Rusia reanudará las patrullas del espacio aéreo en el Océano Ártico.

En 2019, después treinta años, el Ministerio de Defensa ruso reanudará las patrullas del espacio aéreo cerca del Polo Norte. Algunos de los aviones más rápidos del mundo, los cazas interceptores MiG-31BM, asumirán el servicio de combate en la zona. Por sus características de vuelo únicas este veterano avión recibió el apodo de “Fox Hound” (Zorro sabueso). El MiG-31BM desarrolla una velocidad de hasta 3.000 km/h y es capaz de alcanzar cualquier avión de combate existente. Los escuadrones de las flotas del norte y el Pacífico operarán en los cielos árticos, lo que permitirá controlar toda la región polar. Según los expertos, el corredor aéreo sobre el Ártico es especialmente importante, ya que un enemigo potencial desde esta dirección puede atacar zonas de los Urales, Siberia y Rusia Central.

 

El Ministerio de Defensa, ha informado que dos escuadrones del MIG-31BM de las flotas del Norte y el Pacífico asumirán el control de la zona durante el 2019. En 2018, se realizaron una serie de ejercicios de vuelo táctico para patrullar la zona ártica. La experiencia de utilizar estas aeronaves en la región ártica fue reconocida como un éxito. Durante los ejercicios, las tripulaciones estuvieron en el aire durante cinco horas o más, y también se realizaron vuelos de más de 4.000 km. a través de reabastecimientos de combustible en el aire, sin el cual el patrullaje de esta región desértica es imposible.

En los entrenamientos, los aviones “cazaron” a potenciales bombarderos enemigos, y también llevaron a cabo un reconocimiento adicional de una amplia zona del Océano Ártico. 

La región estará controlada por dos escuadrones. Desde el oeste, el Ártico estará cubierto por los pilotos del mando estratégico conjunto “Norte”-98 estacionado en la región de Murmansk en el aeródromo de Monchegorsk. Desde el este, el 317º regimiento del aire responderá por la seguridad fronteriza. Tiene su sede en la región de Kamchatka en el aeropuerto internacional de Petropavlovsk-Kamchatsky.

La elección del MiG-31 no es accidental, es un interceptor de largo alcance. Fue especialmente diseñado para la protección y defensa de las fronteras estatales y los territorios del norte.

El MIG-31 es el primer avión soviético de cuarta generación, supersónico de dos plazas para todo tipo de condiciones meteorológicas. Está diseñado para interceptar objetivos aéreos en todo el intervalo de altitudes, a cualquier hora del día o de la noche en condiciones meteorológicas difíciles. Sin repostar, el caza puede volar hasta 3000 km. Puede alcanzar una altitud de 20.500 metros. La duración media del vuelo sin repostar es de 3,3 horas. Un grupo formado por cuatro interceptores de cazas MiG-31 son capaces de controlar el espacio aéreo con una longitud total de 800-900 km en el frente.

Aleksey Ramm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.