Rusia cambia el enfoque para tratar de aplastar al ejército de Ucrania en el este

Al ver frustradas sus aspiraciones de una victoria rápida por la dura resistencia ucraniana, Rusia se ha centrado cada vez más en desgastar al ejército ucraniano en el este, con la esperanza de obligar a Kiev a ceder parte del territorio del país para posiblemente poner fin a la guerra.

El grueso del ejército ucraniano se concentra en el este de Ucrania, donde se ha enzarzado en combates con los separatistas apoyados por Moscú en un conflicto de casi ocho años. Si Rusia consigue rodear y destruir a las fuerzas ucranianas en el corazón industrial del país, llamado Donbás, podría intentar dictar sus condiciones a Kiev y, posiblemente, intentar dividir el país en dos.

Los militares rusos declararon el viernes que la “primera etapa de la operación” se había cumplido en gran medida, permitiendo a las tropas rusas concentrarse en su “objetivo principal: la liberación de Donbas.”

Muchos observadores dicen que el cambio de estrategia podría reflejar el reconocimiento del presidente Vladimir Putin de que su plan de bombardeo en Ucrania ha fracasado, lo que le obliga a reducir sus objetivos y a cambiar de táctica en medio de una guerra desastrosa que ha convertido a Rusia en un paria y ha diezmado su economía.

Funcionarios estadounidenses y británicos también han señalado que Moscú se ha centrado cada vez más en combatir a las fuerzas ucranianas en el este, mientras se atrinchera en torno a Kiev y otras grandes ciudades y las bombardea con cohetes y artillería.

El jefe de la inteligencia militar ucraniana, Kyrylo Budanov, dijo el domingo que el cambio de enfoque podría reflejar la esperanza de Putin de dividir a Ucrania en dos, como Corea del Norte y Corea del Sur, e imponer “una línea de separación entre las regiones ocupadas y las no ocupadas.”

“No puede tragarse todo el país”, dijo Budanov, añadiendo que Rusia parece estar intentando “meter los territorios ocupados en una única estructura cuasi-estatal y enfrentarla a la Ucrania independiente”.

Putin y sus generales no han revelado los objetivos militares específicos ni el calendario previsto, pero el Kremlin esperaba claramente una victoria rápida cuando las tropas rusas entraron en Ucrania desde el norte, el este y el sur el 24 de febrero.

Pero los intentos rusos de capturar rápidamente la capital ucraniana de Kiev, la segunda ciudad del país, Kharkiv, y otras grandes ciudades del noreste se han visto frustrados por las bien organizadas defensas ucranianas y los problemas logísticos que han paralizado la ofensiva rusa.

Las fuerzas rusas han bombardeado los alrededores de Kiev con artillería y ataques aéreos desde la distancia mientras dejaban en suspenso su ofensiva terrestre, táctica que también han utilizado al atacar Kharkiv, Chernihiv y Sumy en el noreste.

En algunos sectores, como la ciudad de Makariv, situada cerca de una carretera estratégica al oeste de Kiev, las tropas ucranianas han hecho retroceder a los rusos.

Los reporteros de Associated Press vieron un lanzacohetes ruso, un camión ruso quemado, el cuerpo de un soldado ruso y un tanque ucraniano destruido tras los combates de hace unos días. En el cercano pueblo de Yasnohorodka, la AP fue testigo de posiciones abandonadas por los soldados ucranianos, que se desplazaron más al oeste, pero ninguna señal de la presencia de tropas rusas.

Mykola Sunhurovskyi, analista militar del centro de estudios Razumkov, con sede en Kiev, dijo que Rusia ha abandonado por ahora los intentos de asaltar Kiev y otras grandes ciudades ucranianas y las está asediando para tratar de debilitar a Ucrania y ganar tiempo.

Las fuerzas rusas cercaron el puerto estratégico clave de Mariupol y lo asediaron durante semanas, martilleándolo con cohetes y artillería en una carnicería que mató a miles de civiles. La caída de Mariupol liberaría a las fuerzas rusas allí y les permitiría emprender un posible movimiento de pinza junto con otro grupo de tropas que se desplazan desde Kharkiv, en el noreste, para intentar rodear a los militares ucranianos en el este.

“Las fuerzas rusas parecen estar concentrando su esfuerzo para intentar el cerco de las fuerzas ucranianas que se enfrentan directamente a las regiones separatistas en el este del país, avanzando desde la dirección de Kharkiv en el norte y Mariupol en el sur”, dijo el domingo el Ministerio de Defensa británico.

Un alto funcionario de defensa de Estados Unidos también señaló el último enfoque ruso en Donbas. El funcionario dijo que Putin puede ahora esperar tomar el control total del este mientras mantiene a otras fuerzas ucranianas ocupadas con la defensa de Kiev y otras áreas y luego tratar de presionar al presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy para que entregue formalmente el control sobre Donbas y reconozca la propiedad rusa de Crimea, que Moscú anexó en 2014.

Un análisis publicado el sábado por el Instituto para el Estudio de la Guerra en Washington dijo que el grado en que los rusos pueden impulsar un movimiento acelerado para cortar Donbas dependerá en parte de lo pronto que sus fuerzas puedan obtener el control total de Mariupol y de lo mal que salgan de esa lucha. También señaló que una interrupción de la ofensiva rusa sobre Kiev podría reflejar “la incapacidad de las fuerzas rusas más que cualquier cambio en los objetivos o esfuerzos rusos en este momento”.

Mientras los militares rusos se han centrado cada vez más en desangrar a las tropas ucranianas en el este, han seguido utilizando su arsenal de misiles de crucero lanzados desde el aire y el mar para atacar metódicamente depósitos de combustible, arsenales militares y fábricas de armas en todo el país.

Philips P. Obrien, profesor de estudios estratégicos de la Universidad de St. Andrews, describió los ataques con misiles de crucero del sábado en Lviv, cerca de la frontera con Polonia, como parte de la estrategia rusa para cortar los suministros a las fuerzas ucranianas que luchan en el este.

“Seguirán queriendo interrumpir en la medida de lo posible el flujo de bienes y suministros de oeste a este, gran parte de los cuales comienzan su viaje alrededor de Lviv”, observó Obrien.

En la costa del Mar Negro, los rusos tomaron rápidamente el puerto de Kherson y avanzaron hasta las afueras del centro clave de construcción naval de Mykolaiv, donde su ofensiva se estancó.

Si las fuerzas rusas consiguen cercar Mykolaiv, Odesa y otros puertos del Mar Negro, habrán cortado por completo el acceso de Ucrania a su costa, en un golpe devastador para su economía. La toma de Odesa también permitirá a Moscú establecer un vínculo con la región separatista de Trans-Dniéster, en Moldavia, que alberga una base militar rusa.

A pesar de los temores ucranianos y occidentales, el ejército ruso no ha proseguido hasta ahora sus esfuerzos por rodear Mykolaiv y marchar hacia Odesa. Las autoridades ucranianas han señalado que el hecho de que Rusia no haya presionado su ofensiva a lo largo de la costa podría explicarse por el hecho de que la mayoría de sus tropas en el sur han permanecido encerradas en la batalla por Mariupol, donde han sufrido grandes pérdidas.

El viernes, el ejército ruso informó de que había perdido 1.351 soldados muertos y 3.825 heridos desde el inicio de la campaña, pero la OTAN estima que han muerto entre 7.000 y 12.000, potencialmente tantos como los que perdió la Unión Soviética en toda la guerra de 10 años en Afganistán.

Las grandes pérdidas y la lentitud de la ofensiva rusa podrían ser un factor que obligó a Putin a rebajar sus ambiciones y adoptar un enfoque más realista.

Volodymyr Fesenko, director del centro independiente Penta, con sede en Kiev, dijo que el desplazamiento declarado de Rusia hacia el este podría ser un intento de poner buena cara a su fallido bombardeo y reagruparse antes de la siguiente fase de los combates.

“Ambas partes necesitan un descanso ahora por varias razones, y el Kremlin lo está utilizando para reagrupar sus fuerzas y buscar nuevas tácticas sin cambiar su objetivo estratégico de someter a Ucrania”, dijo Fesenko a la AP.

“Las tácticas podrían cambiar desde un bombardeo hasta el asedio de ciudades, la destrucción de la economía y la infraestructura con bombardeos, el bloqueo de puertos y otras cosas. Putin tiene un amplio arsenal de medios de presión”.

“La dura resistencia ucraniana podría convertir la guerra en un conflicto prolongado, y entonces la cuestión de los recursos financieros y militares, incluidos los aviones de guerra y los tanques que Zelenskyy está instando a Occidente a proporcionar, será de importancia primordial”, declaró.

Associated Press

2 thoughts on “Rusia cambia el enfoque para tratar de aplastar al ejército de Ucrania en el este

  • el 29 marzo, 2022 a las 13:35
    Permalink

    Los rusos tratan de hacer lo mismo que les hicieron a los finlandeses en 1940, que se quedaron con el 10% de su territorio a cambio de paz, por eso Ucrania debe resistir y no ceder ante la pérdida de territorio, incluso hacer una gran ofensiva contra Crimea para recuperarla, una vez liberada Mariúpol y las zonas adyacentes. Mientras siga fluyendo el material occidental, los ucranianos irán poco a poco echando al invasor ruso, como bien dijo Zelensky, y los misiles antibuque ya son perentorios. SLAVA UKRAINI.

    Respuesta
  • el 29 marzo, 2022 a las 17:20
    Permalink

    David, desconoces totalmente lo que sucedió en 1954, el tratado consiguiente y como Ucrania incumplió dicho tratado en 1991.
    Si no conoces esa parte de la historia nunca sabrás el por qué de lo que sucede actualmente.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.