Nueva Zelanda se prepara para recibir el primer P-8A Poseidón.

El Ministerio de Defensa de Nueva Zelanda ha anunciado que está en proceso de preparación para dar acogida al primer avión de patrulla marítima Boeing P-8A Poseidón de Estados Unidos prevista para abril de 2023.

En julio del año pasado, el gobierno de Nueva Zelanda llegó a un acuerdo con Boeing por valor de 1.600 millones de dólares para comprar cuatro aviones de patrulla marítima P-8A Poseidón. La nueva aeronave que espera recibir el gobierno neozelandés está desarrollada a partir del Boeing 737-800 que utiliza la Armada de Estados Unidos.  

El P-8A Poseidón entrará en servicio con la Real Fuerza Aérea de Nueva Zelanda, reemplazando a la actual flota de Orión P-3K2. Los aviones Orión han estado operativos desde la década de 1960 y se espera que alcancen el final de su vida operativa en 2025.

El país está adquiriendo la aeronave P-8A para continuar sus actividades de guerra antisubmarina, interceptación de embarcaciones, inteligencia electrónica (ELINT), ayuda humanitaria, respuesta a desastres y protección de recursos en la región del Pacífico Sur.

El precio total de compra incluye los costes de adquisición, sistemas de formación, infraestructura e introducción de servicios.

De acuerdo con un documento publicado por el ministerio que detalla el calendario del proyecto, en octubre se iniciarán las obras de infraestructura de los hangares para facilitar el mantenimiento de la nueva aeronave.

La formación del personal de instructores comenzará en Jacksonville en febrero, mientras que la formación del personal de transición de la tripulación aérea está programada para el primer trimestre de 2022.

Es probable que la flota P-8A alcance la capacidad operativa final para el 2025.

El ministro de Defensa, Ron Mark, declaró que “los P-8 son una adquisición que se realiza una vez cada generación, y asegurarán que la capacidad fundamental de la patrulla marítima de la fuerza aérea, se mantenga durante las próximas décadas. El proyecto está programado para reemplazar la flota de los P-3K2 Orión a partir de 2023, y me complace anunciar más detalles hoy, con la publicación de un cronograma del proyecto”.

Además, el gobierno ha aprobado una inversión de 37,3 millones de dólares para el proyecto de Cumplimiento Operacional y Reglamentario de las normas de aviación. El programa tiene por objeto garantizar que las aeronaves militares funcionen de conformidad con los sistemas de civiles y militares de gestión e identificación del tráfico aéreo.

El gobierno también está trabajando en un proyecto para crear una mayor capacidad de sensibilización marítima a fin de mejorar la conciencia sobre el ámbito marítimo. El proyecto está en marcha y apoyará el programa del P-8A.

En el marco de este proyecto, el ministerio considerará la adquisición de aeronaves más pequeñas, sistemas de aeronaves pilotadas a distancia (RPAS) o satélites.

Estos activos se utilizarán para realizar tareas adicionales de vigilancia marítima dentro de la zona económica exclusiva del país y la de la región en general, a fin de liberar a los aviones Poseidón para que vuelen en más misiones.

El gobierno ha publicado el Plan de Capacidades de Defensa 2019 que contempla inversiones de 20.000 millones de dólares neozelandeses (13.150 millones de dólares USA) en las fuerzas de defensa hasta 2030.

A principios de esta semana, Nueva Zelanda seleccionó el C-130J-30 Súper Hércules de Lockheed Martin como la opción preferida para reemplazar su  envejecida flota de C-130 Hércules.

Air Force Technology

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com