Rusia intensifica las actividades militares alrededor de Japón en un movimiento de ‘ruido de sables’.

Japón sigue de cerca la intensificación de las actividades militares de Rusia en su región del Extremo Oriente, y Tokio ha aumentado el número de patrullas de reconocimiento de sus Fuerzas de Autodefensa.

Una flota de 10 buques de guerra rusos transitó el viernes por el estrecho de Tsugaru y el ejército ruso realizó durante el fin de semana ejercicios con misiles tierra-aire desplegados en Etorofu, una de las cuatro islas en disputa controladas por Rusia y conocidas como las Kuriles, pero reclamadas por Japón como parte de sus Territorios del Norte.

El estrecho de Tsugaru separa la isla principal de Japón, Honshu, y la prefectura septentrional de Hokkaido, y se considera aguas internacionales abiertas a los barcos extranjeros. Conecta el Mar de Japón con el Océano Pacífico.

Región del Lejano Oriente de Rusia

El ministro de Defensa de Japón, Nobuo Kishi, dijo a los periodistas que se creía que el movimiento de la flota formaba parte de los principales ejercicios navales que Rusia está realizando en la región desde el mes pasado.

Dijo que los ejercicios son “aparentemente para mostrar su capacidad naval que abarca desde el Este hasta el Oeste, al unísono con el movimiento militar ruso en y alrededor de Ucrania”, según informó Kyodo News.

El movimiento de los buques de guerra coincide con los informes de la agencia de noticias rusa TASS sobre el lanzamiento de avanzados misiles tierra-aire S-300V4 desde Etorofu.

Gran barco de desembarco Kaliningrado de la clase Ropucha de la Armada rusa (Proyecto 775).

Japón dijo que no había sido avisado con antelación del simulacro y presentó una protesta a través de los canales diplomáticos. Tokio afirma que los Territorios del Norte fueron tomados ilegalmente por la antigua Unión Soviética en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial.

A principios de este mes, después de que Japón se uniera a Estados Unidos y a sus aliados occidentales en la imposición de sanciones a Moscú y al líder ruso Vladimir Putin, éste firmó una enmienda al código fiscal federal que ofrecería un tratamiento fiscal preferente durante un máximo de 20 años a las empresas rusas registradas que pretendan hacer negocios en las Kuriles.

James Brown, profesor asociado de relaciones internacionales en la Universidad de Temple, especializado en las relaciones de Rusia con sus vecinos del Extremo Oriente, afirmó que las recientes actividades militares rusas “no son una coincidencia”

“La parte rusa ve la necesidad de tomar represalias y, aunque no tienen muchas maneras de tomarlas en términos de sanciones económicas, sí tienen instrumentos militares”, afirmó, señalando la intrusión en el espacio aéreo japonés frente a Hokkaido de un helicóptero ruso en los días inmediatamente posteriores a la invasión de Ucrania.

“Rusia no va a invadir Hokkaido, pero esto es claramente un ruido de sables, y el sable está ahora fuera de su vaina”, dijo Brown.

“Estos movimientos son también parte de un objetivo más amplio de Rusia para demostrar que, aunque ha hecho un compromiso significativo de fuerzas en Ucrania, eso no significa que sea débil en otros lugares y que conserva la capacidad de operar en el Lejano Oriente”.

Sin embargo, aunque Japón observará de cerca los movimientos de Rusia, está acostumbrado a este tipo de actividades militares y probablemente esté más preocupado por preocupaciones mayores, dijo Brown.

Esto incluye el futuro de la planta de gas natural licuado Sakhalin-2, que es un proyecto conjunto entre Moscú y las empresas comerciales japonesas Mitsui & Co y Mitsubishi Corp. Aunque muchas empresas japonesas están deteniendo sus operaciones en Rusia, les resulta más difícil desprenderse de inversiones por valor de unos 8.400 millones de dólares en instalaciones energéticas rusas, según la plataforma de análisis de datos Lens de la consultora Wood Mackenzie.

La planta Sakhalin-2 proporciona casi el 10% de las importaciones de GNL de Japón, y si las empresas japonesas se retiran, se teme que China intervenga. Esto se produce en medio del escrutinio del papel de Pekín en el apoyo a la guerra de Moscú contra Ucrania, con funcionarios estadounidenses diciendo el fin de semana que Rusia había pedido a China ayuda militar y de otro tipo.

Brown dijo que creía que Rusia querría llevar a cabo ejercicios conjuntos con los militares chinos en este momento -señalando su ejercicio bilateral conjunto en el estrecho de Tsugaru en octubre-, pero que era “poco probable”.

“China quiere desempeñar el papel de parte interesada responsable y querrá mantenerse al margen hasta que la situación se haya calmado”, añadió.

Yakov Zinberg, profesor de relaciones internacionales especializado en asuntos de Asia Oriental en la Universidad Kokushikan de Tokio, dijo que Tokio estaba manteniendo un “perfil relativamente bajo” en su respuesta a las recientes actividades militares rusas.

Barco antisubmarino ruso dispara misiles durante un desfile del Día de la Marina.

Esto se debe, en gran medida, a que Tokio no quiere agitar el barco más de lo necesario, para garantizar que el suministro de energía siga llegando a Japón. En la actualidad, alrededor del 8% del petróleo de Japón procede de Rusia, señaló, y Tokio observará de cerca la presión sobre las rutas alternativas de los proveedores de energía del país, la mayoría de los cuales proceden de Oriente Medio.

Japón también sigue de cerca la evolución de la Unión Europea, que depende de Rusia para algo menos del 30% de su petróleo crudo y el 45% de su gas natural, por lo que ha eximido a la energía de las sanciones. Sin embargo, si la UE detuviera las importaciones de energía rusa, Japón se vería sometido a una intensa presión para seguir su ejemplo. Kishida ya ha pedido a los países de Oriente Medio que aumenten la producción de petróleo y se ha sugerido que una misión gubernamental de alto nivel viajará a la región en los próximos días para reforzar esa petición.

Sin embargo, Zinberg no prevé que China preste el apoyo que Moscú ha solicitado.

“Rusia es consciente de que China tiene sus propios intereses nacionales y no esperará que Pekín apoye todos sus esfuerzos”, dijo, señalando la negativa de China a proporcionar piezas para los aviones civiles que han sido efectivamente inmovilizados por las sanciones internacionales.

Sin embargo, Brown, de la Universidad de Temple, dijo que Tokio estaba nervioso por el papel de China. El ex primer ministro japonés, Shinzo Abe, que se encuentra entre los legisladores del Partido Liberal Democrático en el poder que muestran una opinión cada vez más dura sobre Pekín, reiteró el sábado un llamamiento a los países para que impidan una alteración del statu quo en el Indo-Pacífico.

“Debemos alzar una voz de oposición al unísono”, dijo Abe en un discurso con motivo del 65º aniversario de los lazos entre Japón y Malasia.

Buques de guerra de la Armada rusa participan en el desfile ‘Russia Navy Day’ en julio de 2020.

El consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, se reunirá el lunes en Roma con el máximo responsable de la diplomacia china, Yang Jiechi, para hablar de Ucrania, y el portavoz de la embajada china en Estados Unidos dijo no haber oído hablar de la petición de ayuda de Rusia a China.

La situación de Ucrania era “desconcertante”, dijo el portavoz Liu Pengyu, y China apoyaba y alentaba “todos los esfuerzos que conduzcan a una solución pacífica de la crisis”.

Por su parte, Brown, de la Universidad de Temple, afirmó que “China estaba tratando de dar una respuesta que demuestre que está comprometida con una fuerte asociación con Rusia. La prueba vendrá si esa asociación muestra signos de convertirse en una alianza formal. Eso sería un hecho muy preocupante para Japón”.

Julián Ryall

2 thoughts on “Rusia intensifica las actividades militares alrededor de Japón en un movimiento de ‘ruido de sables’.

  • el 14 marzo, 2022 a las 16:05
    Permalink

    No deberían tensar la cuerda por el Pacífico sin haber cerrado Ucrania. Y Japón no es Ucrania a nivel de armamento, deberían andarse con más cuidado los rusos.

    Respuesta
  • el 14 marzo, 2022 a las 21:07
    Permalink

    Se conocen demasiado bien, el encarnizado y sangriento enfrentamiento que tuvieron en 1904 cuando los rusos imperiales buscaban controlar un puerto en el pacifico que no se congelara (Port Arthur) chocaron con la expansión imperial japonesa en Corea y Manchuria en busca de nuevos territorios y recursos, morían por decenas de miles en cada batalla, el enfrentamiento naval tambien tuvo su miga, curiosamente los japoneses de esa guerra trataban bien a los prisioneros de guerra y civiles, totalmente al contrario de lo que hicieron en la WW2.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.