Mueren 14 personas en un incendio dentro de un submarino ruso.

El accidente se ha producido en una nave destinada a la investigación del fondo marino. Según señala el Ministerio de Defensa ruso, las víctimas sufrieron una intoxicación de monóxido de carbono.

Catorce personas murieron en un incendio ocurrido el pasado lunes dentro de un submarino ruso de investigación científica, informó ayer martes el ministerio de Defensa de Rusia.

Las víctimas fallecieron por los gases tóxicos provocados por el incendio.

El submarino científico militar ha sido trasladado a la base naval de Severomorsk (en el círculo polar Ártico) y se ha inició una investigación para conocer las causas del siniestro. El Ministerio de Defensa no ha especificado el tipo de aparato de aguas profundas en el que ha ocurrido el incendio pero según algunas fuentes se trataría de un submarino destinado al estudio del medio ambiente marino y del fondo de los océanos.

El incendio se produjo mientras se realizaban mediciones batimétricas (el equivalente submarino de la altimetría) en aguas territorales rusas, informó el ministerio sobre el siniestro ocurrido a bordo de la nave.

El medio ruso RBK que cita una fuente militar asegura que en la embarcación se encontraban 14 personas, todas ellas fallecidas. El medio apunta que se trata de un “vehículo de descenso” del submarino nuclear AS-12, conocido como Losharik, con base en Severomorsk, en la región de Murmansk, donde se concentra la flota del norte de la armada de la Federación Rusa.

Lanzado en 2003, Losharik fue diseñado para investigación, rescate y operaciones militares especiales, no armado y capacidad para alcanzar una profundidad de 6.000 metros, según los medios rusos, puede albergar hasta 25 tripulantes. Es del mismo tipo que, según Estados Unidos, Rusia usó para manipular cables submarinos, con el objetivo de interceptar o interrumpir comunicaciones.

Este accidente recuerda a la tragedia del submarino de propulsión nuclear “Kursk”, joya de la flota rusa del Norte, que se hundió con 118 hombres a bordo el 12 de agosto de 2000, cuando comenzaba el primer mandato de Vladimir Putin.

El “Kursk” sufrió la explosión de uno de sus torpedos, lo que desencadenó la destrucción de todo el depósito de municiones, enviando al submarino al fondo del Mar de Barents.

Defense Talk.com

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com