Presentado el primer F-35A de producción nacional construido por Japón en el centro de Nagoya.

AX-5, el primer F-35A ensamblado en Japón fue presentado ayer en Nagoya, Japón.

La ceremonia de presentación tuvo lugar en las instalación FACO (F-35 Final Assembly and Check Out) de MHI, operada por Mitsubishi con la asistencia del contratista principal del F-35 Lockheed Martin y la supervisión del gobierno estadounidense. La instalación en Nagoya, Japón, es la tercera ubicación para montar un avión F-35, siguiendo la línea original en Fort Worth, Texas y el FACO italiano en Cameri, Italia.

El evento de la inauguración contó con la asistencia de más de 200 personas, incluyendo líderes en la industria de la defensa y los gobiernos de Japón y Estados Unidos. Entre los asistentes estuvieron el teniente general Jerry Martínez, comandante de las fuerzas estadounidenses en Japón y de la 5ª Fuerza Aérea, y el viceministro de Defensa de Japón, Kenji Wakamiya.

“Ver el primer F-35A construido en Japón es un testimonio de la naturaleza global de este programa”, dijo el vice-almirante Mat Winter, ejecutivo del programa F-35. “El F-35 aumentará la fuerza de nuestras alianzas de seguridad y reforzará los lazos establecidos con nuestros aliados a través de oportunidades de entrenamiento, ejercicios y eventos militares”.

Además de montar los aviones de combate de quinta generación, el Departamento de Defensa de EE.UU. seleccionó la instalación FACO de Nagoya en 2014 para llevar a cabo las revisiones de grandes aviones ​​y el mantenimiento de motores para la región del Norte de Asia y el Pacífico. El ex jefe del programa F-35, teniente general Chris Bogdan, dijo en 2014 que Japón invirtió sus propios fondos en la construcción de esta instalación y fue un factor importante en su selección.

Al igual que el FACO italiano en Cameri, el FACO de Japón es operado por la empresa aeroespacial local, Mitsubishi Heavy Industries con la asistencia técnica de Lockheed Martin y la supervisión del Gobierno de los Estados Unidos.

Lockheed Martin ha entregado cuatro F-35As de su línea de montaje en Fort Worth, Tejas, a la Fuerza de Autodefensa de Japón, los 38 F-35A restantes de la JASDF, serán montados en el FACO de Nagoya.

Mientras tanto, Italia ha fabricado siete aviones F-35A en sus instalaciones del FACO en Cameri, al norte de Italia, a partir de mayo.

Cuatro de estos aviones, están participando en entrenamiento experimental en la base de la fuerza aérea estadounidense en Lucas, Arizona. Tres están ahora en funcionamiento y han volado más de 100 horas desde la base, incluyendo el reabastecimiento con los tanqueros B767 de la Fuerza Aérea italiana y las salidas conjuntas con los Eurofighters italianos, los aviones de entrenamiento M-346 y el nuevo avión Gulfstream, de Airborne Early Warning.

El 5 de mayo, la instalación  FACO en Italia dio a conocer su primer F-35B que es también el primero que se produce fuera de los EE.UU.

El Ministerio de Defensa japonés seleccionó al Joint Strike Fighter F-35A como el avión de defensa aérea de la próxima generación de la Fuerza de Autodefensa de Japón en diciembre de 2011, con un pedido de 42 F-35As que se sumarán a los 10 que ya se encuentran en la base aérea Misawa de EEUU, situada en la isla de Honshu.

La rótula de baja visibilidad “Hinomaru” de la JASDF aplicada al F-35A AX-5 y visible en la imagen superior parece ser ligeramente más evidente y reconocible que la presentada por el primer JASDF F-35A AX-1), que fue lanzado en la planta Dallas-Fort Worth de Lockheed Martin el 23 de septiembre de 2016.

Una captura de pantalla del video de la ceremonia de lanzamiento del primer JASDF F-35A el 23 de septiembre de 2016.

De acuerdo con la Ley de control de exportaciones de armas, el Gobierno de EEUU puede otorgar a otras naciones préstamos directos para que ellas puedan adquirir equipos militares del país norteamericano.

Se espera que los 42 cazas sean suministrados  bajo el programa de ventas militares al exterior (FMS, por sus siglas en inglés) previsto en la mencionada ley.

Según este programa, Japón tiene que comprar aeronaves estadounidenses a través del Gobierno de EEUU para que las autoridades norteamericanas puedan mantener el control sobre lo que consideran tecnología sensible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *