Podría ser el Shenyang JC-31 el caza embarcado de los portaaviones chinos?

La Armada del Ejército Popular de Liberación podría estar pensando la compra de cazas FC-31 de “cuarta generación” para sustituir a los cazas embarcados J-15 más antiguos, según ha informado el periódico de Pekín Global Times.

Al parecer, la marina china estaría pensando el reemplazo del pesado y lento avión J-15, por otro de menor tamaño y supuestamente de mayor agilidad que el Shenyang J-15, el nuevo avión, actualmente en fase de desarrollo, presenta unas formas que recuerdan al furtivo F-35 de Locheed Martin. Los aviones con los que ha probado la Armada china desde su único portaaviones en activo, el Liaoning, han resultado ser poco fiables e inseguros.

Curiosamente en el lenguaje militar chino, un avión de “cuarta generación” es un avión sigiloso con sensores y armas modernas. En el resto de países se refiere a estos aviones como “quinta generación”.

El J-15 es una copia construida en Shenyang Aircraft Corporation del Su-33 ruso. Una serie de fallos mecánicos y cuatro choques relacionados con el J-15 hicieron que la armada comenzara a trabajar en un reemplazo para este avión, publicó el diario South China Morning Post, de Hong Kong. 

Rusia ha tenido sus propios problemas con los Sukhoi Su-33. Primero en 2005 y más tarde en 2016, los Su-33 se estrellaron después de que se rompieran los cables de detención a bordo del portaaviones ruso Kuznetsov. Los cazas terminaron cayendo al mar por falta de fuerza para elevarse desde la cubierta del barco.

El Global Times y otros medios de comunicación han citado, como prueba del interés de Pekín en comprar los FC-31, varias solicitudes de propuestas y licitaciones que el Shenyang Aircraft Design Institute ha publicado aparentemente con el fin de mejorar el FC-31 para operaciones desde portaaviones.

Shenyang ha estado desarrollando independientemente el FC-31 con la esperanza de venderlo al ejército chino o a otras Fuerzas Aéreas extranjeras. Después del interés mostrado por la Armada en este avión, “el FC-31 ya no está orientado a la exportación, y está destinado al servicio militar doméstico”, afirmó el Global Times.

El FC-31 de dos motores y doble deriva voló por primera vez en 2012. Shenyang ha continuado refinando el modelo mientras la fuerza aérea china ha estado comprando el caza furtivo Chengdu J-20 más grande de otra compañía para su uso en primera línea.

Desde el principio se especuló que el Shenyang FC-31 tenía la intención de que tuviera un papel naval. El prototipo cuenta con el tren de aterrizaje de doble rueda frontal, una similitud que comparten la mayoría de los cazas embarcados que deben soportar aterrizajes de fuerte impacto.

Como avión de portaaviones, el FC-31 podría enfrentarse a algunas limitaciones que han afectado bastante a los J-15. Los dos primeros portaaviones de China, el Liaoning y el Shandong, carecen de las catapultas que utilizan los aviones de la Marina de Estados Unidos para impulsar a los aviones pesados ​​de sus cubiertas.

En cambio, el Liaoning y el Shandong cuentan con rampas elevadas que dan a los aviones con este tipo de lanzamiento una modesta bonificación de sustentación a medida que despegan estrictamente por sus propios medios. Las limitaciones del método de despegue en rampa impiden a los J-15 llevar cargas pesadas de armas y combustible, lo que limita su eficacia en el combate.

El FC-31 también sería comparativamente ineficaz si la armada china embarcara este avión en esos buques.

Se espera que los futuros portaaviones chinos puedan presentar catapultas a vapor o electromagnéticas. Según se ha conocido, el tercer portaaviones de China, que se construye en Shanghai, parece que cuenta con catapultas.

Cuando ese barco entre en servicio en algún momento de la década de 2020, podría ser la primera plataforma plana de China capaz de desplegar eficazmente el FC-31. A finales de 2018, el Liaoning podía transportar más de 30 aviones, generalmente una mezcla de J-15 y helicópteros. China está desarrollando un avión de alerta temprana compatible con el barco similar a la aeronave Hawkeye E-2 de la Marina de los Estados Unidos.

En el mejor de los casos para China, los Estados Unidos seguirán estando años por delante a la hora de poner cazas furtivos en las cubiertas de los portaaviones. En diciembre de 2018, la Armada de Estados Unidos  certificó su primer escuadrón de cazas furtivos F-35C, a bordo de sus portaaviones.

La Armada estadounidense podría declarar que el escuadrón está listo para el combate a partir de febrero de 2019, han señalado oficiales militares. El F-35C se desplegará por primera vez en 2019, en la región del Pacífico a bordo del portaaviones nuclear USS Carl Vinson (CVN-70).

Según los informes, los funcionarios chinos esperan que el FC-31 pueda contrarrestar al F-35C y a otros aviones de sigilo estadounidenses.

The National Interest

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com