Por qué la Fuerza Aérea de EE.UU. necesita el nuevo F-15X.

Toda la fuerza de vuelo del ejército estadounidense, la Fuerza Aérea, la Armada y el Cuerpo de Marines, dependen ahora del despliegue de un solo avión: el F-35. Se suponía que tener un solo modelo ahorraría dinero al país, porque teóricamente sería más fácil reparar o reemplazar los aviones si tenían avería. También podría ahorrar tiempo de formación, tiempo de diseño y tiempo de fabricación. El avión, denominado “Joint Strike Fighter” (JSF) reemplazaría al menos a otros cinco tipos de aeronaves en todos los servicios.

Lamentablemente, el intento de racionalización ha tenido exactamente el efecto contrario. La Marina necesita aviones que puedan hacer una cosa: aterrizar en una pista corta como los portaaviones. El Cuerpo de Marines necesita aviones que puedan hacer algo completamente diferente: aterrizar verticalmente en una zona de guerra y la Fuerza Aérea quiere aviones que puedan lanzar cargas útiles a distancia, además de que puedan acercarse sigilosamente a los enemigos usando tecnología de ocultación. Tres ideas muy diferentes, todas incorporadas en una plataforma construida por un solo contratista de defensa: Lockheed Martin. Para ser claros, una misma talla no sirve para todos.

“Durante más de dos décadas, el F-35 ha sido el símbolo de todo lo que está mal visto en los contratos de defensa: atrasado, por encima del presupuesto e, inicialmente, sobrevendido”, explica un artículo en profundidad en Popular Mechanics un reportero que ha seguido de cerca al F-35 a lo largo del ciclo de vida que tiene el avión. Al tratar de eliminar la forma natural de competencia que brinda el tener varias plataformas de armas en una sola, el Pentágono ha terminado creando una plataforma que no satisface plenamente a ninguna de las necesidades que tiene cada ejército.

“¿Quién es el culpable de una desgracia de 20 años?”, pregunta Popular Mechanics. La respuesta parece ser: Todos han perdido algo. “En 2013, Michael Sullivan, de la GAO (Government Accountability Office), afirmó que Lockheed no había logrado un comienzo rápido en la ingeniería de sistemas y no había entendido las tecnologías involucradas en el lanzamiento del programa. Sin embargo, un estudio del RAND (el organismo que aborda el interés público de las 100 empresas más justas de Estados Unidos) del mismo año, descubrió que las tres variantes del F-35 se habían alejado tanto durante el desarrollo, que tener un diseño de base única para las tres, podían resultar más costosas que si los servicios hubieran construido aviones por separado y adaptados a sus propias necesidades desde el primer momento.”

La Fuerza Aérea, inteligentemente, quiere actualizar y comenzar a desplegar el F-15X, que será construido por Boeing. Este avión está basado en una plataforma que ha estado funcionando durante décadas. Los pilotos ya están familiarizados con las especificaciones, y está listo para su puesta en marcha. De hecho, algunos aliados ya han solicitado el modelo F-15X, y se puede aprovechar su experiencia para ofrecer un avión que hace exactamente lo que necesita la Fuerza Aérea.

Hay que tener en cuenta que se trata de un complemento. Al desplegar el modelo F-15X, los militares no quieren dejar de lado al F-35. “Si la Fuerza Aérea decide tener el F-15, no será a expensas de disminuir las cantidades de F-35 dice la CEO de Lockheed Martin, Marillyn Hewson. No es elegir una de las dos cosas, y eso es una ventaja.

El ejército necesita todas las herramientas para derrotar a sus rivales. Tener un F-15 actualizado tiene sentido, y permitirá que la Fuerza Aérea haga más, de manera más eficiente. La elección es buena. Asegurándose de que la Fuerza Aérea lo tenga.

Steve Gruber- Newsmax

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.