¿Por qué Brasil ha decidido comprar el portaaeronaves británico HMS Ocean?

La noticia de la venta de HMS Ocean a Brasil ha hecho que los comentaristas analicen por qué Brasil quiere el buque mientras que al mismo tiempo desmantela su único portaaviones el A12 Sao Paulo.

Brasil decidió no continuar con la modernización de su portaaviones São Paulo A12 y optó por el desmantelamiento de este viejo pero majestuoso portaaviones francés clase Clemenceau que en la Marina Nacional de Francia había servido bajo el nombre de Foch (R-99). El portaaviones fue comprado al gobierno francés en el año 2000 donde fue construido y botado en 1959. Hasta febrero de 2017, ha estado sirviendo en la Marina Brasileña como buque insignia. Sin embargo, la nave no está exenta de limitaciones y tiene un historial de problemas de servicio, lo que significa que no puede funcionar más de 3 meses sin necesidad de mantenimiento ni reparaciones, debido en parte a la antigüedad y también al diseño del barco.

HMS Ocean

Recientemente, los costes de modernización fueron considerados excesivos por el almirantazgo brasileño. Los planes de modernización para el São Paulo habrían incluido el reemplazo de la propulsión, las catapultas y también su sistema de combate que habría costado más de mil millones de reales brasileños o aproximadamente 324 millones de dólares. Por tanto, tiene más sentido económico para el almirantazgo brasileño comprar el buque insignia de la Marina Real por 84 millones de libras esterlinas. En otras palabras, es más rentable comprar un barco que ya es apto para el mar, construido en los años noventa, que modernizar un barco más viejo, que necesitaría más reformas y costaría más dinero.

También hay que tener en cuenta la historia del portaaviones brasileño Sao Paulo, para traer un poco de contexto a la adquisición actual. Se trata de un portaaviones encargado originalmente por la Armada francesa en 1959 y posteriormente transferido a la Armada brasileña en el año 2000. Tiene un desplazamiento de 32.800 toneladas, y una eslora de 265 metros, con una tripulación de casi 2.000 marineros. Cuenta con capacidad para 39 aviones, y sus capacidades actuales incluyen 22 aviones de combate y 17 helicópteros. La Armada brasileña ya compró aviones A-4 Skyhawk Fighter a Kuwait para prestar servicio a bordo del São Paulo.

Portaaviones brasileño Sao Paulo A 12

Durante los años 2005 al 2010 se llevó a cabo una importante modernización que incluyeron la reparación de sus turbinas de vapor, el reacondicionamiento de sus calderas, la instalación de unidades de refrigeración por agua y el reequipamiento de las catapultas de los aviones, por nombrar algunas mejoras. Sin embargo, el São Paulo estaba programado para volver a unirse a la armada brasileña a finales de 2013, pero sufrió un incendio en 2012. A partir de 2016, se llevaron a cabo reparaciones en las salas y también hubo informes de problemas con el mecanismo de catapulta. Por lo tanto, el 14 de febrero de 2017, la Armada brasileña anunció la decisión de desmovilizar el São Paulo, debido al coste antieconómico de las reparaciones.

11 comentarios sobre “¿Por qué Brasil ha decidido comprar el portaaeronaves británico HMS Ocean?

  • el 9 enero, 2018 a las 20:44
    Permalink

    No veo que la aviación de ala fija embarcada brasileña, pueda operar en ese buque nuevo. No tiene catapultas para lanzar a los A4

    Respuesta
    • el 18 abril, 2018 a las 13:02
      Permalink

      mo es para lanzar A4 e sim embarcar helicopteros. podem albergar alguns herrier meio armados por lo piso no suportar herrior completamente carregados. pero es um porta helicopteros e no porta aviones. salud desde brasil.

      Respuesta
  • el 11 enero, 2018 a las 10:39
    Permalink

    Quizás Brasil esté pensando más en F-35 que en A4 , o como punto intermedio en los harrier de la infantería de Marina norteamericanos , los cuales ya están pensando en dar de baja a favor de los F35

    Respuesta
  • el 14 febrero, 2018 a las 02:33
    Permalink

    Lo piso del buque no suporta la carga total do Harrier. Lo buque será para alocar helicóptero apenas. Submarinos nucleares cobrirão lá costa del Atlântico sur. Desde Brazil.

    Respuesta
    • el 21 febrero, 2018 a las 23:50
      Permalink

      Sao Paulo es el último portaaviones con sistema CATOBAR (despegue de aviones de ala fija mediante catapulta y recuperación mediante cables) que quedaba en el mundo que no fuera perteneciente a las grandes potencias. El resto de países exceptuando EE.UU. y Francia, que alguna vez han operado este tipo de buques (por ejemplo Argentina, Australia, Países Bajos, la India o Canadá) han abandonado su uso (Argentina, Canadá, Países Bajos) o bien los han reemplazado por buques portaaeronaves con sistemas STOBAR (despegue mediante rampas y recuperación con cables), o STOVL (despegue con rampas y aterrizaje vertical); de costes de adquisición y operación más económicos y con capacidades distintas a las de un portaaviones tradicional. Tal es el caso brasileño, pues a los costes de reparación y modernización del Sao Paulo, habría que adicionar la puesta al día de su principal SDA, los A-4, que para obtener resultados acordes a las misiones operativas que se les requería, hubiera sido absolutamente oneroso amén de resultados inciertos. Hay otros motivos que se ven claramente, como para qué mantener en servicio un buque absolutamente desfasado como SDA y carísimo, cuando la marina brasileña necesita esos fondos para otros sistemas más urgentes. La compra del HMS Ocean es una decisión muy inteligente. Comprar el Foch fue un acto de arrogancia, un derroche de recursos en buenos tiempos…

      Respuesta
  • Pingback:Brasil firma oficialmente la compra del portahelicópteros HMS Ocean. – Galaxia Militar

  • el 22 febrero, 2018 a las 00:08
    Permalink

    Los portaaviones pueden tener varios usos, pero los de sistema CATOBAR (dejando de lado su sistema propulsivo) son buques excesivamente onerosos y en realidad son el brazo armado de una estrategia geopolítica global, en la que se encuentran involucrados tres o cuatro (o quizá conco) países en el mundo. Poseer y mantener portaaviones con sistema CATOBAR, siendo un SDA moderno, con capacidad de autodefensa y proyección ofensiva off shore, actualmente está más allá de los recursos y necesidades del resto del mundo.

    Respuesta
  • el 18 marzo, 2018 a las 05:40
    Permalink

    Nunca entendi para que Brasil necesita un portaviones a fin de cuenta su ejercito no es nada del otro mundo bueno ellos Sabrina ???

    Respuesta
  • el 18 marzo, 2018 a las 05:55
    Permalink

    Nunca entendi para que Brasil necesita un portaviones a fin de cuenta su ejercito no es nada del otro mundo bueno ellos Sabran ???

    Respuesta
  • el 10 mayo, 2018 a las 05:12
    Permalink

    Brasil fue el primer país sudamericano en poseer aviación naval, formando su primer escuadrilla de hidroaviones Curtiss en 1916. También fue la primera nación latinoamericana en adquirir un portaaviones, ya que en 1956 compró a Gran Bretaña el HMS Vengeance, un portaaviones ligero
    de la clase Colossus que había sido dado de baja el año anterior. Luego de haber sido modernizado extensamente en los Países Bajos, entró en servicio en diciembre de 1960. (Como dato anecdótico cabe mencionar que también Brasil fue la primera nación sudamericana – y tercera en el mundo – en adquirir acorazados monocalibres, los Minas Gerais y Sao Paulo, que fueron autorizados en 1906, puesta de quilla en 1907, botados en 1908 y entrados en servicio en 1910). El HMS Vengeance luego de ser actualizado entró en servicio como Minas Gerais (A11), pero no dispuso de aviación embarcada hasta 1963 por una disputa legal con la Fuerza Aérea, ya que desde la unificación de las aviaciones de la armada y el ejército en 1940, se atribuía a la FA la potestad de todo material volante. Finalmente una modificación de 1965 le permitió a la armada operar helicópteros, pero las aeronaves de ala fija debían seguir perteneciendo a la FA. De ese modo, el MG pudo operar una suerte de grupo aéreo predominantemente ASW conformado por helicópteros SH-34J Seabat (luego reemplazados por SH-3D Sea King) y aviones S-2E Tracker. El MG fue modernizado en 1976 y nuevamente entre 1991 y 1993; finalmente, en 1999 su catapulta, que había causado muchos problemas a lo largo de su vida, fue recorrida empleando algunos componentes del recién dado de baja (y gemelo) 25 de Mayo de la marina argentina. Desde 1981 venía considerándose en el seno de la marina brasileña el reemplazo de MG por dos portaaviones ASW más pequeños. En 1985 se pensó emprender la fabricación en el país de un portaaviones autóctono, pero el proyecto fue abandonado por que los fondos destinados fueron empleados en otras necesidades. La aviación embarcada de ataque pudo hacerse realidad finalmente en 1997, cyando se adquirieron en Kuwait 23 A-4/TA-4KU Skyhawk, que pudieron operar desde el MG en el año 2001. Pero ese mismo año el MG fue dado de baja y reemplazado por el Sao Paulo (A12), un portaaviones de 32800 t, 265 mts de eslora y 32 nudos de velocidad, que había sido dado de baja de la marina nacional francesa (ex Foch R99) y comprado en el año 2000. Reacondicionado en Francia antes de la entrega, se incorporó a la M do B hacia finales de 2001, adoptando el grupo aéreo del MG. A pesar de ser un buque mucho más moderno que el A11 (botado en 1957 y en servicio desde 1960), el SP tuvo una vida muy corta bajo pabellón brasileño. Fue dado de baja en el año 2017 por problemas presupuestarios y reemplazado por el HMS Ocean, un LPH dado de baja por la marina real británica (asimismo por problemas presupuestarios), que sólo podrá embarcar helicópteros, adquirido en febrero de 2018. Con 203 mts de eslora y 21900 t de desplazamiento puede embarcar hasta 28 aeronaves, y más que un portaaviones ASW o de ataque como los anteriores, se trata de un buque de asalto anfibio y desembarco. Asumirá en la medida de sus posibilidades las tareas asignadas a los buques que reemplaza, aunque la marina brasileña haya perdido por el momento la capacidad de ataque, pues el buque no puede operar aviones de ala fija y no está previsto dotarlo de aviones con capacidades v/stol como el Harrier o el F-35. Pero Brasil no pierde las esperanzas de contar en un futuro con un verdadero portaaviones CATOBAR, proyectando adquirir uno hacia 2035-2040.

    Respuesta
  • el 10 mayo, 2018 a las 06:10
    Permalink

    La pregunta de por qué Brasil quiere poseer portaaviones puede ser respondida mirando el mapa de Sudamérica. Se observará sin mucha dificultad la manera en que el continente avanza sobre el océano en su parte central, dominando el escenario desde el ecuador hasta la altura del Cabo de Buena Esperanza en el continente vecino, África. Todo ese enorme espacio terrestre adentrándose en el océano pertenece a Brasil. Por lo tanto, todas las rutas navieras que lo atraviesan en ambos sentidos caen en su esfera de influencia geopolítica. Un enorme tráfico naviero pasa por esa área de influencia, y si bien no son aguas territoriales brasileñas, al menos en lo que a socorro internacional se refiere, Brasil es quien lleva el mayor peso de la responsabilidad. Además no es tarea fácil salvaguardar tantos miles de kilómetros de costas de narcotráfico y pesca ilegal, además del control naviero natural, por sólo mencionar algunos escasos ítems. En caso de guerra un portaaviones es un medio sumamente apto para enfrentar mar adentro cualquier amenaza antes de acercarse a las extensas costas del país. Asimismo, representa un excelente medio de lucha antisubmarina, en el hipotético caso que un enemigo utilice tales medios ofensivos. Por supuesto que el principal factor de necesidad es que un portaaviones constituye la manera más eficaz de proyección del poder naval en aguas enemigas o como apoyo de operaciones anfibias, tanto ofensivas como defensivas, siempre teniendo como marco de referencia las enormes líneas de comunicación que caracterizan el escenario antes expuesto. Por estos elementos y muchos más que necesitarían un detalle más minucioso, es que resulta muy claro por qué los responsables de la defensa global de Brasil sostienen la nwcesidad de la presencia de un portaaviones en la flota brasileña. Por razones similares se justifica el pedido largamente demorado por cuestiones presupuestarias por submarinos de ataque propulsados por energía nuclear. De todas maneras el reemplazo de un verdadero portaaviones como era el Sao Paulo (A12) por un buque de las características del HMS Ocean deja en descubierto que tanto los portaaviones como los submarinos nucleares son muy onerosos hasta para un país que representa la novena economía del mundo. Brasil ha alcanzado una sinergia económica importantísima a nivel global en las últimas dos décadas. Ha realizado proezas increíbles tratándose de una nación sudamericana, con ejemplos brillantes como la empresa aeronáutica Embraer, que nació a finales de los ’60 como empresa estatal para atender las necesidades de la fuerza aérea, fabricando aviones de entrenamiento y aporte ligero y deportivos bajo licencia italiana y norteamericana, y luego incursionando tímidamente en el sector civil con aeronaves de transporte ligero y ejecutivos; hasta convertirse en la tercera empresa productora de aviones de transporte comercial del mundo, superada solamente por Airbus y Boeing (que está intentando adquirirla). De todas maneras su volumen económico, de alrededor de 1,8 trillones de dólares representa solamente el 10% de la mayor economía del mundo (EE.UU) y a pesar de su enorme crecimiento aún tiene grandes deudas que salvar, como una enorme corrupción enquistada en todos los sectores del gobierno y las grandes empresas, y una desigual redistribución de su riqueza, que hace que enormes sectores de su gran población no participen de la economía y pertenezcan a una economía sumergida dominada por el narcotráfico y la delincuencia.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com