Podría la política de EE.UU. afectar al próximo avión con capacidad nuclear de Alemania?

Mientras Alemania reflexiona sobre un sucesor adecuado para el avión Tornado con capacidad nuclear, funcionarios del gobierno de Estados Unidos vigilan de cerca los procedimientos, lo que podrían provocar un impacto enorme en las opciones finales de Alemania.

Entre los cuatro tipos de aviones que compiten entre sí, tres son estadounidenses: el Lockheed Martin F-35, y las variantes de los Boeing F-15 y F/A-18.

Sin embargo, los responsables del ministerio de defensa de Berlín se inclinan por un avión europeo, el Eurofighter Typhoon. Esto se debe en gran medida a que el lanzamiento de una versión mejorada de este avión, desarrollada por un consorcio de Airbus, Leonardo y BAE Systems, se considera un gran paso hacia el lanzamiento de un modelo completamente nuevo de arma aérea para el continente en 2040.

La política en torno al proceso de selección, hace que merezca la pena seguir de cerca el acuerdo. En virtud de un acuerdo de la OTAN que se remonta a la época de la Guerra Fría, Alemania equipó su flota de Tornados con una opción nuclear que permite a los aviones llevar bombas atómicas estadounidenses hacia el Este en caso de una gran guerra entre la Alianza y la antigua Unión Soviética. Tras varias oleadas de reducciones, se cree que todavía hay alrededor de unas 20 bombas de la variante B-61 en la base aérea de Büchel, situada en el límite de la región vinícola del río Mosela, entre las ciudades de Koblenza y Tréveris.

Cualquiera que sea el avión que Alemania elija para reemplazar a los envejecidos Tornados debe ser capaz de continuar con el papel nuclear, según el pensamiento del actual gobierno. Y ahí es donde las cosas podrían complicarse, porque el gobierno de Estados Unidos tiene voz y voto.

En junio, Reuters informó que las autoridades alemanas habían enviado una carta a Washington preguntando qué se necesitaría para certificar el Eurofighter para la misión nuclear. El proceso podría durar entre cinco y diez años, lo que podría poner en aprietos a la Luftwaffe, dijeron fuentes a Reuters.

Por el contrario, se piensa que la certificación de aviones estadounidenses para transportar bombas atómicas estadounidenses voladas por pilotos alemanes sea una propuesta más sencilla. Se espera que las variantes del F-35 se certifiquen para transportar armas nucleares a principios de la década de 2020, mientras que se presume que el F-15 y el F-18 ya poseen esa capacidad.

Las autoridades alemanas se han negado a discutir la investigación del Eurofighter o cualquier cosa relacionada con las capacidades nucleares del futuro avión sucesor del Tornado. Y aunque el Departamento de Defensa de los EE.UU. ha estado igualmente callado sobre el tema, un portavoz hizo una declaración a Defense News en la que se intuyen ligeros avances.

“El gobierno de Estados Unidos está activamente comprometido con el Ministerio de Defensa alemán para determinar los requisitos de su programa de reemplazo de Tornados”, dijo el portavoz Johnny Michael. Añadiendo que la situación de las “revisiones de políticas” en curso se mantendría en privado.

“El programa de reemplazo de los Tornados alemanes es una decisión nacional soberana”, apuntó Michael. “Creemos que una plataforma aérea de Estados Unidos proporcionaría aviones más avanzados y operacionalmente capaces, para llevar a cabo su misión”.

Las proclamas del gobierno que apoyan a las propias compañías de defensa del país no son nada nuevo. Pero la táctica es digna de mención en el choque entre Washington y Berlín sobre las políticas comerciales y los gastos de defensa.

Muchos en Alemania todavía esperan que el debate sobre el reemplazo del Tornado sea sobre la manera relativamente mundana de preservar un vínculo que existe desde hace décadas entre Estados Unidos y Alemania. Pero en la era de Trump, estos asuntos podrían tomar un giro muy diferente, argumenta Christian Mölling, del Consejo Alemán de Relaciones Exteriores.

“Si fuera solo técnico, esto no sería un problema”, dijo. “Pero ahora todo es político entre Alemania y Estados Unidos”.

El presidente Trump es conocido por su deseo de inyectar un cálculo económico en todo tipo de debates de política, y la influencia de Estados Unidos sobre las armas nucleares portadas por los alemanes puede convertirse en otra oportunidad para impulsar a las empresas estadounidenses. Se sabe que los ejecutivos principales de las dos compañías en cuestión, Marillyn Hewson por Lockheed Martin y Dennis Muilenburg por Boeing, son conocidos por seguir las políticas de Trump .

Los líderes del gobierno alemán tradicionalmente se han aferrado a la conexión nuclear transatlántica como un medio importante para mantener a Berlín en la mesa en asuntos estratégicos relacionados con la Alianza. Pero también hay quienes creen que el acuerdo es una carga pesada de la época de la Guerra Fría, y que las bombas atómicas estadounidenses estacionadas en suelo alemán son más una responsabilidad que una ventaja estratégica.

El próximo debate sobre el reemplazo del Tornado podría volver a abrir esa lata incómoda de bichos, especialmente si Trump se mueve para crear un “caso de negocios” de todo ello para beneficiar a los contratistas estadounidenses, dijo Mölling.

Hay una forma de plantear la espinosa cuestión, que ha sido la táctica de Alemania durante años. Y eso implica absorber la creciente etiqueta de precio de mantener a los Tornados con capacidad nuclear en vuelo, aunque eso se está convirtiendo en una propuesta cada vez más cara dada la edad de la flota.

“No tiene que haber un reemplazo de Tornado nuclear”, dijo Karl-Heinz Kamp, presidente de la Academia Federal de Política de Seguridad, un grupo de expertos del gobierno, señalando que cualquier gobierno alemán es muy reacio a la publicidad que rodea los posibles aviones nucleares que pueda tener Berlín.

Avión Tornado de la Luftwaffe.

“Por eso seguirán volando los Tornados, a pesar del precio y a pesar de haber preguntado por una certificación nuclear del Eurofighter a Washington”, predijo Kamp.

Sebastian Sprenger

Un comentario sobre “Podría la política de EE.UU. afectar al próximo avión con capacidad nuclear de Alemania?

  • el 20 agosto, 2018 a las 04:02
    Permalink

    Rheinmetall suministrará vehículos blindados Boxer al ejército australiano bajo el Proyecto Land 400. De esos vehículos blindados es que necesita Colombia.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com