Los futuros helicópteros presidenciales comienzan los primeros vuelos.

Los próximos helicópteros presidenciales VH-92 “Marine One” fueron vistos volando en formación sobre el rio Potomac.

Los helicópteros que finalmente reemplazarán a los VH-3D y VH-60N en el papel de helicópteros presidenciales han comenzado sus primeros vuelos de forma conjunta para la misión de reemplazo prevista para finales de año. En el año 2023 la flota completa de 11 VH-3D y 8 VH-60N serán sustituidos por 23 VH-92, poniendo fin a una larga carrera de ambos helicópteros en el prestigioso papel de transporte presidencial de la Casa Blanca.

Marine One Sikorsky VH-3D Sea King

Con su fecha de entrada en servicio acercándose rápidamente y sin problemas importantes que lo retrasen -al menos de acuerdo con  documentación oficial-  tiene sentido que se estén llevando a cabo intensas pruebas y capacitación en el área de Washington, DC. Esto brindó una gran oportunidad al fotógrafo de aviación Blend Qatipi, a captar hermosas fotos de los que pronto serán los helicópteros presidenciales.

Las fotos brindan vistas increíblemente claras de la última configuración del VH-92A, que incluye una nueva e importante novedad. Se ha añadido una nueva cúpula de comunicaciones por satélite a la zona superior del boom de cola por delante de la que ya existía. Es probable que esta instalación esté en línea con lo que se ha visto en el resto de los aviones de la Autoridad de Mando Presidencial y Nacional. Además de las antiguas comunicaciones por satélite MILSTAR y UHF, se están agregando nuevas capacidades globales de banda ancha SATCOM para proporcionar a las aeronaves una conectividad de alta velocidad súper prácticamente en cualquier parte del mundo. 

Renderización del futuro VH-92A

También vale la pena señalar que recientemente se han visto otras mejoras importantes en la conectividad satelital de las capacidades de transporte de la Presidencia, incluyendo un nuevo y masivo vehículo de mando y comunicaciones que cuenta con una gran red de satélites SATCOM que se ha añadido a la  flota de caravanas del Servicio Secreto.

Una serie de otras antenas también pueblan la carcasa de la aeronave. En ellas se incluyen un conjunto de alta frecuencia parecido a una barandilla en el extremo de la cola para comunicaciones de radio de largo alcance, así como un conjunto de platos en la parte inferior de la aeronave, generalmente asociado con las capacidades de llamadas de la red de telefonía móvil aire-tierra. 

Otras medidas de los Marine One son las contramedidas de infrarrojos direccionales basadas en láser. Los pequeños detectores de lanzamiento de misiles que forman parte de este sistema y el conjunto general de autoprotección del helicóptero se pueden ver montados justo debajo del título “Estados Unidos de América”. 

También puede verse un discreto dispensador de contramedidas montado cerca de la parte trasera del fuselaje. Estos pueden llenarse con señuelos como bengalas cuando operan en áreas de alta amenaza. 

Cuando la aeronave esté operativa, estará ubicada en la base HMX 1 en Quántico, Virginia y también estará alerta, listo para llevar al Presidente a un lugar seguro, en el Centro de Apoyo Naval de Ancostia en Washington, DC.  Con esto en mente, las pruebas y el entrenamiento en el área del DC son claves. 

Tyler Rogoway

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com