Manifestantes noruegos utilizan kayaks para bloquear un petrolero ruso por “financiar la guerra”.

En una protesta por la invasión rusa de Ucrania, activistas de Greenpeace y Extinction Rebellion de Noruega utilizaron el lunes kayaks y una lancha neumática para bloquear la entrega de petróleo de un tanquero ruso. Veinte activistas fueron detenidos posteriormente, según la policía noruega.

Los activistas se habían encadenado al petrolero -el Ust Luga, registrado en Hong Kong y arrendado por la compañía petrolera rusa Novatek- en una terminal del fiordo de Oslo, en el puerto petrolero de Slagentangen, propiedad de Esso, filial de ExxonMobil. Según Greenpeace, el Ust Luga tiene 95.000 toneladas de queroseno para aviones, valoradas en 116 millones de dólares, y llegó a la terminal desde San Petersburgo.

“El presidente ucraniano ha pedido a Europa que detenga los combustibles fósiles rusos. Y con razón. Hay que secar inmediatamente las fuentes de ingresos de Putin y prohibir la importación de petróleo es un buen punto de partida. Tenemos que hacer que esta guerra se detenga”, declaró Frode Pleym, director de Greenpeace Noruega, en un comunicado de prensa.

Los activistas que se encontraban en el lugar sostenían pancartas en las que se podía leer “el petróleo alimenta la guerra”, “deja de alimentar la guerra” y “no a la guerra”.

Greenpeace también señaló que uno de los mayores accionistas de Novatek es el oligarca ruso Leonid Mikhelson, que mantiene estrechos vínculos con el presidente ruso Vladimir Putin. La organización afirma que ha enviado cartas enérgicas a Esso y al gobierno noruego exigiendo el corte de todas las importaciones de petróleo y gas ruso a Noruega.

La portavoz de Esso, Anne Fougner, declaró a la publicación noruega Dagbladet que Esso Noruega compró el petróleo antes de que comenzara la guerra y que “no tiene otros contratos de compra de productos de Rusia”.

Muchas empresas han sido acusadas de no retirarse de Rusia tras la invasión de Ucrania y se han enfrentado a graves reacciones internacionales y consecuencias económicas. Greenpeace, una organización que suele estar orientada al clima, ha centrado su atención en la continua dependencia de Europa del petróleo ruso.

Pleym también dijo en los comunicados de prensa que “el petróleo no sólo está en la raíz de la crisis climática, sino también de las guerras y los conflictos. Me choca que Noruega funcione como puerto franco para el petróleo ruso, que sabemos que financia la guerra de Putin”.

Los países europeos dependen en gran medida del petróleo ruso. Rusia proporciona el 11% del suministro mundial de crudo, y los 27 miembros de la Unión Europea representan el 40% de las importaciones.

“Durante estos dos meses de guerra de agresión de Rusia, hemos visto imágenes horribles y conocemos el sufrimiento inimaginable de la población civil inocente de Ucrania. El hecho de que nuestro gobierno siga permitiendo la importación de combustibles fósiles rusos en la situación actual es insondable”, añadió Pleym.

Es más fácil que países como Estados Unidos o Canadá prohíban las importaciones de petróleo ruso. Una prohibición total del petróleo ruso en Europa, algo que se ha debatido, pero aún no se ha aplicado, afectaría drásticamente a la economía europea, especialmente a los países de Europa del Este, cercanos a Rusia. Cualquier prohibición total también podría causar una crisis energética y petrolera que podría afectar seriamente a los europeos de a pie.

Se reanuda la construcción de un gasoducto de Noruega a Polonia tras la invasión rusa de Ucrania.

La Unión Europea también ha debatido la posibilidad de imponer sanciones más amplias al petróleo ruso o un boicot.

Maggie Valenti

2 thoughts on “Manifestantes noruegos utilizan kayaks para bloquear un petrolero ruso por “financiar la guerra”.

  • el 27 abril, 2022 a las 08:54
    Permalink

    Ahora Greenpeace mutó a grupo pacifista!! Patéticos!!
    De la mano de George Soros van a combatir a quien sea, así pueden vender su petróleo o gas y colocar sus empresas

    Respuesta
    • el 27 abril, 2022 a las 12:36
      Permalink

      A mí el medio ambiente (la mitad que aún nos queda) me importa mucho. Yo les daría dinero, de mi bolsillo, a Greenpeace. Pero no lo hago porque:
      1. Sus planteamientos a menudo no son razonables.
      2. Muchas veces, son más un grupo activista de izquierdas que activistas por el medio ambiente. El medio ambiente no entiende de derechas o de izquierdas.
      3. Y se meten en berenjenales que no tienen que ver con el medio ambiente, como esta acción patética.

      Así que, con estos mimbres, se quedan sin mis donaciones personales.

      Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.