Rusia envía diez submarinos al Atlántico Norte en un ejercicio sin precedentes desde la Guerra Fría.

El ejercicio submarino ruso más extenso desde el final de la Guerra Fría se está llevando a cabo actualmente en las aguas del Atlántico Norte. Según los informes, no menos de 10 submarinos de la Armada rusa están involucrados, ocho de los cuales son de propulsión nuclear, según la inteligencia noruega. 

Se cree que el ejercicio masivo incluye pruebas de nuevas armas y el refuerzo de las capacidades de las distintas clases de submarinos implicados, incluyendo operaciones de larga duración, profundamente sumergidas. También es probable que el ejercicio ponga a prueba la capacidad de las fuerzas estadounidenses y de la OTAN para rastrear a los submarinos más capaces de Rusia a medida que atraviesan la brecha de Groenlandia, Islandia y Reino Unido, más conocida como la brecha GIUK, un importante cuello de botella estratégico que se vigila de cerca. Si los submarinos rusos pueden abrirse paso sin ser detectados, tienen muchas posibilidades de desaparecer en el Atlántico para realizar sus misiones potencialmente muy letales sin ser rastreados. Durante una guerra, esto puede incluir causar estragos en las flotillas navales y ejecutar ataques precisos contra objetivos terrestres clave. 

Submarino nuclear clase Sierra II

La agencia de noticias noruega NRK, que originalmente dio a conocer la noticia, afirma que la inteligencia noruega cree que tiene una idea aproximada de dónde se encuentran al menos algunos de los submarinos en la actualidad, pero esto podría cambiar, ya que el ejercicio podría durar hasta dos meses. El diario Observador de Barents tiene las áreas aproximadas:

Dos submarinos nucleares se encontrarían al oeste de la Isla del Oso, entre Svalbard y Finnmark, la parte más septentrional de la Noruega continental.

Dos submarinos estarían al sur y al este de la Isla del Oso, vigilando la entrada a la parte oriental del Mar de Barents.

Dos submarinos nucleares de la clase Sierra están entrenando en la parte norte del Mar de Noruega.

La clase Sierra II es uno de los submarinos de ataque rápido más capaces de Rusia, con sus cascos de titanio capaces de soportar profundidades mayores que sus homólogos de acero. También se sabe que son extremadamente silenciosos.

Submarino Delta-IV en el mar de Barents.

NRK también señala los supuestos objetivos del simulacro a gran escala: 

“El objetivo de algunos de los submarinos es llegar lo más lejos posible en el Atlántico sin ser descubiertos. Todo el viaje desde las bases de la Flota del Norte en la región de Murmansk ha sido sumergidos … El objetivo de Rusia es demostrar que es capaz de amenazar la costa este de Estados Unidos”

Los submarinos rusos también podrían inundar la brecha GIUK y las aguas frente a Noruega en una postura defensiva para evitar que los submarinos estadounidenses y los buques de superficie empujen hacia el norte durante una crisis. Esto protegería los puertos navales estratégicos de Rusia en el Mar de Barents, los buques de misiles balísticos de Rusia que patrullan las latitudes más septentrionales y se esconden bajo la capa de hielo polar, y sus cada vez más posesiones territoriales en el Ártico.

Mapa de brecha GIUK de la Guerra Fría

Después de décadas de atrofia, Estados Unidos y sus aliados están reconstruyendo lentamente sus capacidades de guerra antisubmarina dentro y alrededor de la brecha GIUK. En particular, la Marina estadounidense ha reforzado su destacamento de aviones de patrulla marítima Poseidon P-8 que operan desde Islandia. La Marina de Estados Unidos también ha reactivado la 2ª Flota y ha aumentado considerablemente las patrullas y ejercicios en el Atlántico Norte.

Sin embargo, si varios submarinos rusos, incluidos algunos de los tipos más escurridizos del país, se dirigen hacia el sur repentinamente durante el ejercicio, Estados Unidos y sus aliados podrían tener dificultades para seguir la pista a todos ellos. Todo esto llega en un momento en que la propia fuerza submarina de Estados Unidos también está sobrecargada.

Hay algunas buenas noticias en términos de ayuda adicional para controlar a los submarinos en el Atlántico Norte en un futuro no muy lejano. El Reino Unido recibió ayer el primero de nueve aviones de patrulla marítima Poseidon MRA Mk1 (P-8A). Una vez que la flota de aeronaves esté plenamente operativa, cerrará una brecha de largo tiempo en la capacidad de patrullaje marítimo del Reino Unido y podría ayudar en gran medida a vigilar los submarinos rusos que se desplazan hacia el sur a través de la brecha GIUK.

Submarino de propulsión nuclear clase Akula

Tyler Rogoway

2 comentarios en “Rusia envía diez submarinos al Atlántico Norte en un ejercicio sin precedentes desde la Guerra Fría.

  • el 31 octubre, 2019 a las 13:21
    Permalink

    Espero que la primera foto y la de la clase Sierra II sean de archivo, porque la mitad de las planchas de recubrimiento que le proporiciona sigilo al submarino, literalmente, no están.

    Respuesta
  • el 2 noviembre, 2019 a las 11:57
    Permalink

    Lo que hace Rusia es increíble ,con un presupuesto 20 veces menor que el de la Otan siguen dando la talla.

    Respuesta

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com