Los principales generales estadounidenses desaconsejaron la retirada total de Afganistán.

Altos generales estadounidenses dijeron el martes que aconsejaron al presidente Joe Biden que mantuviera las tropas estadounidenses en Afganistán y expresaron su preocupación por el hecho de que los talibanes no hayan cortado los lazos con Al Qaeda.

El general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, y el general Kenneth McKenzie, comandante del Mando Central de EE.UU., dijeron que habían recomendado personalmente que unos 2.500 soldados permanecieran sobre el terreno en Afganistán.

Biden, en abril, ordenó la retirada completa de las fuerzas estadounidenses del país para el 31 de agosto, siguiendo el acuerdo alcanzado con los talibanes por el expresidente Donald Trump.

Milley, McKenzie y el secretario de Defensa, Lloyd Austin, fueron interrogados durante casi seis horas por los miembros del Comité de Servicios Armados del Senado sobre la retirada de Estados Unidos de Afganistán y la caótica evacuación del aeropuerto de Kabul.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que Biden había recibido consejos “divididos” sobre qué hacer en Afganistán, país que Estados Unidos invadió tras los atentados de Al Qaeda del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington.

“En última instancia, corresponde al comandante en jefe tomar una decisión”, dijo Psaki. “Él tomó la decisión de que era el momento de poner fin a una guerra de 20 años”.

A Milley, que se encogió de hombros ante los llamamientos de algunos legisladores republicanos para que dimitiera, se le preguntó si la retirada y la evacuación desordenada, durante la cual murieron 13 soldados estadounidenses en un atentado, habían dañado la credibilidad de Estados Unidos.

“Creo que nuestra credibilidad con los aliados y socios de todo el mundo y con los adversarios está siendo intensamente revisada por ellos para ver qué camino va a tomar esto y creo que ‘daño’ es una palabra que podría usarse, sí”, dijo.

Milley dijo que los talibanes “eran y siguen siendo una organización terrorista y todavía no han roto los lazos con Al Qaeda”, que tramó los atentados del 11-S desde Afganistán.

“Queda por ver si los talibanes pueden consolidar el poder o si el país se fracturará en una nueva guerra civil”, dijo. “Pero debemos seguir protegiendo al pueblo estadounidense de los ataques terroristas que emanan de Afganistán”.

Una Al Qaeda o un Estado Islámico reconstituidos con aspiraciones de atacar a Estados Unidos sigue siendo “una posibilidad muy real”, dijo, pero “es demasiado pronto para determinar su capacidad.”

General Mark Milley

‘Nos cogió a todos por sorpresa’

Austin dijo que Estados Unidos “no comprendió completamente la profundidad de la corrupción y el pobre liderazgo” en las fuerzas armadas afganas.

“Ayudamos a construir un Estado, pero no pudimos forjar una nación”, dijo.

“El hecho de que el ejército afgano que nosotros y nuestros socios entrenamos simplemente se fundió -en muchos casos sin disparar un tiro- nos tomó a todos por sorpresa”, dijo el jefe del Pentágono. “Sería deshonesto afirmar lo contrario”.

Austin dijo que Estados Unidos había proporcionado a los militares afganos “equipos y aviones y las habilidades para utilizarlos” pero “al final, no pudimos proporcionarles la voluntad de ganar.”

Desescalada

Milley también testificó sobre las llamadas que hizo a su homólogo chino en los últimos meses de la presidencia de Trump.

Dijo que estaban destinadas a “desescalar” las tensiones y que el expresidente no tenía como objetivo atacar a China.

“Sé, estoy seguro, que el presidente Trump no tenía la intención de atacar a los chinos”, dijo Milley.

“Mi tarea en ese momento era desescalar. Mi mensaje, de nuevo, fue consistente: mantener la calma y la estabilidad y desescalar. No vamos a atacaros”, dijo.

Las llamadas entre Milley y su homólogo chino, el general Li Zuocheng, fueron reveladas por primera vez en el libro “Peril” de los periodistas del Washington Post Bob Woodward y Robert Costa.

La primera llamada se produjo el 30 de octubre, cuatro días antes de las elecciones presidenciales de EE.UU., y la segunda el 8 de enero, dos días después de que los partidarios de Trump asaltaran el Capitolio de EE.UU. en un intento de impedir la certificación de la victoria de Biden.

Algunos legisladores republicanos han acusado a Milley de sobrepasar su autoridad y han pedido su dimisión.

Milley defendió sus acciones y dijo que las llamadas fueron coordinadas con los entonces secretarios de Defensa.

“El propósito específico de las llamadas de octubre y enero fue generado por la inteligencia concerniente que nos hizo creer que los chinos estaban preocupados por un ataque de los Estados Unidos”, dijo Milley.

“Estas comunicaciones entre militares al más alto nivel son fundamentales para la seguridad de Estados Unidos a fin de desconfigurar las acciones militares, gestionar las crisis y evitar la guerra entre grandes potencias armadas con armas nucleares”, dijo.

“En ningún momento he intentado cambiar o influir en el proceso, usurpar la autoridad o insertarme en la cadena de mando”, añadió Milley.

“Creo firmemente en el control civil de las fuerzas armadas como un principio básico esencial para esta República y me comprometo a garantizar que las fuerzas armadas se mantengan al margen de la política interna”.

France24

4 thoughts on “Los principales generales estadounidenses desaconsejaron la retirada total de Afganistán.

  • el 29 septiembre, 2021 a las 11:27
    Permalink

    Los generales lo que deberían haber hecho es derrotar a los talibanes y no lo hicieron y deberían preguntarse el porqué.

    Respuesta
    • el 29 septiembre, 2021 a las 15:02
      Permalink

      Se cansaron de derrotarlos fisicamente pero se reproducen como moscas. Seria como tratar de derrotar a los conspiranoicos. La estulticia es invencible.

      Respuesta
    • el 30 septiembre, 2021 a las 09:39
      Permalink

      SR. de Lugo. ¿Porqué? Le suena la palabra opio.
      Es curioso, pero en el año 2000 afganistan producía menos de 300 toneladas de opio. Tras la invasión de los anglosajones USA_Gran bretaña esa producción no hizo otra cosa que aumentar llegando hasta la 9000 toneladas.
      ¿Es el control y distribución de esa producción de opio ? ¿Es por el negocio del opio por lo que desaconsejaron no retirarse? Es USA y el negocio lo que impera, el pueblo afgano no importa.

      Respuesta
  • el 29 septiembre, 2021 a las 13:01
    Permalink

    La Historia ha demostrado en numerosas ocasiones que si no te ganas el corazon del pueblo mas tarde o mas temprano tienes que salir por patas y estos en 20 años no se lo han ganado ni de coña.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.