“Nueva normalidad” en el Estrecho de Taiwán ante la amenaza de China.

China está intentando establecer una “nueva normalidad” a través del estrecho de Taiwán, erosionando el control territorial de este país autogobernado y aumentando la amenaza de un ataque con cada salida militar, según funcionarios y analistas.

Pekín ha intensificado las maniobras militares en la franja de 110 millas (180 kilómetros) de ancho que separa a Taiwán de China continental -y los cielos sobre ella- tras la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a la isla a principios de este mes.

Los analistas dicen que podría marcar la realización de los temores expresados por Pelosi y otros funcionarios estadounidenses de que Pekín pueda utilizar su respuesta militar a su visita para cambiar el statu quo, con la presencia de aviones y barcos chinos cerca de la isla cada vez más común y difícil de desafiar.

“Pekín está tratando de crear una especie de nueva normalidad, con el objetivo de intentar coaccionar a Taiwán”, dijo Colin Kahl, subsecretario de Defensa de Estados Unidos para la política.

Y las estadísticas del Ministerio de Defensa de Taiwán muestran que el Ejército Popular de Liberación (EPL) puede estar en camino de lograrlo.

La presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Nancy Pelosi, se reunió con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, en Taipei

Movimientos “desestabilizadores”

A los pocos minutos de que Pelosi aterrizara en Taiwán el 2 de agosto, el EPL anunció cuatro días de ejercicios militares en seis zonas que rodean la isla.

Las maniobras incluyeron el lanzamiento de misiles balísticos en aguas alrededor de Taiwán, numerosos buques de guerra chinos navegando en el estrecho de Taiwán y docenas de aviones de guerra del EPL rompiendo la línea media, el punto intermedio entre el continente y Taiwán que Pekín dice no reconocer pero que había respetado hasta ahora en gran medida.

Desde que esos ejercicios terminaron oficialmente, los aviones de guerra del EPL han seguido cruzando la línea media diariamente, normalmente en números de dos dígitos, según las estadísticas del Ministerio de Defensa de Taiwán. Desde el 8 de agosto, el último de los cuatro días de ejercicios anunciados la noche en que Pelosi aterrizó en Taiwán, hasta el 16 de agosto, entre 10 y 21 aviones del EPL cruzaron la línea media cada día.

Aviones del EPL realizan maniobras alrededor de Taiwán el 7 de agosto de 2022.

En julio, el mes anterior al viaje de Pelosi, los aviones de guerra chinos sólo cruzaron la línea divisoria una vez, con un número indeterminado de aviones, según el Ministerio de Defensa de Taiwán.

Analistas chinos y extranjeros afirman que no es probable que las salidas del EPL a través del estrecho desaparezcan pronto, convirtiéndolas en una rutina diaria que, según algunos, podría desgastar la vigilancia taiwanesa, así como la de sus partidarios, incluido Estados Unidos.

El subsecretario de Estado estadounidense para Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico, Daniel Kritenbrink, calificó el jueves de “provocadoras, desestabilizadoras y sin precedentes” las acciones del EPL desde la visita de Pelosi a la isla.

Señaló el “desprecio” del EPL por la línea divisoria, “que ambas partes han respetado durante más de 60 años como elemento estabilizador, con un número histórico de cruces militares”.

En un informe sobre Taiwán actualizado el 12 de agosto, el China Power Project del Center for Strategic and International Studies, con sede en Estados Unidos, afirmó que Pekín “pretende establecer una nueva normalidad en la que el EPL ya no respeta las reivindicaciones de Taiwán de tener un espacio aéreo y unas aguas territoriales separadas”.

¿Preludio de un ataque?

El Partido Comunista Chino, en el poder, considera a Taiwán -una isla de 24 millones de habitantes gobernada democráticamente- como parte de su territorio, a pesar de no haberla controlado nunca. Hace tiempo que prometió “reunificar” la isla con la China continental, por la fuerza si era necesario.

Un analista chino afirma que los vuelos diarios a través de la línea media preparan al EPL para un ataque rápido contra Taiwán, si así lo decide.

“Los ejercicios militares que simulan batallas reales se han convertido en la nueva normalidad. China puede decidir ahora si un futuro ejercicio se convertirá sin problemas en un combate real”, escribió Chen Feng, columnista independiente del sitio web nacionalista chino guancha.cn.

Un informe del China Power Project hizo una afirmación similar, señalando que la ambigüedad de si algo es un ejercicio o el comienzo de un ataque es intencional, como se indica en “Science of Military Strategy”, un libro de texto publicado por la Universidad de Defensa Nacional de China.

El libro de texto, que destaca la estrategia del EPL, afirma que los ejercicios pueden dirigirse a los adversarios con el objetivo de “hacerles dudar de nuestras intenciones y dificultar la determinación de si estamos llevando a cabo un entrenamiento rutinario, manteniendo estrechas relaciones diplomáticas o aprovechando la oportunidad de pasar a operaciones de combate reales”, según cita el informe del China Power Project.

Mientras tanto, la moderación mostrada por los líderes de Taipei y Washington en cuanto a una respuesta militar a los recientes ejercicios chinos puede envalentonar aún más al EPL, dicen los analistas.

“Pekín ya no ejercerá la moderación al mantener sus propias operaciones principalmente al oeste de la línea central del Estrecho de Taiwán y probablemente participará en operaciones más cercanas a Taiwán”, escribieron Bonny Lin, director del Proyecto de Poder de China, y Joel Wuthnow, investigador principal del Centro para el Estudio de Asuntos Militares Chinos de la Universidad de Defensa Nacional de EE.UU., esta semana en la revista en línea War on the Rocks.

Estados Unidos, a través de la Ley de Relaciones con Taiwán, está legalmente obligado a proporcionar a Taiwán armamento defensivo, pero sigue siendo deliberadamente vago sobre si defendería a Taiwán en caso de un intento de ataque chino.

Sin embargo, los dirigentes estadounidenses reconocen que la “nueva normalidad” que quiere imponer Pekín debe tener una respuesta estadounidense, y pronto.

Las fuerzas estadounidenses utilizarán una de sus tácticas habituales, practicando la libertad de navegación, dijo Kurt Campbell, coordinador del presidente estadounidense Joe Biden para el Indo-Pacífico, a los periodistas en la Casa Blanca el 12 de agosto.

“Seguiremos volando, navegando y operando donde el derecho internacional lo permita, de acuerdo con nuestro compromiso de larga data con la libertad de navegación, y eso incluye la realización de tránsitos aéreos y marítimos normales a través del estrecho de Taiwán en las próximas semanas”, dijo Campbell en una conferencia de prensa.

El embajador chino en Washington, Qin Gang, dijo el martes que los tránsitos estadounidenses sólo intensifican las tensiones.

“Pido a los colegas estadounidenses que actúen con moderación, que no hagan nada que intensifique la tensión”, dijo Qin a los periodistas en Washington. “Si hay algún movimiento que dañe la integridad territorial y la soberanía de China, China responderá”.

Comparación con el Mar de China Meridional

El comandante de la Séptima Flota de la Armada estadounidense, con sede en Japón, el vicealmirante Karl Thomas, dijo el martes que es Washington quien no puede dejar las cosas como están, comparando la situación actual con lo que ha ocurrido en el Mar de China Meridional.

China reclama casi toda esa masa de agua como su territorio, donde ha construido fortificaciones militares en islas artificiales a pesar de que un tribunal de Naciones Unidas dictaminó que no tenía derecho a hacerlo y de que Pekín se comprometió a no militarizarlas.

“Esto debería hacer que el mundo despierte y reconozca que la gente puede decir una cosa, pero si no se tiene cuidado, unos años después las cosas serán muy diferentes”, dijo Thomas en un encuentro con periodistas en Singapur.

La posición de Pekín en el Mar de China Meridional está afianzada por ahora, pero Thomas dijo que Estados Unidos debe desafiarla en lo que respecta a Taiwán.

“Sé que el objetivo es el lanzamiento de misiles sobre Taiwán”, dijo Thomas.

“Si nos limitamos a permitirlo y no lo impugnamos, se convertirá en la próxima norma. Y eso no es aceptable”.

Brad Lendon

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.