¿Por qué Egipto y Turquía se arriesgan a sanciones de Estados Unidos por la compra de los sistemas de armas rusos?

Egipto y Turquía podrían enfrentarse a sanciones de los Estados Unidos en un futuro próximo por la compra de material militar ruso avanzado. A pesar de las advertencias previas, han seguido adelante con sus respectivas adquisiciones igualmente. ¿Por qué ambos países han llegado a la conclusión de que vale la pena arriesgarse a adquirir estos sistemas de armas en particular?

El Cairo, según se informa, ha comenzado a recibir los primeros cinco de al menos 20 Su-35SE “Super Flankers” que ordenó a Moscú. Los elegantes y avanzados cazas de superioridad aérea multifuncionales también fueron fotografiados recientemente en Rusia.

La entrega de este primer lote parece confirmar que El Cairo sigue adelante con su acuerdo de 2.000 millones de dólares para la compra de estos nuevos aviones de guerra, a pesar de las advertencias de Estados Unidos.

El pasado noviembre, el Secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo y el Secretario de Defensa Mark Esper trataron de convencer al Ministro de Defensa egipcio Mohamed Ahmed Zaki Mohamed de cancelar el trato en una carta.

“Los nuevos acuerdos de armas con Rusia complicarían, como mínimo, las futuras transacciones de defensa de EE.UU. con Egipto y la asistencia de seguridad a este país”, según advertía la carta.

Estados Unidos proporcionan a Egipto aproximadamente 1.300 millones de dólares en ayuda militar cada año. Gran parte del arsenal militar egipcio consiste en material estadounidense: todo, desde aviones de combate F-16 Fighting Falcons hasta helicópteros artillados Apache AH-64 y carros de combate principales M1A1 Abrams.

En 2017, el Acta de Contrarrestar los Adversos de América a través de Sanciones (CAATSA) se convirtió en ley federal. Bajo esa ley, cualquier país que haga una “transacción significativa” con el sector de defensa de Rusia debe enfrentar a sanciones de EE.UU. El acuerdo de los aviones Su-35, estimado en 2.000 millones de dólares, constituye sin duda alguna una “transacción significativa”.

Egipto ya ha gastado miles de millones de dólares en material militar avanzado tanto de Rusia como de Francia en los últimos años. Compró dos naves de asalto anfibio clase Mistral y una flota de avanzados aviones de combate multifuncionales Rafale de Francia.

De Rusia, Egipto adquirió más cantidad de material militar de fabricación rusa en la década de 2010, que desde la década de 1970. Las adquisiciones hasta la fecha incluyen una flota de MiG-29M/M2 Fulcrums, helicópteros de ataque Ka-52 y sistemas avanzados de misiles de defensa aérea S-300. El Cairo ordenó estas armas antes de que el CAATSA se convirtiera en ley.

Es probable que estas compras estuvieran dirigidas, al menos parcialmente, a diversificar las fuentes del material militar de Egipto para que dependiera menos de Washington y fuera menos vulnerable a cualquier posible embargo de armas de Estados Unidos.

Además, algunos de estos sistemas de armas dan a Egipto capacidades que hasta ahora no tenía.

Por ejemplo, la flota egipcia de F-16 carece claramente de misiles aire-aire de largo alcance AIM-120 AMRAAM, que poseen la mayoría de los demás F-16 de las fuerzas aéreas de Oriente Medio, con la notable excepción del Iraq.

Los Rafales de Egipto, por otro lado, están armados con misiles aire-aire Meteor más allá del alcance visual. Si los nuevos Su-35 supermaniobrables de Egipto están armados con misiles R-77, el equivalente ruso del AMRAAM, entonces sus cazas franceses y rusos sin duda eclipsarán a los americanos en cuanto a sus capacidades aire-aire.

Si confía en que puede evitar o capear cualquier posible sanción estadounidense sobre su adquisición de los Su-35 y diversificar aún más su ejército en el proceso, El Cairo bien puede haber calculado que esta adquisición vale ese riesgo.

La adquisición por parte de Turquía de un avanzado sistema ruso ha resultado hasta ahora mucho más controvertida en Washington. El miembro de la OTAN compró y comenzó a recibir sistemas de misiles de defensa aérea de largo alcance S-400, tensando las relaciones con Estados Unidos.

Desde que se anunció el acuerdo de 2.500 millones de dólares hace tres años, los EE.UU. han advertido repetidamente a Turquía para que lo cancele. Ankara se ha negado rotundamente.

Cuando Turquía finalmente comenzó a recibir los primeros componentes del sistema en julio de 2019, los EE.UU. inmediatamente lo suspendieron del programa de Cazas de Ataque Conjunto F-35 y cancelaron el pedido de Turquía de una flota de esos sigilosos aviones de quinta generación.

El avión F-35 originalmente destinado a Turquía en una ceremonia en Texas en 2018.

Los F-35 inicialmente destinados a la Fuerza Aérea Turca ya están siendo destinados a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Según la CAATSA, la compra de Turquía también requiere sanciones de Estados Unidos. Sin embargo, la administración Trump ha evitado imponer ninguna hasta la fecha y se muestra reacia a hacerlo.

No obstante, es posible que pronto tenga que hacerlo.

En julio, la Cámara de Representantes aprobó el proyecto de ley de autorización de defensa anual que incluía una disposición bipartidista que pedía sanciones a Turquía por la adquisición del S-400. La legislación citaba la condición de la CAATSA para sancionar a los países que hicieran una “transacción significativa” con el sector de la defensa de Rusia.

El proyecto de ley requerirá que Trump imponga sanciones a Turquía en el plazo de un mes después de que se convierta en ley. Según sus términos, la única manera en que Turquía puede evitar estas sanciones es retirando todos los componentes del S-400 del país.

¿Cómo se llegó a esto?

Turquía carece de cualquier otro sistema de misiles de defensa aérea de largo alcance de gran altitud. Durante años, ha dependido de sistemas mucho más antiguos de mediana altitud como el MIM-23 Hawk, que son incompatibles con los sistemas más nuevos y avanzados como el S-400 o el MIM-104 Patriot americano.

Por lo tanto, es comprensible que Turquía quiera sistemas avanzados de defensa aérea. También es comprensible que no quiera tener que depender indefinidamente de los despliegues de misiles Patriot de EE.UU. o la OTAN para proteger su espacio aéreo.

En marzo de 2015, un misil Scud sirio se estrelló en la provincia fronteriza turca de Hatay, causando heridas leves a cinco civiles turcos y algunos daños materiales. Los misiles Patriot de la OTAN desplegados en el sur de Turquía ni siquiera intentaron interceptar el Scud, que afortunadamente no mató a nadie ni causó más daños.

Una de las razones por las que esos Patriots permanecieron inactivos fue porque el objetivo principal de su despliegue era proteger un radar en Turquía para rastrear los lanzamientos de misiles en el vecino Irán, y no proteger el territorio turco de esos misiles perdidos.

Más recientemente, Turquía no tenía defensas aéreas activas de gran altitud para desplegar en su frontera meridional con Siria durante los enfrentamientos sin precedentes con las fuerzas del régimen sirio en Idlib en febrero y marzo de 2020. Solicitó un despliegue Patriot de los Estados Unidos, Washington no desplegó ningún misil.

Si bien esos incidentes arrojan algo de luz sobre el motivo por el que Turquía buscó sus propias defensas aéreas de gran altitud, no explican por qué presionó para adquirir sistemas rusos en lugar de los estadounidenses u otros occidentales. Después de todo, comprar a los EE.UU. o a cualquier país occidental ciertamente no habría incurrido en sanciones o complicado gravemente su relación con el resto de la alianza de la OTAN.

Estados Unidos ofrecieron vender misiles Patriot a Turquía por 3.500 millones de dólares si cancelaban su trato con el S-400 en diciembre de 2018. Ankara se negó. La oferta de EE.UU. expiró automáticamente después de que Turquía recibiera sus primeros componentes del S-400 en julio de 2019. Ankara sigue abierta a la compra potencial de Patriots, pero sólo como complemento de los S-400, no en lugar de ellos.

Turquía declaró anteriormente que había decidido no comprar misiles Patriot ya que los EE.UU. se negaron a transferir la tecnología del misil como parte de cualquier acuerdo. Sin embargo, el acuerdo del S-400 no ha venido con ningún acuerdo de transferencia de tecnología hasta la fecha, por lo que esa razón difícilmente justifica la controvertida elección de Turquía.

Los primeros componentes de los misiles de defensa aérea S-400 de Turquía llegaron desde Rusia a Ankara en julio 2019.

Una teoría convincente que podría explicar por qué Turquía arriesgó y sacrificó tanto para tener en sus manos los S-400 se refiere al deseo del gobierno turco de defender el espacio aéreo de Ankara de otro intento de golpe de estado.

El 15 de julio de 2016, los conspiradores del golpe de estado se apoderaron de algunos F-16 turcos y bombardearon Ankara, incluyendo el parlamento turco. Las defensas aéreas construidas por Turquía en Occidente resultaron ineficaces contra la propia fuerza aérea de Turquía.

En caso de otro intento de golpe similar, los S-400 turcos que no están integrados en las redes de defensa aérea del país podrían combatir rápidamente esas amenazas aéreas.

Aunque los motivos reales de estas adquisiciones siguen sin estar claros, lo que sí está claro es que tanto El Cairo como Ankara creen que los beneficios de utilizar material ruso tan avanzado superan los riesgos de enfrentarse a su aliado americano.

Paul Iddon.

12 thoughts on “¿Por qué Egipto y Turquía se arriesgan a sanciones de Estados Unidos por la compra de los sistemas de armas rusos?

  • el 6 agosto, 2020 a las 11:55
    Permalink

    Esto de jugar a dos bandas casi nunca sale bien. Esto aplica sobre todo a los Turcos. Se estan enemistando con sus socios occidentales para caer en lo brazos de su historico enemigo, con quien comparte una enorme frontera. No se como va a hacer frente Erdogan a los afanes expansionistas de Putin sin la dissuasion de EEUU.

    Respuesta
  • el 6 agosto, 2020 a las 14:25
    Permalink

    Vaya vaya es increíble la demanda de chatarra rusa como dicen algunos genios que parece que saben de todo, son como los tertulianos de la TV ,en fin parece que la profesión de chatarrero está en alza.

    Respuesta
  • el 6 agosto, 2020 a las 17:07
    Permalink

    A los turcos les comienza a pesar el papel de aventureros en Libia, no mejor estan los rusos, interesante escenario

    Respuesta
  • el 6 agosto, 2020 a las 19:40
    Permalink

    Los buenos hermanos musulmanes a la orden del dia, que se cosan entre ellos, es su cultura y hay que respetarla!

    Respuesta
  • el 6 agosto, 2020 a las 23:25
    Permalink

    chatarra es lo que vende occidente y usa,eso si chatarra y muy cara

    Respuesta
    • el 9 agosto, 2020 a las 17:48
      Permalink

      Como les gustaria a los rusos y chinos tener la ”chatarra” occidentanl, recuerdas los mistral?

      Respuesta
  • el 7 agosto, 2020 a las 03:00
    Permalink

    Si.. seguramente son muy pragmáticos cómo lo afirma el artículo, aunque también puede que aún tengan dignidad como para tomar desiciones independientes, e ignorar la intervención extranjera unilateral.

    Respuesta
  • el 7 agosto, 2020 a las 12:07
    Permalink

    Cuando tantos países están interesados por el material ruso por algo será y más concretamente con el sujoi 35, a pesar del ardor de estómago que les da a los genios antirusos cuando leen estas noticias.

    Respuesta
  • el 7 agosto, 2020 a las 17:24
    Permalink

    Pero es que además se han estado matando entre sí hasta hace poco en Siria!!
    La verdad es que hay cosas que no entiendo ni entenderé nunca….

    Respuesta
  • el 8 agosto, 2020 a las 17:57
    Permalink

    Uno de los pros de la chatarra rusa es que hay comisiones aseguradas para los generales y políticos a cargo.

    Respuesta
  • el 9 agosto, 2020 a las 14:21
    Permalink

    Es por todo esto por lo que Europa tiene que ser autosuficiente en fabricación de armamento puntero, para no depender ni de useños ni de comunistas rusos y chinos. El futuro de Europa ya está escrito y es la PESCO – ADE. Sólo así Europa volverá a ser soberana y relevante, aparte que se generará una gran industria de defensa propia y más PIB y puestos de trabajo, muchos de ellos especializados y de gran valor añadido.

    Respuesta
    • el 9 agosto, 2020 a las 17:49
      Permalink

      No vivas de sueños recuerda que por la compra de armas ganan dinero nuestros politicos!

      Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com