Los nuevos países que quieren sumarse al club de los submarinos nucleares.

Hoy en día, el número de países que operan submarinos de propulsión nuclear es el mismo que hace 30 años, desde el final de la Guerra Fría, aunque esto parece que será por poco tiempo.

El 17 de enero de 1955, el capitán del USS Nautilus declaró: “La energía nuclear está en marcha, algo que nos llevará a cambiar el mundo que conocemos”, iniciando así el comienzo de una nueva era de guerra submarina. De hecho, fue un cambio de juego tan importante que reinició la guerra naval en general. Los submarinos de propulsión nuclear eran más rápidos, no necesitaban salir a la superficie durante una misión y podían funcionar hasta que se agotaran las provisiones de su tripulación.

Sin embargo, a pesar de la naturaleza inquietante de los submarinos nucleares, pocas armadas podrían seguir a la Marina de los Estados Unidos en esta nueva era. Rusia, Gran Bretaña, Francia y China los construyeron, y la India se unió a las filas a finales de la década de 1980 alquilando un submarino ruso.

Hoy en día, esos mismos seis países siguen siendo los únicos que operan submarinos de propulsión nuclear. La Marina de Estados Unidos tiene 70, la de Rusia tiene 41, incluyendo el desafortunado submarino especial de buceo profundo Losharik, en el que 14 submarinistas perdieron la vida el 1 de julio de 2019. Le siguen China con 19; Gran Bretaña con 10; Francia con 9; y la India con 3.

Durante la Guerra Fría, otros países intentaron seguir el ejemplo de la Marina estadounidense pero se dieron por vencidos. Pocos son conscientes hoy en día que Suecia e Italia tenían programas submarinos nucleares autóctonos en la década de 1960 que no sobrevivieron a la crisis. Pero hoy hay una nueva ola de interés entre las marinas.

Brasil y Corea del Sur son las apuestas más seguras para quién vendrá después. Y varias otras armadas han expresado su intención o son dignas de especulación.

El programa de submarinos nucleares de Brasil aprovecha la ayuda francesa en el diseño, pero con un reactor local. El barco inicial, Álvaro Alberto, se construyó en 2018 y debería estar listo para incorporarse a la flota en 2029. El programa de submarinos nucleares de Brasil es una noticia antigua, pero la intención de Corea del Sur no ha sido revelada hasta el pasado 10 de octubre. La Marina no ha confirmado el programa, solo que lo están considerando. Seúl tiene una vibrante capacidad de construcción de submarinos, por lo que no es imposible. Al igual que Turquía, se basa en gran medida en la tecnología alemana. Por lo tanto, Corea del Sur tiene un historial comprobado de proyectos navales locales de alta tecnología que, de alguna manera, son innovadores. Su primer gran submarino verdaderamente indígena, el Dosan Ahn Changho, fue botado en septiembre de 2018. Este será el primer submarino no nuclear que contará con tubos de lanzamiento vertical para misiles de crucero.

Otro país que no tiene planes oficiales, pero que es una apuesta razonable, es Australia. Se puede argumentar que los submarinos de propulsión nuclear podrían cubrir mejor las largas distancias de patrulla. Y para competir con la creciente marina China en su mismo nivel. Si se vuelven nucleares, es probable que, al igual que Brasil, probablemente también acudan a Francia en busca de ayuda. Es factible que puedan importar reactores franceses, lo que aceleraría enormemente el proceso. Y los franceses ya tienen un reactor que encajaría dentro de los futuros submarinos de la clase de ataque de Australia. Esto se debe a que los barcos australianos son en realidad un diseño submarino de propulsión nuclear francés, pero con propulsión convencional.

Irán es otro país que debemos mencionar. En enero de 2018, Teherán informó al organismo de control nuclear de la ONU, la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA), que tiene la intención de “construir una propulsión nuclear naval en el futuro”. Irán tiene una industria local de construcción de submarinos y ha lanzado una serie de submarinos sucesivamente más grandes. Pero el nivel de tecnología mostrado está muy por detrás de muchos otros países y es difícil prever que en un futuro próximo haya un submarino nuclear iraní.

Sin embargo, si lo miramos de otra manera, la tecnología de propulsión nuclear ha existido durante casi 70 años. No es inexpugnable para los nuevos jugadores, por lo que tal vez sea una cuestión de “cuándo” en lugar de “si” otras armadas se unen al club.

Shutton/Forbes

7 comentarios en “Los nuevos países que quieren sumarse al club de los submarinos nucleares.

  • el 5 noviembre, 2019 a las 22:34
    Permalink

    Brasil?? Para que necesitan un submarino nuclear??
    Un gasto totalmente innecesario al igual que el portaaviones británico…

    Un país en el que la gente se muere de hambre,su ejército no puede acabar con unos pandilleros y el gobierno lo que le viene a la mente es un “submarino nuclear” 😂 😂 en fin ya lo he visto todo!

    Respuesta
    • el 25 marzo, 2020 a las 20:36
      Permalink

      La gente se muere de hambre en Brasil?? Ole tu

      Respuesta
  • el 8 noviembre, 2019 a las 00:03
    Permalink

    Brasil es un país que pretende ejercer liderazgo en su zona de influencia, pues tiene pretensiones de potencia local. Razones no le faltan, es la novena economía del mundo (considerando el PBI), y geográficamente ocupa una importantísima porción de Sudamérica y del Atlántico central; además es poseedora de la mayor reserva de agua dulce del mundo (exceptuando la Antártida) y el Matto Grosso es considerado el pulmón del mundo. Tales riquezas naturales son bienes insustituibles que Brasil siente debe proteger de futuras viscisitudes. La marina brasileña contempla la posibilidad de poseer submarinos nucleares desde la década del ’70 y desde los ’80 ha sido fuente de deseo oficial, solamente restringido por la cuestión presupuestaria. La posesión de portaaviones es más antigua aún y ha sido provisoriamente relegada por la misma causa, dándole luz verde al submarino nuclear por prioridades estratégicas y tecnológicas.

    Respuesta
  • el 9 noviembre, 2019 a las 23:38
    Permalink

    A la larga sale mucho mas barato y efectivo en combate tener un submarino nuclear, es una apuesta a futuro para Brasil

    Respuesta
  • el 24 marzo, 2020 a las 13:55
    Permalink

    En realidad los portaaviones y los submarinos no son excluyentes sino complementarios. El ejemplo de la guerra de las Malvinas, a pesar de su distancia en el tiempo (1982) sigue siendo válido. En primer lugar hay que establecer que a pesar de que Gran Bretaña era una potencia militar poseedora de disuación nuclear incluyendo armas tácticas, los sistemas de armas enfrentados en el Atlántico Sur no exhibían grandes diferencias tecnológicas. Es decir, Argentina poseía medios militares suficientes para defender y sostener la toma de las islas. Los británicos solamente pudieron reconquistar el archipiélago de manos argentinas gracias a la presencia de dos portaaviones ligeros que desplegaron fuerzas aéreas que posibilitaron anular los ataques aéreos argentinos desde el continente, eliminar las fuerzas aéreas presentes en las islas y apoyar el desembarco en el estrecho de San Carlos, fundamental para retomar las islas.

    Respuesta
  • el 24 marzo, 2020 a las 19:45
    Permalink

    La Royal Navy estableció una zona de exclusión naval (luego zona de exclusión total) de 200 MN alrededor de las islas, sostenida no sólo por buques de superficie sino submarinos de ataque nuclear (SSN). Es innegable la importancia estratégica de tales buques durante la guerra, ya que como ejemplo, el HMS Conqueror hundió el crucero ARA General Belgrano dentro de esta zona, y el portaaviones ARA 25 de Mayo luego de un intento fallido de realizar un ataque aéreo a la flota británica quedó confinado en puerto la mayor parte del conflicto, por temor a ser hundido. La simple presencia de SSN en el seno de la RN anuló la capacidad ofensiva completa de la armada argentina. De todas maneras, la sola presencia de los SSN no hubiera garantizado el éxito final, que hubiera sido incierto sin el apoyo fundamental de los portaaviones ligeros.

    Respuesta
  • el 24 marzo, 2020 a las 22:00
    Permalink

    Por todo lo dicho queda claro que si bien ambos tipos de buques no se excluyen sino complementan, para Brasil resulta mucho más eficiente y rentable la posesión de SSN. Por su capacidad de alcanzar grandes velocidades bajo el agua y realizar travesías completas sin emerger, posee la capacidad de disuasión que un portaaviones no podría tener en este caso. Si a ello le sumamos la capacidad de lanzar misiles de crucero de largo alcance capaces de realizar ataques navales y terrestres, estamos ante un buque idóneo para patrullar las extensas aguas brasileñas y arrostrar las posibles amenazas. Empieza entonces a quedar un poco más claro de por qué los responsables de planificar la defensa de Brasil pretenden la posesión de submarinos nucleares.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com