Rusia abandona el proyecto de un enorme destructor nuclear y los programas de fragatas de gran tamaño.

La Oficina de Diseño de Severnoye de Rusia ha detenido por completo el desarrollo de sus destructores del Proyecto 23560, también conocidos como clase Lider, y la fragata Proyecto 22350M, un derivado ampliado del Proyecto 22350 clase Almirante Gorshkov. La compañía ha dicho que estos barcos están entre sus ofertas de futuro más prometedoras y la interrupción de los dos programas ha generado dudas sobre su estabilidad financiera a largo plazo.

El periódico ruso Interfax informó el pasado sábado sobre los nuevos desarrollos en Severnoye, que forma parte de la United Shipbuilding Corporation, de propiedad estatal del país.

El Proyecto 23560 surgió públicamente por primera vez en 2015, pero para entonces, según los informes, ya llevaba dos años en desarrollo. El Centro Científico Estatal de Krylov había sido responsable del diseño real, que Severnoye construiría posteriormente.

El destructor Lider también conocido a veces como el Shkval, era claramente un proyecto extremadamente ambicioso desde el principio. Aunque originalmente estaba previsto que fuera una nave de guerra de propulsión convencional, los planes cambiaron posteriormente a un diseño de propulsión nuclear. Su desplazamiento previsto también creció de 12.000 toneladas previstas se pasaron a 19.000, ampliando su clasificación como un “destructor”. 

A modo de comparación, los destructores de la Armada de EE. UU. clase Flight III Arleigh Burke del Vuelo III tienen un desplazamiento de alrededor de 9.800 toneladas, igual al de sus cruceros de clase Ticonderoga. Los destructores sigilosos clase Zumwalt están más cerca de 16.000 toneladas. Con un desplazamiento de 19.000 toneladas, en cuanto a tamaño, los Liders estarían a medio camino entre los destructores más tradicionales y los cruceros de combate de la era nuclear soviética clase Kirov que tienen un desplazamiento de 28.000 toneladas con una carga de combate completa.

El diseño del Proyecto 23560 presentaba un armamento especialmente pesado, que incluía un conjunto de sistema de lanzamiento vertical con 64 celdas universales 3S14 capaces de disparar varias armas, incluyendo misiles de crucero de ataque terrestre Kalibr y misiles de crucero supersónicos antibuque Oniks. Según los informes, el misil de crucero hipersónico 3M22 Zircon todavía en desarrollo, también está siendo diseñado para funcionar con las dimensiones de la celda 3S14. Las naves también tendrían una variante naval de 56 celdas del sistema de misiles tierra-aire S-500, así como lanzadores separados para el misil tierra-aire de alcance medio Redut y los sistemas navales de defensa de punto Pantsir-M.

A partir de 2019, el coste estimado de cada destructor del Proyecto 23560 era de 100.000 millones de rublos, alrededor de 1.500 millones de dólares en ese momento, lo que es más barato que lo que la Marina de EE. UU. gastó en su mucho más pequeño, Arleigh Burkes de Flight II y con motor convencional. Esto parece excepcionalmente bajo para un barco de este tamaño y complejidad y parecería estar en conflicto con el hecho de que los altos costes contribuyeron a la decisión previa del gobierno ruso de suspender el proyecto en 2017. Hubo informes continuos de que el Kremlin todavía estaba planeando comenzar a construir el primero de estos barcos en 2022 o 2023, pero el informe de Severnoye de 2019 deja claro que todo el trabajo en el proyecto ya se ha detenido.

Lo que no se conoce es como de serio era el compromiso de Rusia en la persecución del destructor Lider y puede resultar que la interrupción de los trabajos de la fragata del Proyecto 22350M que Severnoye informó pueda tener un mayor impacto en el futuro de la Armada rusa, y en el astillero. Según los informes, el constructor del barco solo terminó el trabajo del diseño del barco en marzo de 2019. 

Proyecto 1155 Fregat, clase Udaloy, Vicealmirante Kulakov en servicio con la Flota del Norte.

El diseño del Proyecto 22350M es una importante mejora del actual Proyecto 22350 clase Almirante Gorshkov que presenta un casco más grande con 48 celdas de sistema de lanzamiento vertical y un desplazamiento de alrededor de 7.000 toneladas. El Almirante Gorshkov, el primero de su clase, que ya está en servicio es posiblemente el buque de guerra más moderno de la Armada rusa, desplaza 5.400 toneladas y tiene 16 celdas de sistema de lanzamiento vertical. Todas ellas capaces de disparar misiles de crucero Kalibr y Oniks, y se espera que eventualmente puedan acomodar el Zircon en el futuro.  

Otra fragata del Proyecto 22350, el Almirante Kasatonov, está actualmente en pruebas de mar y el Kremlin planea adquirir seis más, hasta un total de ocho. Se espera que al menos dos de estos barcos, los futuros Almirantes Amelko y Chichagov, que Severnoye construyó el año pasado, formen parte de una subclase de barcos con 24 celdas de sistema de lanzamiento vertical. Esto sigue siendo la mitad de lo que el constructor de los barcos había propuesto para el diseño mucho más grande del Proyecto 22350M.

El Proyecto 22350M había sido catalogado como un potencial reemplazo para los antiguos destructores de la era soviética Proyecto 956 Sarych y Proyecto 1155 Fregat, también conocidos como las clases Sovremenny y Udaloy, respectivamente. Ambas clases carecen notablemente de sistemas de lanzamiento vertical con células universales capaces de disparar los misiles navales más modernos de Rusia. 

Joseph Trevithick

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com