¿Por qué los destructores DDG 51 Flight III de la Marina de EE. UU. son algo especial?

Aunque el tamaño exacto y la configuración de la futura flota de la Armada de EE.UU. puede estar aún en proceso de cambio, la marina continúa con los esfuerzos para añadir nuevos buques de guerra más capaces y fuertemente armados a la flota.

La Armada no sólo ha contratado hasta diez nuevos destructores de alta tecnología DDG 51 Flight III, sino que también continúa construyendo nuevos DDG 51 Flight IIA, buques que están siendo equipados con una nueva generación de tecnología de radar, armamento de defensa contra misiles balísticos y energía eléctrica a bordo para apoyar armas emergentes como los láser.

El nuevo DDG 118, que se llamará USS Daniel Inouye, acaba de completar lo que se denomina Ensayos de Constructores, una serie de demostraciones en puerto y en el mar que permiten al constructor del buque y a la Marina evaluar la nave y prepararla para el servicio operativo, el despliegue y, si es necesario, la guerra marítima.

El Comando de Sistemas Marítimos Navales ha publicado un informe que detalla el éxito de los ensayos de construcción del futuro destructor, dando crédito a los desarrolladores de la Marina y al constructor naval General Dynamics Bath Iron Works.

” El Daniel Inouye está equipado con el sistema de combate Aegis Baseline 9, que incluye la capacidad de Defensa Integrada de Aire y Misiles y una capacidad mejorada de Defensa de Misiles Balísticos. Este sistema ofrece un rápido tiempo de reacción, gran potencia de fuego y una mayor capacidad de contramedidas electrónicas contra una variedad de amenazas”, afirma el informe de la NAVSEA.

El USS Donald Cook (DDG-75) clase Arleigh Burke a su paso por Estambul.

Aegis es un sistema integrado de sensores, radares y control de fuego que en los últimos años ha pasado por un gran número de actualizaciones y mejoras de software para ayudar a los buques de guerra de la Armada a detectar y destruir mejor los misiles de crucero antibuque, misiles balísticos y otros tipos de ataques enemigos. Parte de los sistemas que se están construyendo en el DDG 118 es una variante de la tecnología de radar SPY-6 de Raytheon, un sistema de detección de amenazas emergentes que incorpora mejoras exponenciales en el alcance y la sensibilidad. El radar SPY-6 puede encontrar y rastrear objetos de amenaza a dos veces las distancias y a la mitad del tamaño de los sistemas de radar actuales. Parte del fundamento de estas mejoras en el radar es ayudar a racionalizar los sensores y las defensas de las naves para que funcionen con una envoltura de detección de amenazas más amplia y eficiente.

El transmisor de radar SPY-6 de Raytheon utiliza un material conocido como Nitruro de Galio (GaN) de grado militar, una sustancia que, según explicaron los desarrolladores de Raytheon, es hasta mil veces más eficiente que el Arseniuro de Galio que se utiliza actualmente.

” El GaN convierte la energía eléctrica en radar, creando una mayor eficiencia que nos permite ver un objeto más pequeño”, dijo Scott Spence, Director de Sistemas de Radar Naval para Sistemas de Defensa Integrados, Raytheon.

 El informe de NAVSEA menciona que también se están construyendo otros barcos como los futuros destructores de clase Arleigh Burke Carl M. Levin (DDG 120), John Basilone (DDG 122), Harvey C. Barnum (DDG 124), Patrick Gallagher (DDG 127), y su primer barco de Vuelo III, Louis H. Wilson, Jr. (DDG 126), así como el futuro destructor clase Zumwalt, Lyndon B. Johnson (DDG 1002).

Los próximos pasos para el futuro USS Daniel Inouye serán completar lo que se llama Juicios de Aceptación con la Junta de Inspección y Estudio de la Armada en 2021.

Kris Osborn

4 thoughts on “¿Por qué los destructores DDG 51 Flight III de la Marina de EE. UU. son algo especial?

  • el 24 diciembre, 2020 a las 11:44
    Permalink

    El 3 debe de ser mucho más caro que el 2a, sino no me explico que sigan con los de tipo 2a en construcción….

    Respuesta
    • el 24 diciembre, 2020 a las 14:53
      Permalink

      Terminar contratos firmados…..

      Respuesta
    • el 24 diciembre, 2020 a las 15:00
      Permalink

      El tema no es la diferencia de precio que, evidentemente, es mayor. El problema radica en que los periodos de construcción de un barco son muy dilatados. Entre que un barco es encargado y contratado y el momento en que es puesto en servicio pueden pasar, fácilmente, 5 años. Aparte de eso la Marina de USA realiza contratos plurianuales de incluso 10 años en los que encarga varios barcos que no se ponen en construcción simultáneamente. Eso hace que las evoluciones tecnológicas se vayan implementando conforme se van desarrollando y surjan desarrollos nuevos que sean simultáneos en el tiempo como este caso. Aparte de eso, las diferencias entre los FLIGT II y III son lo suficientemente grandes como para que resulte más costoso modificar los barcos ya en construcción que terminarlos y dedicar el dinero a nuevos barcos Flight III. Tb ayuda a incrementar el nº de buques en servicio. Algo muy necesario.

      Respuesta
  • el 24 diciembre, 2020 a las 15:06
    Permalink

    Aparte de todo ello, los Flight III también van a ir sustituyendo a los cruceros Ticonderoga más antiguos que quedan en servicio (algunos de los cuales ya deberían haber sido dados de baja) . El proyecto de nuevo crucero está aun por decidir si se va a llevar adelante o no. Mientras tanto su función la van a ir asumiendo los Flight III y algunos Flight II mejorados.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com