Rusia quiere construir su propio “Mistral”

La agencia rusa de noticias RIA Novosti ha publicado unas recientes declaraciones del Almirante de Guerra Naval, Nikolai Jermienov, en las que asegura que Rusia quiere construir dos portahelicópteros en un futuro próximo. El inicio de los primeros trabajos quiere hacerse coincidir con la celebración del Día de la Victoria del 9 de mayo de 2020.

Según Jermienów, el proyecto será completamente nuevo y los barcos construidos sobre esta base tendrán un desplazamiento de más de 20.000 toneladas. Los rusos también señalan que las propiedades marítimas y las características serán mejores que los de la clase Mistral que se encuentran en servicio con la marina francesa y egipcia.

Este argumento es bastante comprensible en Rusia, donde todavía se recuerda el contrato no realizado con Francia para la entrega de dos buques de esa clase. El contrato firmado entre los astilleros franceses (DCNS y STX Saint-Nazaire) y el grupo ruso de armamento Rosoboronoeksport suponía la entrega de dos buques Mistral para 2014. Sin embargo, cuando los dos barcos estaban prácticamente listos para ser entregados, Rusia atacó a Ucrania, lo que provocó la finalización del contrato.

Finalmente, los franceses devolvieron a los rusos el dinero que habían pagado previamente (alrededor de mil millones de euros) y vendieron los buques de asalto anfibio a Egipto, donde sirven actualmente en la marina como: “Gamal Abdel Nasser” y “Anwar El Sadat”. Los egipcios también compraron a los rusos varias docenas de helicópteros de ataque Ka-52 y Ka-52K, que previamente habían sido planeados para armar a los Mistrales rusos.

¿Qué han aprendido los rusos de los franceses?

La decisión de la Armada rusa de construir dos portahelicópteros realmente no ha sorprendido a nadie, excepto que es tarde. Rusia no solo había comprado los barcos a los franceses, sino también la tecnologías necesarias para construirlos. Curiosamente la parte de popa de ambos buques se construyeron en el astillero de San Petersburgo (las partes de proa se construyeron en el astillero francés STX Saint-Nazaire). Así que los rusos ciertamente aprendieron a observar los estrictos estándares occidentales, así como a supervisar construcciones tan complejas.

Los cinco años que han pasado desde que se rompió el contrato podrían haber sido, el momento en que los rusos han recreado un proyecto que no había sido finalizado previamente junto con la industria francesa. Eso significa que, de acuerdo con la información oficialmente no confirmada, ambos portahelicópteros rusos recibirán los mismos nombres que los buques no transferidos a Rusia: el “Vladivostok” y el “Sebastopol”. Esto puede ser al mismo tiempo una señal de que los nuevos buques serán una extensión del diseño francés, que difiere de él en apariencia, pero no en diseño y funcionamiento.

Los trabajos sobre la “rusificación” del Mistral ya se conocían desde el año 2015, cuando se desveló el concepto de la nave anfibia de aterrizaje de helicópteros  de la clase “Avalancha”, desarrollado por el instituto central de investigación de Krylov en San Petersburgo. Era solo un concepto, pero con similitudes inmediatamente visibles a los prototipos franceses. La clase “Avalancha” es un poco más grande (24.000 toneladas en comparación con las 21300 toneladas del Mistral), más rápida y con más equipo (helicópteros, vehículos, personas y lanchas de desembarco).

Proyecto ruso de portahelicópteros clase “Avalancha”

La información proporcionada por Jermienow significa que todo tiene que estar listo en términos de diseño. Sin embargo, esto no significa que la construcción de los nuevos portahelicópteros vaya a comenzar pronto. El principal obstáculo, puede ser el dinero que falta para inversiones mucho más importantes de la Armada rusa.

También hay que recordar que el trabajo de construcción naval por sí sólo no es lo más importante a la hora de llevar a cabo dichos proyectos. Es mucho más difícil diseñar y producir equipos especializados para sistemas de combate a bordo y navales. Mientras tanto, la marina rusa no ha tenido todavía un barco que tenga soluciones para los helicópteros. Por lo tanto, todo tendrá que hacerse desde cero y quizás, por miedo al compromiso,  los anuncios de Jermienow se quedarán sólo en el papel.

Por otro lado, en Rusia muchas cosas se hacen por encargo y en este caso los asuntos de imagen pueden resultar más importantes que el sentido común.

Defence24

4 thoughts on “Rusia quiere construir su propio “Mistral”

  • el 26 enero, 2020 a las 01:02
    Permalink

    Y mas grande. Y mas largo. Y con el S-700 arriba.

    Respuesta
  • el 27 enero, 2020 a las 20:31
    Permalink

    Los rusos son buenos haciendo maquetas pero no tienen dinero para ejecutar los proyectos. Ejemplo el portaaviones de 100,000 toneladas que nunca se construyó.

    Respuesta
  • el 6 marzo, 2020 a las 05:06
    Permalink

    Venimos sosteniendo que Rusia, por las características que poseen sus mares, todos cerrados y muchos de ellos permanecen helados gran parte del año; su escasa necesidad de proyección de poder naval de “aguas azules” y la particularidad de la orografia de sus costas, fácilmente defendible de una invasión anfibia (todo ello en términos generales), excluye de sus necesidades a los portaaviones, pues no satisfarían necesidades estratégicas. Los buques anfibios de cubierta corrida (LHD/LHA/LPH) en cambio, podrían resultar muy efectivos para la armada rusa, ya que su polivalencia permitiría tanto apoyar desde el aire operaciones anfibias como realizar operaciones típicas de un portaaviones, tales como el control marítimo, defensa aérea de área y puntual, ataque naval (ASuW y ASW) e incluso escolta de convoyes y ataque terrestre, es decir todas las misiones confiadas a un portaaviones clásico, pero con menores costos operativos y representando un blanco de menor cuantía en caso de guerra.

    Respuesta
  • el 6 marzo, 2020 a las 05:21
    Permalink

    Pero para ser efectivos estos buques deberían transportar no sólo helicópteros, sino aviones de STOVL avanzados, similares al F-35B, que permitirían explotar todas sus potencialidades. Pero Rusia no posee ninguno de ambos artilugios en producción. La preparación de sus astilleros y estructura productiva para la fabricación de los “Mistral” podría haber dotado a la Federación de ciertas habilidades técnicas y métodos productivos, así como capacidades de diseño que permitirían aplicarlos a su propio know-how y adaptar este diseño a sus propias necesidades. Asimismo hay informes de aeronaves STOVL siendo planificadas por Yakovlev. De todas maneras, ello conllevaría demasiado tiempo y dinero. Probablemente fuese inteligente unir fuerzas con China que ya posee su propio diseño LHD (Tipo 075) y asimismo está investigando la opción de aviones STOVL furtivos. Rusia posee tecnología (motores aeronáuticos y reactores nucleares) que podrían acortar caminos a China. El país amarillo posee el dinero que Rusia no tiene, y la capacidad productiva para acortar tiempos. Ambos podrían verse beneficiados.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com