Pyongyang acusa a Seúl y Washington de ensayos atómicos en su contra.

Corea del Norte acusa a EE.UU. y Corea del Sur de haber ensayado el lanzamiento de bombas atómicas sobre su territorio.

A través de un comunicado publicado el jueves 16 de marzo por la agencia estatal KCNA Pyongyang ha vuelto a condenar las maniobras conjuntas anuales Foal eagle y Key resolve de Corea del Sur y Estados Unidos en territorio surcoreano considerándolas de “crecientes amenazas de ataque nuclear” por parte de los aliados.

Según indica la nota, una unidad de bombarderos estratégicos nucleares B-1B voló en la víspera desde Guam hasta territorio surcoreano donde “ensayaron durante una hora el lanzamiento de bombas nucleares cuyo objetivo sería realizar ataques preventivos contra importantes objetivos” de Corea del Norte.

Esto demuestra que la voluntad de realizar ataques atómicos preventivos por parte de los aliados “ha alcanzado una fase muy peligrosa”, añade el texto.

No obstante, el informe no ha sido confirmado por el Ministerio de Defensa surcoreano y las fuerzas estadounidenses desplegadas en el país asiático.

Corea del Norte advierte de que los ejercicios militares de EE.UU. y Corea del Sur en la península coreana llevarían a la región a una guerra nuclear.

En otro punto, Pyongyang también protesta por la llegada ayer miércoles del portaaviones nuclear Carl Vinson al puerto surcoreano de Busan para participar en los mencionados ejercicios.

Corea del Norte denuncia con insistencia que las maniobras militares conjuntas de su vecino sureño con EE.UU. son una prueba de invasión, y por ello Pyongyang seguirá desarrollando su potencial nuclear y programa de misiles.

Ha llegado incluso a prometer dar una respuesta a las maniobras, que considera una “invasión de su territorio”. De igual manera, ha advertido de que los ejercicios podrían derivar en una “guerra real” y conducir a la zona hacia un ‘desastre nuclear’.

La situación en la península coreana se ha agravado en las últimas semanas después de que Washington instalara el escudo antimisiles de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés) en Corea del Sur, lo que ha provocado, además, fuertes reacciones y críticas de Rusia y China.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *