Por qué Estados Unidos no debería construir más bases en el extranjero.

Estados Unidos mantiene casi 800 bases militares en más de 70 países, lo que supera con creces los requisitos de seguridad que demanda la sociedad norteamericana. Las tropas estadounidenses ya están posicionadas para responder a cualquier amenaza en cualquier parte del mundo, sin embargo, la mayoría de los aliados quieren tropas y bases estadounidenses porque eso obligaría a ser los primeros en respondedor ante cualquier peligro contra esos países.

Esta es la razón por la cual el ministro de Defensa de Polonia mantuvo recientemente conversaciones con funcionarios estadounidenses acerca de “tener miles de tropas estadounidenses permanentemente estacionadas como elemento de disuasión en Polonia”. Polonia cree que esto disuadiría y defendería a Polonia y a sus vecinos bálticos contra Rusia, que potencialmente podría cerrar, a través del territorio polaco, la corta frontera entre su enclave de Kaliningrado y Bielorrusia, aislando a los bálticos del resto de la OTAN .

Tal medida sería imprudente e innecesaria para Estados Unidos, especialmente cuando ya se ha garantizado la seguridad de Polonia a través de su pertenencia a la OTAN, así como la presencia de miles de soldados estadounidenses en la vecina Alemania .

El deseo del gobierno polaco de tener tropas estadounidenses en su país es esencialmente el equivalente a obtener escudos humanos para sí mismo. Es mucho menos probable que una potencia hostil -Rusia en este caso- inicie abiertamente hostilidades contra Polonia si hubiera soldados estadounidenses estacionados allí.

Pero en el caso de que las hostilidades se intensifiquen, Estados Unidos podría verse arrastrado a una importante confrontación con una gran potencia, que de otro modo podrían haber sido enfrentamientos relativamente menores y manejables. Desafortunadamente, esto es parte de una tendencia en la que el poder militar de Estados Unidos se está usando en lugar de la diplomacia, respaldada por la fuerza militar, para resolver los problemas.

Sabemos por el ejemplo de Siria lo peligroso que es tener militares estadounidense y ruso en el mismo país, ya que es solo cuestión de tiempo antes de que sus soldados choquen. A principios de este año, aviones estadounidenses mataron presuntamente hasta 100 mercenarios rusos en Siria; tales incidentes no pueden ocurrir sin represalias para siempre, ya que sería inaceptable por razones internas tanto en Rusia como en los Estados Unidos no buscar venganza después de cierto punto.

Corea del Norte no es una amenaza directa para Estados Unidos. Sin embargo, es una amenaza para Estados Unidos en virtud de la presencia de soldados estadounidenses en Corea del Sur y Japón, muchos de los cuales se convertirían en víctimas si la tensión se intensifica en la península coreana.

Por eso, hablar de reducir los niveles de tropas estadounidenses pone nerviosos a los líderes de países como Corea del Sur y Japón. Como dijo Shin Won-sik, un general retirado de tres estrellas de Corea del Sur: “Para Corea del Sur, vivir con una Corea del Norte armada con armas nucleares es mucho mejor que vivir sin tropas estadounidenses; si se van, perderemos la prueba de que los americanos nos defenderán”.

Como sucede con cualquier programa o burocracia arraigada, una vez que se establezcan las bases militares, se buscarán nuevas razones para justificar su existencia, incluso en regiones fuera de Asia Oriental y Europa que son irrelevantes para mantener la prosperidad y seguridad de Estados Unidos. Casi cualquier problema local, cualquier espacio sin gobierno que pudiera ser utilizado por militantes y terroristas, ha asumido ahora las características de ser una amenaza inmediata para la seguridad nacional de Estados Unidos, justificando todo tipo de primeras respuestas y operaciones militares.

Como ejemplo reciente, el país africano de Níger, donde unos 800 soldados estadounidenses se encuentran ahora en una nueva gran base en la ciudad sahariana de Agadez. El 4 de octubre de 2017, cuatro soldados estadounidenses murieron en una emboscada en Níger. Los atacantes estaban vinculados al grupo del Estado Islámico.

Posteriormente a este suceso, la presencia militar en toda África Occidental ha aumentado. Pero esto simplemente garantizará que el ejército participará en más operaciones, algunas de las cuales podrían provocar bajas y luego una escalada en espiral por parte de las fuerzas estadounidenses, la mejor receta para un conflicto constante.

Más soldados estadounidenses estacionados en todo el mundo, en lugares como Polonia, los países bálticos o el Golfo, simplemente aseguran seguir enredados como proveedores de tropas de primera línea para los aliados, independientemente de los intereses nacionales. 

Akhilesh “Akhi” Pillalamarri- Defense News.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com