Qatar negocia la compra del sistema ruso de defensa aérea S-400 “Triumph”.

En materia de defensa aérea, Qatar es uno de los países del Golfo mejor equipado de material bélico, incluso actualmente mantiene dos sistemas comprados a Estados Unidos como son los misiles Patriot PAC-3 y el THAAD (Terminal High Altitude Area Defense), que se suman a otros equipos del mismo tipo de menor alcance. Sin embargo, a primera vista, -que para sí quisieran muchos países de Europa-, para Doha, todo este abundante arsenal no es suficiente.

En octubre de 2017, con motivo de la visita a la capital Qatarí de Sergei Shoigu, Ministro de Defensa ruso, ambos países acordaron fortalecer sus vínculos militares, en particular en el ámbito de la defensa aérea, mediante un “Memorando de entendimiento” que abarcaba también el “suministros de armas”.

Por tanto, el anuncio hecho ayer 25 de enero por el embajador de Qatar en Moscú, no es sorprendente. Según sus declaraciones, Fahad bin Mohammed al-Attiyah dijo que su país está llevando a cabo negociaciones para adquirir baterías rusas de defensa aérea S-400 “Triumph”. Y las negociaciones  estarían incluso en una “etapa bastante avanzada”.

Esta circunstancia nos lleva a preguntarnos, ¿Cómo pueden los sistemas estadounidenses (o incluso europeos) y los sistemas rusos trabajar juntos? Esta pregunta también es válida para Arabia Saudita, que el pasado mes de octubre dijo que estaba considerando adquirir baterías S-400 mientras que su defensa aérea se basa en la actualidad en el Patriot PAC-3 y, muy pronto, en el THAAD. Otro país en la misma situación es Turquía, que ha hecho la misma elección, a pesar de los múltiples problemas de interoperabilidad que va a tener con la OTAN, y que, además, el gobierno turco tiene abierta una base militar en Qatar.

En una situación bastante fría que Qatar mantiene con las otras monarquías del Golfo Pérsico, debido a sus relaciones con Irán (de las que Rusia está muy cerca) y su apoyo a la Hermandad Musulmana (de ahí sus vínculos con el presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan), Qatar busca apoyos utilizando su chequera. Esto probablemente explica su frenética compra de aviones de combate a los Estados Unidos (el F-15 Eagle), de Francia con los (Rafale) y del Reino Unido con los (Eurofighter Typhoon). Probablemente, la lógica, es la misma con Moscú, con las negociaciones en torno al sistema S-400.

 

Sin embargo, este acercamiento entre Qatar y Rusia no estaba nada claro hace solo unos pocos años, ya que había tantos puntos de discordia, especialmente sobre Siria o, a principios de la década del 2000, sobre Chechenia, ya que el emirato fue acusado de financiar a grupos armados chechenos. Pero los intereses económicos (e incluso estratégicos) han superado claramente estas diferencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com