Por qué el bombardero Tu-22 de Rusia fue un fracaso.

El bombardero no funcionó tan bien como Moscú pretendía. Eventualmente, los soviéticos mejoraron el avión e hicieron el venerable Tu-22M.

El Tu-22M demostró ser un bombardero capaz, pero su predecesor, el desafortunado Tu-22, lo pasó peor. Fue el primer bombardero soviético supersónico.

Aunque el Tu-22 tenía algunas características que parecían ser beneficiosas, al menos en apariencia, no era agradable de volar. Tenía dos motores montados sobre el fuselaje cerca del ensamblaje de la cola. La alta colocación de los motores complicaba un poco el mantenimiento, y el personal de tierra necesitaba andamios para acceder a las elevadas turbinas.

Las alas del Tu-22 eran muy amplias, lo que le daba al avión buenas propiedades aerodinámicas a velocidades transónicas y supersónicas, pero un mal funcionamiento a velocidades subsónicas. También tenía un morro largo y puntiagudo, algo que recordaba al avión supersónico Concorde y, como los pilotos del Concorde, los pilotos del Tu-22 se esforzaban por ver la pista al aterrizar.

El bombardero necesitaba largos despegues para poder volar debido a la baja elevación generada por las alas de gran tamaño del fuselaje. Además, el aterrizaje se hacía a velocidades más altas que las que estaban acostumbrados los pilotos que hacían la transición al Tu-22 desde otros aviones, lo que hacía que el aterrizaje fuera una operación peligrosa para los pilotos inexpertos.

Los primeros Tu-22 tenían una desagradable tendencia a golpear la cola al despegar. La capa que cubría el fuselaje también tendía a calentarse durante el vuelo supersónico, lo que afectaba negativamente a los controles y las características de vuelo del avión.

Además, el Tu-22 tenía una disposición de asientos única. El piloto se sentaba a la izquierda, y el oficial de armas un poco más atrás. El navegante se sentaba debajo de ellos, dentro del fuselaje del avión. En caso de emergencia, el navegante sería expulsado por el fondo del avión.

Para armamento defensivo, el Tu-22 tenía un único cañón automático de 23 milímetros fijado a la cola. Como el oficial de armas no podía ver hacia dónde apuntaba el cañón, se usaba un radar de armas como ayuda para apuntar.

Además de un surtido de bombas no guiadas de tamaño medio, el Tu-22 podía llevar la enorme bomba no guiada FAB-9000. Como su nombre indica, la FAB-9000 pesaba 9.000 kilogramos, o casi 20.000 libras y estaba lleno de altos explosivos y creando una explosión masiva. Las FAB-9000 se usaron durante la guerra entre Irán e Irak, cuando los pilotos iraquíes usaron la enorme bomba para atacar a las ciudades iraníes.

Además de una carga de bombas, el Tu-22 podía llevar equipo de fotografía y ser usado en un papel de fotografía aérea.

Los Tu-22 se utilizaron para el foto-reconocimiento durante la participación de la Unión Soviética en Afganistán. Aunque los fuselajes y los pilotos tenían el equipo y el entrenamiento necesarios para el reconocimiento aéreo, una combinación de condiciones polvorientas y fangosas en los aeródromos locales afganos obstaculizaban su función de observación aérea.

Finalmente el Tu-22 fue reemplazado por el más moderno Tu-22M (designación OTAN Backfire). El Tu-22M también tiene características supersónicas, pero es un avión de geometría variable que tiene características superiores de maniobrabilidad, es más capaz y tiene una ergonomía más favorable para el piloto. El Tu-22 probablemente no se perdió del todo y sirvió para alcanzar un mejor avión en la versión M. Se fabricaron unas 500 unidades de todas sus variantes y todavía permanece en servicio con la Fuerza Aérea de Rusia.

Tu-22M3

Caleb Larsen

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.