Manifestantes ecuatorianos critican el acuerdo por la presencia militar de EE.UU. en las Islas Galápagos.

Decenas de ecuatorianos han organizado una manifestación de protesta frente al principal edificio del gobierno en la capital de la nación, Quito, para oponerse a la decisión de permitir que las fuerzas militares estadounidenses utilicen una pista de aterrizaje en las Islas Galápagos.

La manifestación del lunes se produjo después de que el ministro de Defensa de Ecuador, Oswaldo Jarrin, dijera que los aviones antinarcóticos estadounidenses utilizarán la pista de aterrizaje para “combatir el narcotráfico” en el marco de una acuerdo mútuo.

Los manifestantes censuraron el acuerdo como un plan que amenaza el entorno único en el sitio del patrimonio mundial, así como un ataque a la soberanía de Ecuador, informó The Guardian.

La UNESCO ha descrito a las Islas Galápagos, famosas por sus plantas y vida silvestre únicas, como un “museo viviente”. Cada año es visitado por un cuarto de millón de turistas.

Jarrín anunció la semana pasada que las aeronaves estadounidenses podrían utilizar la base aérea de la isla San Cristóbal, refiriéndose a las islas como un “portaaviones natural”.

El ex presidente ecuatoriano, Rafael Correa, criticó el comentario y escribió en un post de Twitter que “Galápagos NO es un ‘portaaviones’ para uso de gringos. Es una provincia ecuatoriana, patrimonio de la humanidad”.

Correa, que alguna vez fue un aliado cercano pero ahora un amargo enemigo de su sucesor, Lenín Moreno, también acusó a la actual administración de capitular ante la presión de Estados Unidos.

Durante su propio mandato, Correa cerró una base militar estadounidense en Manta en 2008, cambiando la constitución de la nación para prohibir las bases militares extranjeras en suelo ecuatoriano. Ordenó a todo el personal militar estadounidense que abandonara el país en 2014.

Los legisladores de Quito votaron la semana pasada para convocar a Jarrín y al Ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mata, para que expliquen el alcance de la cooperación con el ejército estadounidenses en las islas, consideradas como una de las últimas zonas vírgenes del planeta.

Jarrín afirmó el lunes que su comentario sobre el “portaaviones” era una referencia a la ubicación geográfica de las islas en el Océano Pacífico y no un lugar donde pudieran aterrizar los aviones.

Además, declaró en una entrevista de radio que solo un avión estadounidense, un Lockheed P-3 Orion, se detendría en el aeropuerto de la isla todos los meses para repostar combustible o en situaciones de emergencia.

“No habrá una presencia permanente, no habrá una base”, subrayó.

Además, el ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, José Valencia, desestimó el argumento de Correa de no permitir la presencia militar estadounidense en las islas, diciendo que estaba tratando de “distorsionar maliciosamente lo que era una cooperación internacional completamente legítima contra el narcotráfico”.

“El argumento de que tendría un impacto ambiental es totalmente falso”, afirmó Valencia, señalando que las islas reciben 252 vuelos turísticos al mes y un total de 3.097 en 2018.

PreesTV

Un comentario en “Manifestantes ecuatorianos critican el acuerdo por la presencia militar de EE.UU. en las Islas Galápagos.

  • el 19 junio, 2019 a las 06:04
    Permalink

    Madre mía, los Ecuatorianos ya podrían hacer manifestaciones pero contra el ladrón Correa, que vendió todo lo que tenía y tendrá el pais a los Chinos, pero el está bien agosto en,,, BELGICA, con los 5000 Millones de dólares que robó a su propio pueblo. Todo muy de revolución ciudadana comunista.

    Respuesta

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com