La reciente actividad militar turca en los aeródromos de Azerbaiyán y Libia plantea interrogantes sobre los objetivos de Ankara en esos países y los conflictos en los que se encuentran actualmente.

La reciente actividad militar turca en los aeródromos de Azerbaiyán y Libia plantea interrogantes sobre los objetivos de Ankara en esos países y los conflictos en los que se encuentran actualmente.

Las fotos satelitales tomadas el 3 de octubre mostraron dos aviones de combate F-16 estacionados en el Aeropuerto Internacional de Ganja en Azerbaiyán.

El análisis de las imágenes del satélite Planet Labs por el New York Times concluyó que los aviones probablemente pertenecen a la Fuerza Aérea Turca. La Fuerza Aérea de Azerbaiyán no posee ningún F-16.

Las imágenes también mostraron lo que parecía un avión de transporte CN-235 que el Times concluyó que también podría pertenecer a Turquía.

Turquía está apoyando a Azerbaiyán en su conflicto con Armenia por la disputada región de Nagorno-Karabakh, que estalló de nuevo el 27 de septiembre y ha visto la lucha más feroz para asolar esa región desde 1994.

No está claro el alcance de la participación militar de Turquía en este conflicto.

Una fuente anónima citada por Middle East Eye afirmó que los F-16 estaban “allí como elemento de disuasión contra cualquier ataque armenio a poblaciones civiles e instalaciones militares dentro de Azerbaiyán”.

“Los aviones no han participado en las operaciones de Azerbaiyán en la región de Karabaj ni han derribado un avión armenio, como afirmaba Ereván”, dijo la fuente.

Otra de las fuentes de Middle East Eye también dijo que los F-16 fueron trasladados fuera del aeropuerto el 4 de octubre tras un ataque con cohetes a Ganja. La fuente declaró que su presencia no disuadió de los ataques armenios.

Turquía desplegó F-16 en Azerbaiyán el 31 de julio para participar en el ejercicio de entrenamiento TurAz Qartali-2020 con el ejército de Azerbaiyán. Ese ejercicio estaba programado para terminar el 10 de agosto. Sin embargo, otras imágenes satelitales de Planet Labs mostraron seis F-16 y un posible CN-235 (muy probablemente el mismo avión de transporte que apareció en las imágenes del 3 de octubre) en Ganja el 10 de septiembre.

Ceremonia oficial después de la llegada del componente turco a Azerbaiyán para participar en los ejercicios conjuntos ‘TurAz Qartali-2020’, en Bakú, Azerbaiyán, el 31 de julio de 2020.

Las imágenes del 3 de octubre fueron más significativas, ya que parecen confirmar que Turquía todavía tenía al menos dos F-16 sobre el terreno en Azerbaiyán desde que comenzó este último conflicto.

Turquía bien podría haber mantenido esos F-16 allí, como afirman las fuentes de Middle East Eye, para disuadir los ataques armenios contra Ganja. Si este fuera realmente el caso, entonces su presencia podría haber sido un intento de replicar el despliegue encubierto de Rusia de aviones de combate MiG-29 Fulcrum y bombarderos Su-24 Fencer sin marcar a la base aérea libia de Al-Jufra, que está controlada por su aliado el Ejército Nacional Libio (LNA), en mayo. Después de todo, ese despliegue ruso se hizo claramente para advertir a las fuerzas del Gobierno del Acuerdo Nacional (GNA), respaldadas por Turquía, de que no avanzaran sobre Al-Jufra y la ciudad de Sirte, que era su objetivo declarado.

Sin embargo, Turquía no parece haber desplegado ninguna defensa aérea para proteger esos aviones mientras están en tierra. Confiar totalmente en las defensas aéreas de Azerbaiyán para su protección probablemente resultaría bastante arriesgado.

A finales de septiembre, Vardan Toganyan, el embajador armenio en Rusia, advirtió que Ereván está dispuesto a utilizar sus misiles balísticos de corto alcance 9K720 Iskander (nombre de la OTAN SS-26 Stone), construidos por Rusia, en Nagorno-Karabaj si Turquía despliega F-16 en el conflicto en apoyo de Bakú.

No está claro qué hacían esos F-16 en Ganja. También queda por ver en qué medida Turquía está directamente involucrada en este conflicto militarmente.

A principios de octubre, mientras el conflicto de Nagorno-Karabaj seguía su curso, Turquía continuó su acumulación en la base aérea de Al-Watiya, controlada por el GNA, en la parte occidental de Libia, cerca de las fronteras de ese país con Argelia y Túnez. Se rastreó un avión de transporte Hércules C-130E de la Fuerza Aérea Turca que volaba desde la base aérea de Etimesgut, cerca de Ankara, a al-Watiya.

No está claro qué llevaba el Hércules. Lo que sí está claro es que Turquía parece tener grandes planes para al-Watiya, que su aliado GNA capturó al LNA en una ofensiva respaldada por ataques de drones turcos en mayo. Actualmente está ampliando la longitud de la pista de aterrizaje de la base para acomodar más fácilmente aviones más grandes.

Ankara ha entregado sistemas de misiles de defensa aérea de corto alcance MIM-23 Hawk construidos por EE.UU. a una base aérea de importancia estratégica durante el verano. A principios de julio, esas baterías de defensa aérea fueron dañadas en un ataque aéreo. No está claro qué país llevó a cabo el ataque aéreo. Los atacantes probablemente usaron misiles de crucero Storm Shadow de largo alcance, posiblemente lanzados desde los aviones de combate egipcios Dassault Rafales de fabricación francesa o el Mirage 2000 de los Emiratos Árabes Unidos que operan desde el oeste de Egipto. Tanto Egipto como los Emiratos Árabes Unidos son grandes partidarios del LNA y se oponen firmemente a la presencia militar de Turquía en Libia.

Se ha establecido una tregua en Libia y la lucha entre el GNA y el LNA ha disminuido notablemente en los últimos 2 meses.

No está claro hasta qué punto Turquía quiere seguir adelante con su aumento militar en Libia, que ayudó decisivamente a cambiar las cosas en el conflicto a favor del GNA. El ataque de al-Watiya fue probablemente una advertencia de los patrocinadores extranjeros del LNA de que no tolerarán una mayor y más avanzada presencia militar turca en el país.

Ankara puede haber contemplado establecer tal presencia. En un artículo publicado en el periódico progubernamental Daily Sabah en junio, el columnista turco Okan Müderrisoğlu especuló con que Turquía podría incluso desplegar F-16 en el oeste de Libia. “Nadie debería sorprenderse si los F-16 turcos y los helicópteros de ataque son vistos en las bases militares de este país”, escribió. En julio, después del ataque de al-Watiya, otro columnista de Sabah, Hasan Basri Yalçın, llegó a sostener que Turquía necesitaba desplegar F-16 en Libia para proteger los logros del GNA en el conflicto y evitar cualquier posible intervención militar egipcia.

Sin embargo, sin una formidable red de defensa aérea establecida en el oeste de Libia, ese despliegue sería extremadamente arriesgado para los aviones turcos, como demostró acertadamente ese ataque de al-Watiya. No obstante, Turquía mostró el alcance de su fuerza aérea realizando un simulacro de ocho horas en junio en el que los F-16 turcos volaron por la costa de Libia.

Aunque sólo el tiempo dirá hasta qué punto el ejército turco se verá involucrado en última instancia en estos dos conflictos, sus recientes actividades demuestran que Ankara ciertamente trata de dar forma al resultado de ambos.

Paul Iddon

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com