Putin pospone el desfile militar del Día de la Victoria por el coronavirus.

El presidente Vladimir Putin, citando la creciente crisis del coronavirus, dijo el jueves que Rusia pospondrá sus celebraciones del 9 de mayo, incluido un gran desfile militar en la Plaza Roja para conmemorar los 75 años de la victoria soviética en la Segunda Guerra Mundial. 

El Kremlin esperaba celebrar el aniversario con especial pompa este año y que asistirían una serie de líderes mundiales, pero Putin dijo en comentarios a la televisión ​​que no había más remedio que retrasar el evento.

“Los riesgos asociados con una epidemia que no ha alcanzado su punto máximo son extremadamente altos. Y esto no me da el derecho de comenzar los preparativos para el desfile y otros eventos públicos”, dijo.

El número de casos de coronavirus en Rusia ha comenzado a aumentar considerablemente este mes, aunque había informado de muchas menos infecciones que muchos países de Europa occidental en las primeras etapas del brote.

Rusia confirmó 3.448 nuevos casos el jueves, un aumento diario récord que elevó su recuento nacional a 27.938. Las autoridades dicen que han muerto 232 personas.

Varias organizaciones de veteranos de guerra apelaron a Putin esta semana para posponer el desfile, diciendo que querían que fuera un evento memorable y espectacular, algo que parecía poco probable con Moscú y muchas de las regiones de Rusia observando un cierre.

En comentarios emitidos por la televisión estatal en todo el país el jueves, Putin no dijo cuándo tendría lugar el desfile, pero dijo que definitivamente sería este año.

En el poder como presidente o como primer ministro durante más de dos décadas, Putin supervisa el desfile militar del 9 de mayo todos los años desde una tribuna repleta de veteranos de guerra.

La campaña militar soviética en la Segunda Guerra Mundial se ha convertido en un tema delicado para Moscú antes del 75 aniversario. Putin ha acusado a los detractores de Rusia de disminuir el esfuerzo de guerra soviético y la gran pérdida de vidas del país.

Muchos líderes occidentales rechazaron la invitación del 9 de mayo después de que la anexión de Crimea en 2014 por parte de Rusia empujara las relaciones a los niveles más bajos de la posguerra fría, aunque este año el Kremlin esperaba que muchos líderes mundiales asistieran de nuevo.

Los jefes de 17 países, incluidos India, Francia, Cuba y Venezuela, confirmaron su asistencia a los actos de este año, dijo el Kremlin en agosto del año pasado.

El Kremlin había invitado al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pero Washington dijo que enviaría a su asesor de seguridad nacional, Robert O’Brien. Trump había querido ir, pero los asesores de la Casa Blanca le dijeron que no lo hiciera.

Reuters

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com