Navantia ya tiene el diseño del nuevo buque para el Ejército de Tierra.

Defensa piensa en dos unidades y serían los primeros buques ecológicos de las Fuerzas Armadas. 

El Ministerio de Defensa español ha comenzado a estudiar la sustitución de los actuales buques de transporte logístico del Ejército de Tierra “Martín Posadillo (A-04) y “El Camino Español” (A-05) y ha definido la necesidad de disponer de dos nuevos buques de transporte logístico para su sustitución, en apoyo a las misiones de transporte marítimo a sus unidades.

Navantia, en calidad de diseñador de buques de vanguardia y con objeto de cumplir con las necesidades del Ministerio de Defensa, abordó el proyecto del futuro buque logístico para el transporte de material del Ejército de Tierra en el astillero de Puerto Real, Cádiz. Así, los técnicos cualificados de esta factoría han trabajado durante el último año y medio en todas las especialidades del dique de Matagorda, incluidos los especialistas en propulsión con gas natural, que han venido trabajando en el proyecto del buque TLET. Estas siglas se refieren a las misiones y características del buque y significan Transporte Logístico Ecológico y Trivalente (TLET)

De este modo, según el proyecto ya en marcha, el TLET será un buque de última generación, ecológico, de gran capacidad de transporte de material del Ejército de Tierra, de amplio perfil operativo, de diseño flexible, con bajo coste de operación y cumpliendo la ultima normativa medioambiental de MARPOL para la navegación por el Mar Mediterráneo con consideración de zona de emisiones de SOx (Óxidos de azufre) controladas (consideración de buque ecológico). El buque está diseñado para el transporte de todo tipo de material del Ejército de Tierra (aeronaves incluidas) entre la península, las Islas Canarias, las Islas Baleares, Ceuta y Melilla.

Tendrá capacidad de transporte logístico en operaciones internacionales, pudiendo desplegar todo tipo de vehículos y aeronaves de rotor. La cubierta exterior del buque se puede configurar dependiendo del tipo de misión, pudiendo funcionar como cubierta Ro-Ro (carga rodada, por sus siglas en Inglés), cubierta de vuelo o cubierta para estiba de todo tipo de contenedores.

Además, estará diseñado para la intervención en catástrofes naturales y humanitarias, con capacidad de instalar en su cubierta contenedores de alojamiento, de potabilización de agua, generación de energía y hasta de un hospital avanzado.

El proyecto pasa por hacer de este barco un buque ecológico, diseñado con una propulsión con gas natural licuado para cumplir con la normativa MARPOL IMOIII que tiene previsto considerar el Mar Mediterráneo como zona de control de emisiones de azufre (Sox). Sería, por tanto, el primer buque ecológico de las Fuerzas Armadas.

Igualmente, estará diseñado de la forma más ecológica desde el punto de vista del consumo energético, reduciendo su consumo de energía un 22% sobre los buques actuales.

Con respecto a sus características, el TLET tendrá una alta capacidad de maniobra y gran autonomía de medios exteriores, ya que no necesitará remolcadores para operaciones de atraque ni de grúas exteriores para carga/descarga. Además, contará con una gran capacidad de operación y de transporte de distintos tipos de helicópteros. Será un buque sin limitación de operación pues tiene una grúa de cubierta en cada banda y puertas Ro-Ro en ambos costados. Igualmente, se le supone una gran seguridad pasiva ante amenazas asimétricas (terrorismo de baja intensidad). Otra de sus características es que será un buque altamente automatizado con una tripulación reducida compuesta de sólo 32 personas.

En el astillero de Puerto Real, su comité de empresa lleva meses insistiendo en que, para evitar la pérdida de empleos de la industria auxiliar (el pasado verano había 3.500 y ahora son menos de 1.800), era vital la consecución de un quinto petrolero Suezmax (Suezmax es un término de arquitectura naval que define a los buques capaces de transitar por el canal de Suez. Se utiliza casi exclusivamente en referencia a los buques petroleros) Una vez confirmado que finalmente no se construirá, la plantilla puertorrealeña fijó su objetivo en el barco TLET, como ya anunciara la anterior presidenta de la SEPI, Pilar Platero, durante el Gobierno del PP.

Además, inicialmente se habló de un buque y ahora, por lo que parece, Defensa piensa en dos unidades. También se especuló con la opción, aún no confirmada, de que Puerto Real se encargara de construir el Buque de Acción Marítima de Investigación Subacuática (BAM-IS), algo que por el momento no ha vuelto a trascender.

Diario de Cádiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com