Los nuevos submarinos nucleares de EE. UU. se ven perjudicados por los crecientes costes y retrasos.

Los dos programas de submarinos más recientes de la Armada estadounidense se han visto obstaculizados por el aumento de los costes, el mal rendimiento de los contratistas y los retrasos en el último año, según una evaluación realizada por los auditores del Congreso.

Los costes de la clase Columbia de 12 buques, el próximo submarino de misiles nucleares de EE.UU., han aumentado en 3.400 millones de dólares hasta llegar a una previsión de 112.000 millones de dólares antes del primer despliegue previsto en 2031, según ha señalado la Oficina de Responsabilidad Gubernamental en su último informe anual sobre los principales sistemas de armas de EE.UU.

Asimismo, durante el último año, los trabajos del último modelo de submarino de ataque de la clase Virginia, que comparte una parte de la misma mano de obra, “se retrasaron aún más con respecto al calendario previsto, y los costes de construcción siguieron creciendo por encima de los objetivos originales debido a la mayor demanda general de mano de obra y a otros factores adicionales, como la correspondiente menor experiencia de los trabajadores”, señaló la agencia.

La clase Columbia sustituirá a la flota de 14 submarinos de la clase Ohio que transportan misiles nucleares Trident y se prevé que sea la primera línea de la estrategia de disuasión nuclear de Estados Unidos a finales del siglo XXI. Los submarinos llevarán una de las patas de la llamada tríada nuclear, junto con misiles balísticos intercontinentales basados en tierra y armas lanzadas desde el aire.

La evaluación de la GAO, de 252 páginas, es la más exhaustiva de la cartera de armamento del Departamento de Defensa, y en ella se examinan los 40 principales programas de adquisición de material de defensa actuales, cuatro futuros programas importantes y 19 proyectos de nivel intermedio. Los contratiempos de los submarinos están entre los más reveladores del informe publicado el jueves. Ambos submarinos son construidos conjuntamente por General Dynamics Corp. y Huntington Ingalls Industries Inc.

Diecisiete de los principales programas revisados por la GAO sufrieron retrasos, algunos de ellos “además de anteriores aplazamientos”, según el informe. Entre ellos se encuentran el destructor DDG-1000 de General Dynamics, el avión no tripulado de vigilancia MQ-4C Triton de Northrop Grumman Corp., el helicóptero de carga CH-53K de Lockheed Martin Corp. y el nuevo avión presidencial Air Force One de Boeing Co. y su helicóptero MH-139A Gray Wolf para patrullar los campos de silos de misiles balísticos intercontinentales.

El desafío de China

Mientras los legisladores presionan al Pentágono para que acelere el despliegue de nuevos sistemas para contrarrestar el rápido desarrollo militar de China, las conclusiones de la GAO proporcionan poco consuelo. “Este año, seguimos viendo un número significativo de programas que reportan retrasos, incluso cuando el departamento enfatiza la necesidad de entregar capacidades al combatiente más rápidamente”, concluyó la agencia.

“En nuestros 20 años de informes anuales sobre los esfuerzos de adquisición más costosos del Departamento de Defensa, hemos destacado el compromiso constante de los altos dirigentes del Departamento para mejorar los resultados, incluidos los recientes esfuerzos para acelerar el desarrollo y la entrega de capacidades”, dice la agencia. “Sin embargo, seguimos encontrando que el departamento pierde oportunidades para obtener un conocimiento adecuado antes de tomar decisiones de inversión significativas”.

La Artillería de Cañón de Alcance Extendido del Ejército de Tierra, que se está desarrollando como un prototipo rápido y que se promociona como un contraataque a China, ha “encontrado múltiples desafíos durante el año pasado, incluyendo retrasos en la maduración de tecnologías críticas. Es probable que estos problemas provoquen retrasos en el cronograma” y “pueden dar lugar a un aumento de los costes”, dijo la GAO.

También de relevancia para contrarrestar el rápido desarrollo de armas hipersónicas por parte de China, el programa hipersónico convencional de ataque rápido conjunto del Ejército y la Marina “identificó un mercado de suministro de capacidad restringida y fuentes de fabricación limitadas como riesgos de alta prioridad”, dice la GAO. La entrega “de componentes críticos se retrasó significativamente, afectando al calendario de pruebas de vuelo”.

Por primera vez en su evaluación anual, la GAO ha destacado los programas vulnerables a las interrupciones o escasez de la base industrial, como el helicóptero CH-53K, ya que el Departamento de Defensa “informó de que el proveedor que produce la caja de engranajes principal no ha podido producir suficientes piezas ni cumplir las especificaciones de calidad durante años”. “Para mitigar este problema, el programa está certificando a dos nuevos proveedores para producir estas piezas.”

Riesgo cibernético

Las Fuerzas Aéreas “siguen rastreando un riesgo de vulnerabilidad de ciberseguridad derivado” del diseño del caza F-15EX de Boeing, que deriva de un modelo vendido a Qatar. La Fuerza Aérea está comprando 60 hasta 2024 para reemplazar los modelos F-15C más antiguos, dijo la GAO.

El F-15EX “no está diseñado de acuerdo con los requisitos de ciberseguridad de las Fuerzas Aéreas de EE.UU.”, por lo que la oficina del programa tenía previsto reunir a expertos en la materia en abril “para llevar a cabo un ejercicio de mesa en el que hablaran sobre cómo responderían a escenarios simulados para identificar vulnerabilidades”, según el informe.

Problemas con el submarino

El aumento de precio del submarino Columbia refleja “una estimación de costes independiente de agosto de 2020 para toda la clase, gastos en la base de proveedores y tubos de misiles que requirieron una costosa reelaboración, un mal rendimiento del contratista durante el diseño y la actualización de los costes de construcción, entre otras cosas”. La quilla del primero de los 12 submarinos, el USS District of Columbia, se colocó el 4 de junio.

A partir de agosto de 2021, la mano de obra del Columbia “completó menos construcción de lo previsto debido a errores y problemas de calidad que dieron lugar a retrabajos, así como a materiales de proveedores tardíos, entre otras cosas”. dijo la GAO.

Los constructores navales están “mitigando los retrasos al priorizar la construcción de la clase Columbia” sobre otros trabajos de submarinos. “Los funcionarios del programa informaron que los constructores navales añadieron más trabajadores a los esfuerzos de construcción de la clase Columbia que a la clase Virginia, lo que contribuyó a los retrasos en el submarino de la clase Virginia”. Dijo que “es probable que se produzcan aumentos de costes adicionales y retrasos en el calendario”.

La GAO dijo que proporcionó un borrador de su evaluación a la oficina del programa de submarinos de la Armada para su revisión y proporcionó comentarios técnicos, “que incorporamos en su caso”. La oficina del programa declaró “que tomó medidas para reducir los riesgos, tales como garantizar la estabilidad de los requisitos, la ejecución de la preparación de la fabricación y los esfuerzos de la base de proveedores, y la búsqueda de acciones de reducción de costes”.

Tony Capaccio

2 thoughts on “Los nuevos submarinos nucleares de EE. UU. se ven perjudicados por los crecientes costes y retrasos.

    • el 11 junio, 2022 a las 13:08
      Permalink

      Efectivamente. Son $280M de incremento por submarino, que seguramente se suma a otros incrementos previos. Casi tanto como el incremento de nuestros S80. Sí, por supuesto, son submarinos nucleares, mucho más caros de por sí, pero es que nosotros pagamos la novatada de diseñar nuestro primer submarino y ellos ya llevan décadas construyendo submarinos nucleares.

      Los Astute ingleses también han sufrido grandes incrementos de costes con respecto a lo previsto.

      Como tú bien dices, en todos los sitios se cuecen habas. Pero aquí nos gusta autoflagelarnos. Nos encanta ser dramáticos. Y todo por un puñado de miles de millones.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.