Rusia quiere vender algunos de sus misiles de crucero más mortíferos a Vietnam, China y la India.

Moscú espera exportar sus corbetas del Proyecto 22800 Karakurt, armadas con misiles de crucero Kalibr a Vietnam, China, India y otros países, según han informado funcionarios rusos . Sin embargo, si el Kremlin decide exportar el buque y su armamento de misiles de crucero Kalibr, podría encontrarse en una violación del Régimen de Control de Tecnología de Misiles (RCTM), que es un acuerdo voluntario entre 35 estados -incluida Rusia- para limitar la proliferación de misiles y tecnología de misiles.

“Estos barcos tienen mucho éxito”, dijo el viceprimer ministro ruso Yuri Borisov a la agencia estatal TASS .Tienen un gran tonelaje, un buen armamento, y sobre todo el Kalibr que es lo más importante. La corbeta tiene un precio aceptable, es pequeña, compacta y rápida. Creo que tiene un buen potencial de exportación para varios países, especialmente de la región de Asia y el Pacífico como Vietnam, China, India y otros”.

El problema para Rusia es que, aparte de la India, el resto de los países mencionados por Borisov no son miembros del acuerdo RCTM. Por lo tanto, la venta de “cohetes y vehículos aéreos no tripulados capaces de transportar una carga útil de al menos 500 kg a un alcance de al menos 300 km y en equipos, software y tecnología para tales sistemas” a países que no son miembros de la RCTM estaría mal visto. Incluso las exportaciones a los países socios de la RCTM se desaconsejan.

“Los socios de RCTM han afirmado explícitamente que la pertenencia al Régimen no da derecho a obtener tecnología de otro socio ni obligación de suministrarla”, indica el sitio web de la asociación. 

“Se espera que los socios ejerzan una adecuada responsabilidad y moderación en el comercio entre los socios, de la misma manera que lo harían en el comercio entre socios y no socios. Los socios están sujetos a una política de ‘no menoscabar’ a consultarse entre sí antes de considerar  exportar un artículo de la lista que ha sido notificado como denegado por otro socio de conformidad con las directrices del RCTM”.

Existen versiones de exportación del 3M-54 Kalibr que tienen alcances que están por debajo del umbral de alcance de 300 km que Rusia ha comercializado previamente bajo el nombre de “Club”, pero Borisov se refirió específicamente a la variante domestica del Kalibr que tiene un alcance mucho mayor de cerca de 2.500 km. De hecho, como ha manifestado el viceministro, el misil Kalibr es el principal punto de venta del barco. También cabe destacar que India, China, Vietnam, Irán y Argelia ya operan la versión 3M-54E Club, del arma.

Sin embargo, el cumplimiento de la RCTM es completamente voluntario, incluso si los expertos en control de armas consideran que el cumplimiento del acuerdo es una norma internacional importante.

“No hay obligaciones legalmente vinculantes impuestas a los socios de la RCTM “, afirma su web.

“Sin embargo, se espera que los socios actúen responsablemente y practiquen la moderación con respecto a las exportaciones de artículos que podrían contribuir a la proliferación de misiles capaces de transportar armas de destrucción en masa y cumplir con todas las decisiones de consenso del Régimen. Establecen la norma para un comportamiento responsable en materia de no proliferación y contribuyen a dar forma al esfuerzo internacional de no proliferación de misiles al tiempo que llevan a cabo sus políticas de no proliferación de manera coherente con los objetivos y actividades generales del Régimen. También se espera que los socios controlen todas las exportaciones de equipos y tecnología controlados en el Anexo RCTM de acuerdo con las estipulaciones de las directrices de la asociación”.

No obstante, Estados Unidos impone sanciones a algunas naciones que violan el RCTM.

“La ley estadounidense exige que Washington sancione a las entidades -individuos, compañías o gobiernos (sean o no miembros de RCTM)- que exporten artículos controlados por el RCTM a ciertos países identificados como propagadores o amenazas potenciales a la seguridad de los Estados Unidos”, escribe Kelsey Davenport, directora de Política de no proliferación de la Asociación de Control de Armas.

“También se pueden imponer sanciones si Estados Unidos juzga la transferencia contraria al RCTM. Por lo general, Washington prohíbe que la entidad acusada firme contratos, reciba ayuda o compre armas del gobierno de Estados Unidos por un período de dos años. A veces, las sanciones pueden ser impuestas por períodos más largos de tiempo o extenderse también a las importaciones y exportaciones comerciales”.

Dave Majundar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com