Operación Barkhane: los Hércules C-130J de la Fuerza Aérea Francesa sustituyen a los veteranos C-160 Transall.

La base aérea expedicionaria (BEA) de Niamey, sede de la operación Barkhane, ha acogido un nuevo destacamento operativo, el del avión C-130J, la nueva y completa actualización del avión de transporte C-130 Hércules. La aeronave ha venido a relevar al emblemático Transall C160 dentro del grupo de transporte operativo (GTO).

Después de más de 50 años de buen y leal servicio en operaciones extranjeras, el Transall se ha retirado y ya no tendrá una base permanente en Níger. Al final de una ceremonia presidida por el Coronel Malard, comandante del EAB de Niamey, el personal ofreció un último “au revoir” al Transall, que será retirado de la flota de la Fuerza Aérea en el horizonte de 2023.

En Niamey, un nuevo equipo y un nuevo avión han ocupado su lugar, aunque para algunos, la ubicación no es desconocida. El comandante Romain, capitán del C-130J, es un “veterano” del Transall. “Con emoción y orgullo asumo el cargo de comandante del GTO Niamey. Ya he hecho comisiones de servicio aquí con el Transall antes, pero hoy comienza una nueva aventura. El C-130J llegó a Francia en diciembre de 2017 y estamos en una nueva etapa de su ascenso, con este destacamento permanente en Niamey. Estamos ansiosos por mostrar las capacidades de nuestros aviones en la Banda Sahelo-Sahariana (BSS)”.

Así, el C-130J llevará a cabo las misiones anteriormente realizadas por el Transall, pero también ofrecerá nuevas capacidades para las operaciones aéreas de la fuerza Barkhane. “Por el momento, nos concentraremos en el transporte aéreo (carga y pasajeros), por ejemplo entre dos plataformas aeronáuticas como Niamey y Gao, y en el “aeroportuario”, es decir, con el aterrizaje en terrenos abruptos como laterita, como Tessalit o Ménaka.

Un Transall C-160 de la Luftwaffe.

“A esto se añade el lanzamiento aéreo de paracaidistas a baja altitud con apertura automática, o desde gran altitud para infiltraciones en grupo. Y, finalmente, el lanzamiento de carga para abastecer a las tropas en tierra con alimentos, municiones o combustible”, explica el comandante Romain. El C-130J también es capaz de repostar vehículos en tierra así como de repostar helicópteros en vuelo, una capacidad que ya ha demostrado en Francia y que podrá utilizar en las operaciones de SRS.

El GTO proporciona transporte diario y misiones de lanzamiento desde Niamey para servir a todos los sitios de SRS.

En 2019, los enlaces aéreos intrateóricos transportaron 4.120 toneladas de carga y 27.500 personas.

Dirigida por los ejércitos franceses, en asociación con los países del G5 del Sahel, la Operación Barkhane se inició el 1 de agosto de 2014. Se basa en un enfoque estratégico basado en una lógica de asociación con los principales países de la franja sahelo-sahariana (BSS): Burkina Faso, Malí, Mauritania, Níger y Chad. Reúne a unos 5.100 soldados cuya misión es luchar contra los grupos terroristas armados y apoyar a las fuerzas armadas de los países asociados para que puedan tener en cuenta esta amenaza.

French Air Force

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com