Los helicópteros Black Hawk están probando un nuevo sistema láser para defenderse de los misiles que buscan calor.

El Ejército de Estados Unidos está probando un sistema láser diseñado para confundir y disuadir a los misiles guiados por infrarrojos dirigidos a sus helicópteros Black Hawk UH-60M, según informa un comunicado del Ejército.

El nuevo sistema de contramedidas infrarrojas comunes (CIRCM), desarrollado por Northrop Grumman, está diseñado para contrarrestar misiles de corto alcance en busca de calor disparados desde sistemas portátiles de defensa antiaérea, o MANPADS, que son armas fáciles de usar y manejar por grupos terroristas y se encuentran disponibles en el mercado negro, lo que las hace muy atractivas para los operadores no gubernamentales que desean apuntar a aviones a baja altitud como los helicópteros.

El CIRCM reemplazará a las Contramedidas Infrarrojas de Amenaza Avanzada (ATIRCM), que solo se utilizan en los helicópteros CH-47 Chinooks debido a su tamaño. El CIRCM será una actualización más ligera para el Black Hawks, y eventualmente el CH-47 Chinooks y el AH-64 Apache, también podrán usarla, según The Drive.

Soldados del tercer Batallón de Helicópteros de Asalto, del 227° Regimiento de Aviación en Fort Hood en Texas, han sido desplegados en el Redstone Arsenal de Alabama (RSA) para probar el nuevo sistema, volando ocho misiones de diferentes tipos, -incluyen evacuaciones médicas, asalto aéreo y movimiento aéreo-, tanto de día como de noche.

Las misiones produjeron 40 horas de datos utilizables que muestran cómo funcionaría el sistema en entornos de combate realistas, según el Ejército.

“Diseñamos los simulacros de prueba para cubrir todos los entornos potenciales en los que puedan encontrarse las tripulaciones aéreas”, dice en el comunicado el Oficial Toby Blackmon, de la Dirección de Pruebas de Aviación.

El CIRCM utiliza dos punteros / rastreadores compactos para seguir las armas guiadas por infrarrojos dirigidas a una aeronave y luego activa uno de sus dos láseres para confundir las armas y evitar que golpeen el objetivo. Según Northrop Grumman, su tecnología está diseñada para evolucionar a medida que se diseñan nuevos sistemas de armas infrarrojas y amenazan a los aviones estadounidenses.

“Debido a la evolución de las amenazas en el campo de batalla, el CIRCM llega en un momento crucial para la aviación del Ejército con el fin de mejorar la capacidad de supervivencia de nuestras tripulaciones que se desplegarán en apoyo de las operaciones de combate”, señala Blackmon.

El CIRCM complementa el Sistema Común de Alerta de Misiles (CMWS) que ya existe en los helicópteros del Ejército. El CWMS detecta los misiles mediante sensores electroópticos, que “ven” el misil y advierten a los pilotos de las amenazas entrantes mediante señales sonoras y visuales.

Los MANPADS se han vuelto cada vez más hábiles para evadir las contramedidas, lo que ha llevado a los militares a instalar sistemas de contramedidas infrarrojas direccionales (DIRCM), como el CIRCM, en muchos de sus helicópteros y en algunos aviones.

Northrop Grumman también ha desarrollado un sistema de contramedidas infrarrojas para aeronaves grandes (LAIRCM) para su uso en helicópteros Apaches, Chinooks y algunos Black Hawks, pero tenía problemas inexplicables con el uso del sistema en el UH-60, según The Drive.

Los sistemas LAIRCM todavía se siguen utilizando en los helicópteros VH-60N, que son designados como Marine One cuando transportan al presidente de  Estados Unidos, y funcionan bloqueando el misil atacante.

Business Insider

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com