Reglas de sigilo: un experto cree que la Fuerza Aérea debería evitar la compra del F-15X

“Tratar de adoptar aviones que pertenecen a los museos a la guerra en el siglo XXI es un error”.

La Fuerza Aérea de Estados Unidos no debería malgastar dinero en la compra de los nuevos F-15X cuando lo que realmente necesita es agregar cazas sigilosos, argumentó uno de los principales defensores de la fuerza aérea.

Los F-15 son “incapaces de sobrevivir contra las amenazas más preocupantes de nuestra estrategia de defensa nacional”. Afirma David Deptula, antiguo piloto de F-15 que ahora es el decano del Instituto Mitchell para Estudios Aeroespaciales en Virginia, en un artículo de opinión del 11 de febrero de 2019 para la revista Forbes.

Según se informa, la Fuerza Aérea planea solicitar el primero de unos 200 nuevos F-15X como parte de la solicitud de presupuesto para 2020 del servicio. La Fuerza Aérea compró por última vez los F-15 a Boeing en 2001.

El F-15X es una versión mejorada del emblemático caza bimotor que voló por primera vez en 1972. A principios de 2019, la Fuerza Aérea operaba 457 F-15, divididos aproximadamente en partes iguales entre cazas de superioridad aérea modelo C y D y caza-bombarderos modelo E.

Los F-15C y D datan de la década de 1980. Los F-15E en su mayoría son de la década de 1990. Los C y D vuelan patrullas defensivas sobre los Estados Unidos como parte de la misión de soberanía aérea de la Guardia Nacional Aérea. Solo dos escuadrones de F-15C en Japón se entrenan para la guerra de alta intensidad en el Océano Pacífico.

En todo el mundo, están en servicio 901 F-15. Las compras realizadas por Israel, Arabia Saudita, Corea del Sur, Singapur y Qatar ayudaron a Boeing a actualizar constantemente el diseño con motores y sensores más potentes y una carga de armas de mayor capacidad.

El último F-15X costará alrededor de 80 millones de dólares por avión y viene en dos variantes, según Tyler Rogoway, editor de la web The War Zone.

“El F-15CX será una configuración de un solo asiento, mientras que el F-15EX será un biplaza con una cabina trasera completamente equipada con una pantalla plana de área amplia, una pantalla montada en el casco y controles de vuelo completos” escribe Rogoway. “El F-15EX costará un par de millones de dólares más que su compañero de un solo asiento, pero estarán en la línea de producción de Boeing en St. Louis uno al lado del otro.

Según un informe, la Oficina de Evaluación de Costes y Programas del Pentágono presionó a la Fuerza Aérea para que comprara aviones F-15 después de concluir que el servicio no podía adquirir nuevos aviones furtivos F-35 de Lockheed Martin lo suficientemente rápido como para reequipar a la fuerza.

El jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea, el general David Goldfein, dijo a Noticias de Defensa que la compra de los F-15X no sigilosos no afectaría la adquisición de los F-35. Según afirmó el general ambos aviones “Se complementan, cada uno se hace mejor”.

Antes de seleccionar el F-15X, el Pentágono no tenía un plan firme para reemplazar los F-15C que tienen, en promedio, alrededor de 35 años. “Tenemos que actualizar la flota del F-15C porque no puedo permitirme no tener esa capacidad para hacer el trabajo y las misiones”, comentó Goldfein. 

Déptula objetó. “Las inversiones realizadas en la futura estructura de la fuerza de la Fuerza Aérea deben centrarse en los aviones de combate capaces de enfrentar con eficacia a los desafíos de seguridad identificados en las actuales estrategias militares y de seguridad nacional,” escribió.

“Específicamente, China y Rusia están avanzando radicalmente en sus capacidades militares que amenazan la preeminencia estratégica de Estados Unidos. Hay personas en el Departamento de Defensa que defienden  que la Fuerza Aérea compre nuevas versiones de aviones de combate heredados como un medio para lograr la eficiencia en función de los costes, que fueron diseñados en la década de 1960 y comenzaron a salir de las líneas de producción en la década de 1970. Tratar de adoptar aviones tan antiguos para la guerra en el siglo XXI es un error.”

Un F-15 es más rápido, vuela más lejos y lleva más armas que un F-35. El sigilo es la principal diferencia. Pero el sigilo no necesariamente ayuda al viejo F-15C en su misión principal de patrullar el espacio aéreo de Estados Unidos.

Incluso la CEO de Lockheed, Marillyn Hewson, rechazó la caracterización de Deptula. “Si eligen tener un pedido del F-15, no será a expensas de las cantidades del F-35”, dijo Hewson.

Pero el debate sobre el F-15X desmiente un consenso más amplio de que, independientemente de la combinación de cazas que se compren, es poco probable que la Fuerza Aérea se expanda significativamente.

En septiembre de 2018, la Secretaria de la Fuerza Aérea, Heather Wilson, anunció un plan para aumentar el servicio de 312 escuadrones de primera línea a 386. El plan se hizo eco del propio esfuerzo de la Marina para pasar de 287 barcos a 355.

Las expansiones gemelas probablemente costarían cientos de miles de millones de dólares. No es de extrañar, entonces, que la Armada haya comenzado a retirarse del plan de expansión.

Del mismo modo, en febrero de 2019, el CAPE del Pentágono llegó a la conclusión de que la Fuerza Aérea tenía suficientes buques cisterna, rompiendo bruscamente con la insistencia de Wilson de que la flota de buques cisterna debería crecer un tercio como parte del plan de 386 escuadrones del servicio.

Si la Fuerza Aérea compra F-15X por encima de la objeción de Deptula, es probable que los aviones mejorados probablemente sustituirán a los F-15 más antiguos de uno en uno para una misión principalmente doméstica, mientras que la Fuerza Aérea sigue añadiendo lentamente F-35 para la guerra de alta tecnología en el extranjero

David Axe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com