Los F-35B del Cuerpo de Marines realizan sus primeros ataques en Afganistán.

Los F-35B del Cuerpo de Marines del Fighter Attack Squadron 211 (VMFA-211),  han reclamado el título de ser los primeros aviones estadounidenses en volar misiones reales de combate con ataques contra “objetivos fijos” no especificados en Afganistán. Estas incursiones se produjeron después de que los mismos aviones volaran misiones de vigilancia y reconocimiento frente a las costas de Somalia con cargas de combate completas, preparadas para atacar en ese país, si fuera necesario.

La cadena de televisión CNN fue la primera en informar sobre los ataques en Afganistán, que tuvieron lugar ayer jueves 27 de septiembre. El ejército estadounidense se negó a decir cuántos aviones en total participaron en la misión, qué tipo de municiones emplearon, o cualquier detalle específico sobre los mismos objetivos. Las fuentes de CNN describieron el objetivo de la misión como “un objetivo fijo de los talibanes”.

Los marines declararon que habían alcanzado la capacidad operativa inicial con el F-35B en 2015 y que la aeronave se desplegó por primera vez en Japón en 2017. En marzo de 2018, un destacamento de cazas furtivos se unió al buque de asalto anfibio USS Wasp y su Amphibious Ready Group (ARG) para su primer despliegue como parte de una Unidad Expedicionaria de la Marina (MEU). En julio de 2018, otros seis aviones, del VMFA-211, se unieron al USS Essex y su ARG como parte de la 13ª MEU, antes de iniciar un crucero de rutina que los llevaría al Cuerno de África y al Medio Oriente.

El martes 25 de septiembre, la CNN informó que el ARG del Essex se había trasladado al Golfo Pérsico. Esa misma información adelantaba que los ataques en Afganistán podrían ser inminentes.

No sabemos si alguno de los aviones del VMFA-211s permaneció en Afganistán después de los ataques. Como señaló hace unos días The War Zone, se habrían necesitado recursos significativos para que los F-35B llegaran desde el Golfo Pérsico a cualquier objetivo talibán.

El curso de acción más lógico habría sido que algunos de los activos de reabastecimiento de la Fuerza Aérea con base en Oriente Medio hayan apoyado la operación, ayudando a los F-35B a volar desde el Golfo Pérsico al Golfo de Omán, antes de entrar en el Océano Índico a través de Pakistán en su camino a Afganistán. En 2017, la Fuerza Aérea envió un destacamento de cisternas KC-135 de regreso a Afganistán por primera vez en casi cinco años para apoyar un aumento en las operaciones aéreas contra los talibanes y otros grupos militantes.

Un buque cisterna KC-135 de la Fuerza Aérea reabastece uno de los F-35B del VMFA-211 en algún lugar del Cuerno de África.

Esos aviones podrían haber apoyado a los aviones de combate antes y después de los ataques y haberlos enviado de regreso al Golfo Pérsico. También es posible que los F-35B aterrizaran en una base en Afganistán para repostar combustible.

Una de las imágenes que los Marines publicaron posteriormente de la misión, mostraba a las tripulaciones cargando bombas de Munición de Ataque Directa Conjunto (JDAM) guiadas por GPS en el avión, que serían adecuadas para atacar objetivos “fijos”. Otra imagen de los aviones del VMFA-211 a bordo del Essex el 22 de septiembre mostraba que las tripulaciones cargaban bombas Paveway II clase GBU-12/B de 500 libras guiadas por láser en al menos una aeronave durante el tiempo en que estaban volando en misiones cerca de Somalia.

Dos F-35B del VMFA-211 antes de los ataques a Afganistán.

No cabe duda de la utilidad de usar los cazas furtivos para esta misión, especialmente dada la naturaleza permisiva del entorno de combate aéreo en Afganistán, que de ninguna manera requiere las avanzadas características defensivas del costoso avión. El empleo de cazas furtivos F-22 Raptor de la Fuerza Aérea para ataques similares de bajo riesgo en Afganistán ha generado críticas, incluso por parte del alto funcionario civil de ese servicio. “No deberíamos usar un avanzado F-22 para destruir una fábrica de narcóticos”, dijo la secretaria de la Fuerza Aérea Heather Wilson en junio de 2018 . 

Al mismo tiempo, los Marines continúan presionando para integrar aún más al F-35B en sus operaciones diarias mientras se mueven para reemplazar todos sus aviones de combate de ala fija por los nuevos aviones de ataque conjunto. Como tal, el servicio no tendrá más alternativa que usar el avión para misiones de combate típicas, por mundanas que sean.

Los marines cargan las bombas GBU-12/B Paveway II en uno de los F-35B del VMFA-211 a bordo del USS Essex el 22 de septiembre de 2018.

Estos ataques en Afganistán le han dado al Cuerpo una valiosa oportunidad de realizar los movimientos de una misión real de combate por primera vez, pero con un riesgo mínimo. Esto ayudará a informar el desarrollo futuro de tácticas, técnicas y procedimientos para operaciones futuras. Los Marines probablemente han estado ansiosos por poner en acción a sus aviones de Ataque Conjunto desde que Israel anunció que se había convertido en el primer país en enviar un F-35 a combate en mayo de 2018.

Joseph Trevithick

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com