Rusia bota el submarino nuclear Kazán, el enemigo más formidable para la Armada de EEUU.

Rusia ha botado el submarino nuclear Kazán, capaz de portar misiles de crucero y el enemigo más temible para la Armada de EE.UU.

Según ha informado este viernes la agencia rusa de noticias RIA Novosti, el submarino nuclear ruso de la serie modernizada del proyecto Yasen-M, de cuarta generación, ha sido botado en uno de los astilleros de la ciudad de Severodvinsk, en el noroeste del país.

El Proyecto 885 Yasen (Clase Graney según el código OTAN) es un nuevo tipo de submarino de ataque ruso; la primera unidad de la clase llamado Severodvinsk entró en servicio en el año 2010.

Esta nueva clase de sumergibles, está basada en los submarinos multi propósito Schuka (Akula) y los Clase Alfa y tienen algunas características revolucionarias planteadas en los proyectos 705A y el 705D; poseen la capacidad de lanzar misiles nucleares de largo alcance y poder entrar en combate con otros submarinos similares. Tiene un desplazamiento menor a los Akula, y una mejor maniobrabilidad, debido a la mejora en sus reactores. La mayoría de los sistemas de control y navegación han sido copiados de las clases Schuka y Lira pero mejorados para el nuevo tipo de nave, posee además, el mismo tipo de automatización que la clase Lira o Alfa que requiere  un mínimo de tripulación cualificada.

“El submarino Kazán pertenece a la cuarta generación de los submarinos de propulsión nuclear y cuenta con características de diseño fundamentalmente nuevas. Es parte del proyecto modernizado del Yasen-M, caracterizado por modificaciones de equipos radioelectrónicos y el uso de materiales avanzados de fabricación rusa”, ha comentado la entidad fabricante Sevmash.

Tras botar el nuevo submarino Kazán en presencia de altos funcionarios de la Armada rusa, ahora  deberá pasar las importantes pruebas de fábrica y de homologación antes de ser entregado a la marina rusa.

Los submarinos nucleares multipropósito del proyecto modernizado Yasen-M (885M) —el más caro y avanzado en la historia naval rusa— cuentan con un desplazamiento de 13.800 toneladas, una profundidad de inmersión de 520 metros, una tripulación de 64 hombres, capacidad para realizar una travesía autónoma durante 100 días y una velocidad de navegación bajo la superficie de 31 nudos. Además, están armados con minas, torpedos de 533 milímetros y misiles de crucero Kalibr y Onix.

La Marina rusa recibirá el Kazán en 2018. Conforme a Michael Kofman, especialista en asuntos militares de Rusia del Centro de Análisis Navales de EE.UU., una vez que el buque entre en servicio, será el submarino enemigo más formidable al que se haya enfrentado la Marina de Estados Unidos.

Los esfuerzos de Rusia para mejorar la capacidad de su Armada coinciden con el aumento de la tensión con los países occidentales, sobre todo, con el Reino Unido, a raíz de una mayor presencia  en el Atlántico norte.

De hecho, según un informe publicado el pasado 6 de marzo, varios ex comandantes de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), entre ellos, el general estadounidense Philip Breedlove, advirtieron que el arsenal creciente de Rusia amenaza la misma “existencia” de Occidente y podría bloquear el tráfico marítimo entre Estados Unidos y Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *