noviembre.

Los aviones F-35 de la Fuerza Aérea norteamericana serán desplegados en la mayor base aérea que los EE.UU. tienen en la región Asia-Pacifico. El despliegue que tendrá una duración de seis meses se efectuará en la Base Aérea de Kadena, sede de los F-15 Eagle del  Ala 18, donde estarán basadas las 12 primeras unidades del F-35A.

Más de 300 aviadores del 34º Escuadrón de Caza de la Base Aérea de Hill, en Utah –entre pilotos y personal de mantenimiento- se desplegarán en Kadena para apoyar la aeronave, ésta, será el primer despliegue operativo del F-35A en la región, anunciaron las Fuerzas Aéreas del Pacífico en un comunicado.

“El F-35A ofrece una amplia capacidad de ataque de precisión global sin precedentes contra las amenazas actuales y emergentes, a la vez que complementa  nuestra flota de superioridad aérea”, dijo el general Terrence O’Shaughnessy, comandante de las Fuerzas Aéreas del Pacífico. “El avión es ideal para cumplir con las obligaciones de nuestro mando, y esperamos integrarlo rápidamente en nuestros entrenamientos y operaciones”.

Aunque sorprende el gran número de unidades de F-35 que se desplazan hacia el Lejano Oriente, y la larga duración de su rotación, es algo que se esperaba con este avión, como unidades esenciales para tranquilizar a las fuerzas aliadas y mantener la seguridad y estabilidad en toda la región.

La noticia llega cuando la Fuerza Aérea continúa su campaña de presión contra Corea del Norte -con maniobras de demostración de fuerza de los bombarderos B-1B Lancer junto a aviones de combate surcoreanos y japoneses- mientras Pyongyang continúa probando misiles balísticos y ojivas nucleares a pesar de las repetidas condenas de la comunidad internacional.

Ya en el mes de agosto se anunció que una de las cuatro bases que tienen F-35 en Estados Unidos, estaba preparándose para desplegarse en un TSP.

Ese mismo mes, la secretaria de la Fuerza Aérea, Heather Wilson, dijo que los F-35 se encontraban listos y preparados para ir al Pacífico o a cualquier teatro, si las tensiones con Corea del Norte se intensificaban. Antes de dejar su cargo en febrero, insinuó que se desplegarían dos “paquetes separados de F-35 de seguridad teatral” para fines de 2017, primero en Europa y luego en Asia-Pacífico. “Ahora que el F-35 ha sido declarado capaz de combatir, desplegaremos nuestro nuevo caza en un futuro no muy lejano”, dijo.

La US Air Force cumplió su promesa en abril, cuando envió ocho F-35A a la base de la RAF en Lakenheath, Inglaterra. Durante las tres semanas que pasó en Europa, el avión hizo escalas en Estonia y Bulgaria y entrenó con aviones aliados de la OTAN como el Reino Unido y los Países Bajos.

Aunque el despliegue de noviembre marcará la primera vez que el modelo A opera en la región Asia-Pacífico, el Cuerpo de Marines desplegó en enero de este año un escuadrón de F-35B en Iwakuni, Japón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *