Nueva Zelanda selecciona el Lockheed C-130J como reemplazo de transporte militar preferido.

El gobierno de Nueva Zelanda ha informado en la mañana de hoy, que había elegido el avión C-130J Super Hercules de Lockheed Martin Corp como el reemplazo preferido para los cinco anticuados aviones de transporte militar Hercules de C-130 que tiene, en una elección en línea con sus aliados más cercanos.

El gabinete buscará información detallada sobre los costes a través del proceso de Venta Militares Extranjeras de Estados Unidos ha señalado el ministro de Defensa de Nueva Zelanda, Ron Mark, agregando que el gobierno había estimado previamente el coste en más de 1.000 millones de dólares neozelandeses (659,50 millones USA).

“Después de considerar cuidadosamente la gama de aviones de transporte aéreo militar, se ha seleccionado el Súper Hércules, ya que ofrece el alcance y la capacidad de carga útil necesarios, además de cumplir plenamente con los requisitos de las Fuerzas de Defensa de Nueva Zelanda”, ha explicado.

“Necesitamos un rendimiento probado, y esta aeronave es de probada eficacia. “No podemos correr riesgos con lo que es una de nuestras capacidades militares más críticas”, ha añadido el ministro.

Una portavoz de Lockheed Martin dijo que su compañía estaba entusiasmada de dar la bienvenida a Nueva Zelanda a la familia de operadores C130-J. Los Estados Unidos, el Reino Unido, Australia y Canadá, aliados cercanos de Nueva Zelanda y miembros de la red de intercambio de inteligencia Five Eyes, todos tienen el avión.

Airbus había propuesto su A400M y Embraer su KC-390 para reemplazar los transportes Hércules de la década de 1960, dijeron fuentes de la industria con conocimiento del asunto.

Un portavoz de Airbus dijo que su compañía respetaba la decisión de Nueva Zelanda, pero agregó que el A400M había demostrado estar en servicio con las principales fuerzas aéreas de todo el mundo.

Mark ha señalado que no se había tomado ninguna decisión final sobre el contrato del C-130J en cuanto a números, costes detallados o implicaciones financieras y presupuestarias, pero estos asuntos serían tratados en la próxima reunión del gobierno.

El año pasado, Nueva Zelanda acordó comprar cuatro aviones Boeing P-8A Poseidon por 2.340 millones de dólares neozelandeses, incluidos los costes de formación para reforzar sus capacidades de patrulla marítima.

Reuters

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com