¿Por qué China está ampliando una base aérea a 160 millas de Taiwán?

China está ampliando una base aérea en la costa oriental del Mar de China añadiendo instalaciones que podrían permitirle establecer una base permanente de aviones de combate más cerca de Taiwán y de las islas Senkaku que tanto China como Japón reclaman su propiedad.

Las fotos recogidas por satélite en el mes de abril muestran la construcción de 24 nuevos refugios para aviones, calles de rodaje y edificios adicionales a punto de completarse en la instalación militar cerca de la ciudad de Xiapu, en la provincia costera china de Fujian.

Los nuevos refugios están construidos de forma semi-dispersos en seis grupos de cuatro, con dos grupos construidos cerca del final de la única pista de aterrizaje de 2.800 metros de longitud y el resto se encuentra ubicado en una de las dos áreas de dispersión de aeronaves que ya cuenta con 15 de los 20 refugios de aviones endurecidos y camuflados en la base. Cada uno de los nuevos refugios mide aproximadamente 30 metros y medio de largo y 18,5 metros de ancho, lo que es más que suficiente para acomodar a cualquier miembro de la familia de aviones de combate Sukhoi Su-30/35 y Shenyang J-11/15/16 Flanker de China.

Avión chino Su-30

Varios edificios militares también han sido construidos como parte del proyecto de mejora, en el que también se incluyen cinco nuevos bloques de almacenes, lo que el coronel retirado Vinayak Bhat, que anteriormente trabajó como analista de imágenes satelitales con el ejército de la India, dijo que parecían ser  talleres de revisión y reparación de aviones. En la esquina norte de la base se observa un desmonte del terreno respecto a fotografías anteriores, lo que sugiere que aún podrían añadirse más instalaciones.

La naturaleza semi-dispersa de los nuevos refugios para aeronaves, se aparta de la práctica habitual en las bases chinas, cuyos refugios se construyen normalmente en línea recta con los aviones alojados aparcados uno al lado del otro.

La base se encuentra a sólo 160 millas de Taipei, la capital de Taiwán, y a 225 millas de las islas Senkaku administradas por Japón, en el Mar Oriental de China, lo que la hace más cercana a las islas en disputa, que a los aviones de combate japoneses más cercanos, que tienen su base en Naha, Okinawa, a 260 millas de distancia. China también reclama la propiedad de las islas, a las que llama las Islas Diaoyu.

La construcción de los nuevos refugios en la base, podría llevar a China a convertirla en una base aérea operacional de pleno derecho con su propio regimiento o brigada de aviones de combate asignados permanentemente. Anteriormente se había utilizado solo como base de despliegue desde su finalización en 2012, alojando destacamentos rotatorios de aproximadamente 12 aviones de combate de la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación o PLAAF.

Avión Shenyang J-15.

Se cree que estas rotaciones, que incluyen el caza multifuncional Sukhoi Su-30 o los interceptores Shenyang J-11 construidos en China, se utilizan cada vez más para acompañar a los bombarderos de la PLAAF y a los aviones de inteligencia que vuelan hacia el Pacífico Occidental a través del espacio aéreo internacional sobre el Estrecho de Miyako, según las fotografías publicadas por el Ministerio de Defensa japonés que muestran a los cazas que se dirigen hacia y desde Xiapu.

Los cazas suelen seguir a los bombarderos mucho más allá del estrecho de Miyako antes de regresar, lo que equivale a un viaje de ida y vuelta de más de 1.000 millas desde Xiapu.

Los bombarderos de la PLAAF también han estado realizando cada vez más vuelos que circunnavegan la isla de Taiwán, que China ve como una provincia propia y ha dicho que la recuperará por la fuerza si es necesario. La última misión informó el 11 de mayo que vio a dos grupos de bombarderos Xian H-6K circunnavegar Taiwán simultáneamente desde el norte y el sur de la isla, con un grupo volando en el sentido de las agujas del reloj y el otro en sentido contrario.

De acuerdo con el anuncio realizado por el Ministerio de Defensa Nacional de China, los aviones de combate Sukhoi Su-35 volaron sobre el canal Bashi al sur de Taiwán, lo que supondría ser la primera vez que los cazas han realizado tales misiones. Los vuelos impulsaron tanto a la Fuerza de Autodefensa del Aire de Japón como de la Fuerza Aérea de Taiwán a interceptar y observar los bombarderos de la PLAAF y a los aviones de inteligencia, que según el Ministerio de Defensa japonés incluían un Tupolev Tu-154 y un Shaanxi Y-8.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com