Menos pilotos, menos bombas y F-15 retrasados: Goldfein describe los efectos de la Resolución Continua.

Con el Congreso agitándose en su intento de aprobar un presupuesto y la perspectiva de que una larga resolución continúa (RC) creciendo, el General David Goldfein, Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea, describió el viernes lo malo que sería.

Un RC de un año de duración, que financie a la Fuerza Aérea a los niveles del año fiscal de 2019, le costaría al servicio el aumento de 11.800 millones de dólares solicitado en el presupuesto propuesto por el presidente Trump para el año fiscal 2020, dijo Goldfein en un desayuno organizado por la Asociación de la Fuerza Aérea en Washington.

“Es realmente perjudicial para todos los servicios, y en especial para la Fuerza Aérea”, explicó.

Incluso si un RC solo dura seis meses, los efectos serían significativos, añadió. La Fuerza Aérea perdería 1.100 millones de dólares que se destinarían al desarrollo y producción de nuevos cazas F-15EX de Boeing, posponiendo su adquisición y elevando los precios, según una hoja informativa distribuida por Goldfein. También obligaría a la Fuerza Aérea a seguir volando los  F-15C durante más tiempo del esperado, lo que resultaría en un aumento adicional de los costes debido al mantenimiento extensivo necesario para mantener en el aire a los viejos cazas, plagados de problemas estructurales de salud.

Un RC de seis meses también afectaría el esfuerzo de la Fuerza Aérea para rearmarse. Reduciría la adquisición de municiones en 1,000 kits de cola para convertir las bombas no guiadas en municiones de ataque directo conjunto guiadas, así como cortar 99 misiles aire-aire Sidewinder y 665 municiones de bomba de pequeño diámetro II.

Y ese RC le costaría a la Fuerza Aérea 188 millones de dólares destinados a mejoras en casi un tercio de su flota de F-35.

Pero un RC de un año de duración sería aún peor, dijo Goldfein, afectando directamente a los aviadores y limitando el aumento salarial previsto del  3,1 por ciento para las tropas.

También reduciría los planes de la Fuerza Aérea de aumentar su fuerza total en 4.400 efectivos, lo que perjudicaría sus esfuerzos por desarrollar campos profesionales vitales – y carentes de personal-  como las operaciones, el mantenimiento, el espacio, la cibernética,  la inteligencia, la vigilancia y el reconocimiento.

Los esfuerzos para solucionar el déficit de pilotos recibirían un golpe, recortando 123 millones de dólares del entrenamiento de vuelo de los futuros pilotos. Esto significaría que se reducirían los pilotos  instructores contratados, se retrasaría la apertura de un nuevo centro de capacitación de mantenimiento y se retrasaría el mantenimiento de la flota de aviones de enseñanza.

En total, un RC de seis meses retrasaría el inicio de 26 nuevos programas, 7 aumentos de producción y 8 proyectos de construcción militar. Una resolución de un año de duración evitaría 88 nuevos comienzos, 14 aumentos de producción y 41 proyectos de construcción militar.

Las actualizaciones de los sensores de  los F-22 también se retrasarían si no se aprueba un presupuesto, dijo la Fuerza Aérea.

Pero por muy complicado que pueda ser el proceso presupuestario de 2020, Goldfein ve días aún más oscuros por venir.

Stephen Losey

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com