Noruega aumenta el presupuesto militar y refuerza la frontera con Rusia.

En el 2016, el presupuesto militar de Noruega ascendía a 40.200 millones de coronas suecas (un poco más de 4.000 millones de euros), de los cuales 12.600 millones de coronas se asignaron a la Agencia Noruega de Material de Defensa (NDMA), que se creó el 1 de enero de ese año.

Posteriormente, en junio de 2016, Oslo anunció un aumento significativo en sus esfuerzos de defensa para tener en cuenta la amenaza rusa. “Tenemos un vecino cada vez más impredecible en el este que está fortaleciendo sus capacidades militares y demostrando su voluntad de utilizar la fuerza militar como herramienta política”, dijo la primera ministra noruega Erna Solberg.

Además, en el 2017, el gasto militar del país ha aumentado en 1.480 millones de coronas, para “llenar los vacíos identificados en las existencias de mantenimiento y piezas de repuesto” del equipo utilizado por sus fuerzas armadas.

Para el próximo año, la Ministra noruega de Defensa, Ine Eriksen Søreide,  ha anunciado un nuevo aumento significativo de la cantidad de 3.000 millones de coronas que se añadirán al presupuesto de las fuerzas armadas. Se trata de un esfuerzo de aproximadamente del 7%.

El número de personal militar y civil en las fuerzas noruegas es de aproximadamente 16.000 personas, es decir, 16,5 veces menor que las fuerzas de los ejércitos franceses. Sin embargo, en términos presupuestarios, las diferencias se están reduciendo, con un presupuesto militar ocho veces mayor que el de Noruega, que, según el Ministerio de Defensa noruego, asegura un “equilibrio sostenible entre recursos, capacidades y ambiciones.”

Este nuevo aumento decidido por Oslo, debería permitir aumentar el número de efectivos en las unidades de combate y mejorar la disponibilidad operativa para tener una “estructura de fuerzas mejor entrenada, mejor equipada y mejor armada”.

En concreto, se habla de adquirir capacidades de defensa aérea, garantizar la transición del F-16 al F-35 (el primer avión está previsto en noviembre), la continuación de las obras de infraestructura en la base de Ørland, los preparativos para la puesta en servicio del nuevo avión  de patrulla marítima Poseidón P-8 y la recepción del nuevo buque de suministro HNoMS Maud.

Además, se han previsto medidas especiales para reforzar la presencia militar en el condado de Finnmark, que limita con el mar de Noruega al noroeste y con el mar de Barents al noreste, mientras que al mismo tiempo limita con Rusia. “La situación de seguridad se ha vuelto más difícil y menos predecible. Esto tiene consecuencias para la forma en que organizamos el ejército “, dijo Ine Eriksen Søreide.

Según los planes noruegos, se desplegará una unidad blindada en el distrito de Porsanger. A priori, debe ser un batallón de caballería (400 efectivos), equipado con tanques Leopard 2A4NO. También está previsto establecer un “liderazgo conjunto” para reforzar la coordinación,  planificación y gestión de las operaciones terrestres en Finnmark entre las distintas unidades (Ejército, Home Guard y Guardia de fronteras).

Ine Eriksen Søreide también anunció la compra de nuevos sistemas de artillería, “lo antes posible”.  “Esto es algo que el ejército realmente necesita, independientemente del concepto que se elija  para el futuro poder del país”, dijo. La idea es reemplazar los obuses americanos M109 adquiridos a finales de los años 60 a Alemania.  La elección sería  entre el surcoreano Hanwha Techwin y el RUAG suizo.

En cualquier caso, este presupuesto “fortalece nuestras fuerzas armadas”, dijo Ine Eriksen Søreide. “Junto con nuestros aliados, nos comprometemos a aumentar el gasto de defensa para proteger nuestros valores, nuestra seguridad y nuestros intereses mutuos. Nuestro objetivo es garantizar que las fuerzas armadas cuenten con el entrenamiento, el equipo y el apoyo que necesitan para hacer su trabajo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *