Rusia intenta pescar un misil de energía nuclear perdido.

Moscú ha perdido un nuevo misil, esta vez, uno diferente a cualquier otro. El misil que falta no solo puede cargar armas nucleares, sino que también funciona con esta energía. Ahora, diez meses después de la desaparición, el gobierno ruso está intentando encontrar los restos del misil, tratando de hallarlo antes de que alguien más lo haga.

En marzo de 2018, el presidente ruso, Vladimir Putin, reveló al mundo un nuevo misil de crucero, el Burevestnik (“Stormbringer” en ingles)El misil formaba parte de una gran cantidad de nuevos sistemas de armas nucleares que Putin afirmó que Rusia estaba desarrollando en respuesta a la “resistencia de Estados Unidos a las negociaciones de control de armas, el desarrollo de nuevos sistemas de defensa antimisiles y la adopción de una postura más agresiva en su estrategia nuclear”.

El Burevestnik es una de las armas diabólicas más sorprendentes de Putin. A diferencia de la mayoría de los misiles de crucero, que normalmente suelen estar propulsados por motores turbofan y tienen un alcance de 800 a 1,000 millas, el nuevo misil de crucero es de propulsión nuclear.

Los misiles de crucero propulsados ​​por energía nuclear utilizan una reacción nuclear sostenida en lugar de combustible de aviación, lo que da como resultado un alcance teóricamente ilimitado. Tan ilimitado, de hecho, que un misil como el Burevestnik  podría ser lanzado teóricamente días o semanas antes de un ataque, tomando el camino más largo e infiltrándose en el espacio aéreo estadounidense desde ángulos inesperados. Siguiendo con la teoría, el misil podría despegar desde cualquier punto de Siberia, volar al Hemisferio Sur y atacar cualquier ciudad norteamericana como Houston desde el Golfo de México. Esto sólo sería posible, según los teóricos, con un motor nuclear.

Rusia ha probado el Burevestnik doce veces hasta el momento y, según la inteligencia estadounidense, solo uno de ellos ha tenido éxito en todos los sentidos. Un vuelo de prueba en noviembre de 2017 desde Pank’ovo, una remota base ártica en la isla rusa de Yuzhny , voló durante poco más de dos minutos antes de estrellarse contra el suelo.

El 8 de agosto, una flotilla naval rusa partió de Severomorsk. La fuerza de ocho barcos ha salido supuestamente a un “ejercicio de seguridad de la navegación”, pero la presencia del buque grúa KIL-143 ha levantado sospechas de que el verdadero propósito de la flotilla es recuperar el Burevestnik perdido. Otro de los barcos que también ha llamado la atención en la flotilla,  es el buque especializado en contenedores de combustible nuclear Serebryanka .

A finales de la década de 1950, Estados Unidos comenzó a desarrollar el programa “The Flying Crowbar ” (Palanca voladora), también conocido como Proyecto Plutón, un misil nuclear de propulsión a reacción que era básicamente un bombardero no tripulado. Diseñado para volar muy bajo sobre territorio enemigo en Mach 3, el Proyecto Plutón arrasaría las estructuras inferiores con estampidos sónicos. La nave no tripulada fue diseñada para lanzar bombas de hidrógeno sobre objetivos mientras volaba por una ruta planeada previamente antes de chocar finalmente con su objetivo final.

El proyecto Plutón fue eliminado por la llegada del misil balístico intercontinental (ICBM). También era demasiado peligroso probar diseños de propulsión nuclear aerotransportados que arrojaban enormes cantidades de radiación a su paso. Si bien esto puede sonar como una pequeña objeción en el contexto de una guerra nuclear a gran escala, es sorprendente en tiempos de paz. O al menos así fue. Los rusos pueden querer salvar los restos del misil para detectar y reconstruir lo que salió mal.

O podrían estar preparándose para recuperar el misil antes que alguien más lo haga. Como analista de submarinos de código abierto, HI Sutton, autor de World Submarines: Covert Shores Recognition Guide, habló con Foxtrot Alpha y dijo que “tanto Rusia como Estados Unidos tienen submarinos que podrían intentar recuperar los restos de forma encubierta. Durante la Guerra Fría, se usaron submarinos de la Marina de Estados Unidos especialmente modificados para recuperar los fragmentos de misiles soviéticos del fondo del mar para su análisis. La inteligencia obtenida  proporcionó una mejor comprensión de las capacidades tecnológicas soviéticas, así como de las propias armas, y podría tener un valor estratégico”.

Lanzamiento de un misil Burevestnik desde la isla Yuzhny.

Si Estados Unidos hace un esfuerzo encubierto de recuperación, el submarino de ataque nuclear USS Jimmy Carter (SSN-23) podría ser un jugador importante; un submarino de ataque clase Seawolf diseñado para operar en condiciones árticas, es único por haber sido construido también con una sección extendida de 100 pies (30m) diseñados para acomodar una sección intermedia suplementaria para buceadores submarinos, vehículos operados a distancia (ROV) y equipo de operación especial. La posibilidad de que los estadounidenses lleguen primero o que aparezcan durante el esfuerzo de recuperación, es quizás la razón por la que el destructor de misiles guiado ruso, el vicealmirante Kulakov,  está acompañando a la flotilla de recuperación.

Rusia también tiene submarinos de misión especial. Dice Sutton a Foxtrot Alpha: “Rusia tiene una gran flota de submarinos de misiones especiales para la guerra en los fondos marinos. Recientemente, uno de los grandes submarinos, el BS-64, un DELTA-IV (submarino de misiles balísticos), ha sido visto llevando una plataforma para un submarino enano en su espalda. Esto es imprescindible para la misión de recuperación. “

Todo esto suena como una intriga de la Guerra Fría, y desafortunadamente lo es. Llamémoslo Guerra Fria 2.0, o quizás más exactamente Guerra Fría ligera, pero los días de espionaje y juegos de espionaje han vuelto. Hay un misil de propulsión nuclear estrellado en algún lugar al norte del Círculo Polar Ártico, y los rusos terminarán encontrándolo.

Es decir, si alguien con capacidad para ello no lo ha encontrado primero.

Kyle Mizokami

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com