Los traficantes de armas afganos venden ahora armas estadounidenses abandonadas.

En el Afganistán controlado por los talibanes, el precio de un rifle de asalto M4 estadounidense es de unos 4.000 dólares, especialmente si viene equipado con un lanzagranadas bajo el cañón o una mira láser.

Esto es lo que dicen los comerciantes de armas de Kandahar, que ahora están vendiendo abiertamente alijos de pistolas, rifles, granadas, prismáticos, gafas de visión nocturna, radios y otros accesorios militares de fabricación estadounidense, según informa The New York Times. Los diversos equipos fueron entregados a los militares afganos durante la fallida ocupación de Estados Unidos, que duró 20 años, y fueron abandonados tras su evacuación.

Hubo un tiempo en el que los principales clientes de los comerciantes eran los militantes talibanes; combatientes que luchaban abiertamente contra las fuerzas occidentales y que estaban muy dispuestos a pagar el precio de las armas y el equipo suministrados por Estados Unidos. Pero la guerra ha terminado. Ahora el grueso de sus compradores son empresarios afganos y ciudadanos de a pie.

“Las armas de fabricación estadounidense tienen una gran demanda”, dijo un comerciante al periódico, “ya que funcionan muy bien y la gente sabe cómo usarlas”.

En los dos ejercicios fiscales anteriores, que terminaron en junio, Estados Unidos gastó más de 2.600 millones de dólares en el ejército afgano, equipándolo con pistolas, rifles, ametralladoras, cohetes, Humvees y aviones de ataque ligeros, así como con enormes cantidades de munición, gran parte de la cual se quedó en Afganistán cuando Occidente completó su retirada el 30 de agosto. El armamento más sofisticado fue enviado con las fuerzas estadounidenses que evacuaron, que también desactivaron los helicópteros y aviones restantes antes de la partida.

“Todo lo que no ha sido destruido es ahora de los talibanes”, dijo previamente a Reuters un funcionario estadounidense, que habló bajo condición de anonimato.

En muchos casos, los combatientes talibanes han vendido estas armas a traficantes y comerciantes de armas, que ahora las venden en provincias de todo el país y, en algunos casos, las pasan de contrabando a través de la frontera con Pakistán, donde la demanda es alta. Como dijo un comerciante a France24: “Compramos todas estas cosas a los talibanes después de que conquistaran la base del ejército afgano. Ahora los llevamos al mercado para venderlos”.

Pero no todas las armas que han caído en manos de los talibanes fueron simplemente abandonadas o entregadas. De hecho, muchas de ellas fueron vendidas directamente a los militantes por aliados de Occidente: miembros corruptos de las fuerzas de seguridad afganas, la policía y el ejército, que entregaron sus armas a los insurgentes talibanes a cambio de dinero en efectivo mucho antes de la caída de Kabul.

Sin embargo, el colapso del ejército afgano y la rápida evacuación de las fuerzas occidentales ha supuesto una lucrativa ganancia para los traficantes de armas locales. Sólo Estados Unidos dejó atrás armas por valor de 83.000 millones de dólares, incluyendo unas 600.000 armas pequeñas, 32.000 granadas, morteros, cohetes y bombas y 30 millones de cartuchos, todo lo cual está alimentando el comercio de armas del país.

Al menos un portavoz de los talibanes, Bilal Karimi, negó que las armas estadounidenses estuvieran inundando el mercado, y declaró a The Times: “Lo niego totalmente; nuestros combatientes no pueden ser tan descuidados. Ni siquiera una sola persona puede vender una bala en el mercado o pasarla de contrabando”. Sin embargo, otras figuras talibanes habrían confirmado que el número de armas estadounidenses en venta ha aumentado.

Existe la preocupación de que estas armas, que ahora parecen tener tanta oferta como demanda, puedan caer en poder de otros grupos militantes como el Tehrik-i-Taliban Pakistan, Al Qaeda o el Estado Islámico. Funcionarios actuales y anteriores de Estados Unidos han planteado anteriormente el temor de que las armas adquiridas puedan ser utilizadas para matar a civiles, atacar los intereses de Estados Unidos en la región o ser entregadas a los adversarios globales de Estados Unidos, entre ellos China y Rusia.

Los expertos también han destacado la posibilidad de que los talibanes entreguen partes del arsenal estadounidense abandonado a China, que posteriormente obtendrá información sobre cómo Estados Unidos construye y utiliza su tecnología militar, y creará “una nueva generación de armas y tácticas adaptadas a las vulnerabilidades de Estados Unidos”. Peter Christensen, antiguo director del National Cyber Range del Ejército de Estados Unidos, citó como ejemplo los restos de equipos de contramedidas electrónicas (ECM).

“Imagínese el esfuerzo de investigación y desarrollo que se hizo para desarrollar esos dispositivos ECM que fueron diseñados para contrarrestar los IED [dispositivos explosivos improvisados]”, dijo Christensen a DefenseOne. “Ahora, nuestros adversarios los tienen. Van a tener el software y el hardware que acompaña a ese sistema. Pero también desarrollan capacidades para derrotar o mitigar la eficacia de esos dispositivos ECM”.

Otros, por su parte, han señalado a Pakistán -cuyo primer ministro, Imran Khan, ha felicitado abiertamente a los talibanes por “romper las cadenas de la esclavitud”- como una amenaza subestimada. Struan Stevenson, conferenciante internacional sobre Oriente Medio y presidente de la Asociación Europea para la Libertad de Irak, advirtió en un artículo para United Press International el mes pasado que “la actual venta de armas a Pakistán, en particular, debería causar una gran preocupación en Occidente”.

Stevenson señaló que miles de combatientes pakistaníes se han unido a los talibanes, y sugirió que, si el grupo seguía ejerciendo influencia en el país y, en última instancia, desbancando a Khan como primer ministro, entonces “los aliados occidentales podrían enfrentarse, por primera vez, a un enemigo fundamentalista islámico dotado de armas nucleares y de un arsenal mortífero de equipos militares modernos construidos por Estados Unidos y el Reino Unido”.

Gavin Butler

2 thoughts on “Los traficantes de armas afganos venden ahora armas estadounidenses abandonadas.

  • el 6 octubre, 2021 a las 20:21
    Permalink

    No veo donde esta la sorpresa. En las guerras y a veces sin ellas esto es lo habitual, estando y sobre todo cuando acabo las guerras en Yugoslavia paso lo mismo, pasa en Iraq, Siria hay en la frontera Mejicana y en un largo etc Incluso en España a mas pequeño nivel también hemos tenido algún caso curioso.

    Respuesta
  • el 7 octubre, 2021 a las 17:11
    Permalink

    Es que esta desbandada de los useños no es de recibo, ha sido la mayor cagada de los USA desde Vietnam y una de las mayores de la historia, del tipo marcha verde y desbandada española. Una locura sin planificación, atropelladamente, y sobre todo, la nula valoración sobre lo que pasaba en el incongruente e insustancial Ejército Afgano, sólo atado por la soldada del mes, los cuales huyeron como conejos sin pegar un tiro y vendiendo o entregando directamente millones de dólares en armas, material y munición a los talibanes y terroristas yihadistas. Chapo para los USA.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.