Noruega recibe tres nuevos aviones de combate F-35A para su Fuerza Aérea.

Los tres nuevos aviones de combate furtivos F-35 de la Real Fuerza Aérea de Noruega (RNoAF) llegaron ayer martes a la base aérea de Orland en la provincia de Sor-Trondelag, región de Fosen.

La Fuerza Aérea tiene ahora seis aviones de combate de quinta generación F-35A Lightning II en suelo noruego,  todos ellos estacionados en la base de la Fuerza Aérea en Ørland. La Fuerza Aérea noruega tiene además, otros siete F-35A en la Base Luke de la Fuerza Aérea en Arizona, EE.UU. que se utilizan para entrenamiento y capacitación.

Nuestros nuevos F-35 son una gran inversión y la adquisición más importante para fortalecer las capacidades de defensa de nuestras Fuerzas Armadas”, dijo el ministro noruego de Defensa, Frank Bakke-Jensen.

“Los tres nuevos aviones han sido entregados a tiempo, y representan un importante paso en nuestro programa de adquisiciones. Ahora ya estamos más cerca de alcanzar la plena capacidad de operaciones con el F-35 prevista para el 2025.

Hasta entonces, tenemos mucha infraestructura que construir en las dos bases aéreas de Ørland y Evenes; es necesario instalar nuevos equipos y sistemas, y se está formando y capacitando al personal especializado en el nuevo sistema de aviones de combate para poder garantizar la seguridad y la soberanía de Noruega en el futuro. El F-35 fortalecerá significativamente la capacidad de defensa conjunta de nuestras Fuerzas Armadas”, agregó el Ministro de Defensa.

Según el plan, Noruega recibirá seis nuevos F-35 cada año hasta el 2024. La llegada de tres nuevos aviones sigue a la entrega de los tres primeros aviones recibidos en noviembre de 2017. Desde entonces, la Fuerza Aérea de Noruega ha estado llevando a cabo pruebas operacionales y evaluaciones del F-35 en las condiciones climatológicas noruegas, con el objetivo de lograr la Capacidad Operacional Inicial (COI) en 2019.

“Con el F-35, estamos introduciendo un concepto completamente nuevo, que requiere que todas nuestras Fuerzas Armadas se adapten e innoven. Confío en los esfuerzos que nuestro personal está realizando para alcanzar la Capacidad Operativa Inicial en 2019, y que alcanzaremos este importante logro para finales de 2019 “, dijo el Ministro de Defensa.

Basándose en las ambiciones del Storting (Parlamento noruego), Noruega tiene previsto adquirir 52 aviones de combate F-35A para fines de defensa nacional. El número se verifica mediante análisis realizados por el Establecimiento de Investigación de Defensa de Noruega y el Ministerio de Defensa, y se confirma mediante las últimas evaluaciones de amenazas y el Plan a Largo Plazo de las Fuerzas Armadas.

“Concluiremos nuestra adquisición y alcanzaremos la plena capacidad operativa en el año 2025. El F-35 puede identificar, localizar y atacar objetivos fuertemente defendidos, y ofrece una alta capacidad de supervivencia frente a las amenazas modernas. El avión es difícil de detectar en el radar y puede operar en áreas de alto riesgo donde el F-16 actual no puede. El F-35 cuenta con sensores de gran alcance y alta resolución, lo que ofrece un buen conocimiento de la situación tanto para nuestras propias fuerzas como para las aliadas. Un sistema de armas avanzado, el F-35 ofrece una gran capacidad que fortalecerá nuestra capacidad para reaccionar rápidamente a las amenazas a grandes distancias”, dijo el general Morten Klever, director del programa de adquisición del F-35 en el Ministerio de Defensa.

Los tres pilotos noruegos que han trasladado los aviones.

Noruega se unió al programa F-35 como socio en la fase de Desarrollo del Sistema y Demostración. En noviembre de 2008, el gobierno noruego seleccionó el F-35 como reemplazo de la flota F-16. Y en septiembre de 2015, se presentó el primer F-35A ante funcionarios del gobierno de Noruega y los EE. UU. en una ceremonia en las instalaciones de producción de Lockheed Martin en Fort Worth, Texas.

Los primeros pilotos noruegos F-35 comenzaron a entrenar en Luke AFB en septiembre de 2015. Los primeros noruegos F-35 llegaron al país para su base permanente en la Base Aérea de Ørland en noviembre de 2017.

Los noruegos F-35 serán los primeros en contener disposiciones estructurales para la capacidad del tobogán de arrastre, actualmente en desarrollo por Lockheed Martin y financiado por Noruega. Este pod de misión se instalará en la superficie superior trasera del avión y se desplegará para detener a los F-35 de la Real Fuerza Aérea noruega en pistas cortas y heladas.

Si bien las capacidades del F-35 fortalecerán las Fuerzas Armadas noruegas, la industria local ya se está beneficiando del programa. Kongsberg, una empresa noruega, está desarrollando el Misil de Ataque Conjunto para la integración en el F-35 para expandir las capacidades para la misión de lucha contra la superficie, además, se establecerá un depósito de motores en Noruega que permitirá el trabajo futuro para la industria local. Otras compañías también están adquiriendo conocimientos y aportando componentes de alta tecnología para la producción del F-35, que incluyen compuestos avanzados, aeroestructuras, comunicaciones y sensores. Estas capacidades crecerán y se expandirán a lo largo de la vida del programa a la vez que fomentan un entorno colaborativo de intercambio de tecnología y conocimiento entre las naciones socias del F-35.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com