Rusia reduce los planes para modernizar su portaaviones debido a recortes presupuestarios.

Los planes para modernizar el almirante Kuznetsov han sido reducidos debido a los severos recortes al presupuesto de defensa de Rusia, según informes de los medios de comunicación rusos.

Una fuente vinculada al ministerio de Defensa de Rusia informó a la web de noticias Interfax que el presupuesto probablemente se reducirá en un cincuenta por ciento de los 882 millones de dólares presupuestados.

“En lugar de los 50.000 millones de rublos (882 millones de dólares) que se habían planeado anteriormente para el trabajo, está previsto asignar aproximadamente la mitad del presupuesto anunciado previamente”, manifestó  la fuente.

Los recortes presupuestarios afectarán principalmente a la modernización del portaaviones, mientras que las reparaciones se llevarán a cabo en su totalidad, según la fuente. Los fondos restantes se utilizarán para mejorar los sistemas de propulsión del buque, incluida la sustitución de cuatro de las ocho calderas turbo presurizadas del Almirante Kuznetsov, mientras se revisan las cuatro restantes.

En noviembre de 2016, un MiG-29K se estrelló en el mar antes de intentar aterrizar en el portaaviones, según las autoridades rusas, el accidente fue el resultado de un mal funcionamiento técnico, aunque más tarde se reveló que el avión se había quedado sin combustible esperando para aterrizar mientras la tripulación estaba intentando reparar un cable de detención que se había roto.

Otro nuevo accidente tuvo lugar a principios de diciembre, cuando un Su-33 se estrelló contra el mar después de intentar aterrizar sobre el portaaviones. Según el primer informe del accidente, el avión se estrelló en su segundo intento de aterrizar por causas ajenas a las condiciones metereológicas que se consideraban buenas para operar desde el portaaviones. Más tarde dentro de las suposiciones se pensó que el caza había fallado con los cables de retención y no había podido dar la vuelta, más tarde se reveló que el cable que lo detuvo no pudo frenar la velocidad que traía el avión, y cayó al mar en el intento.

Tras los dos incidentes, el ala aérea del Kuznetsov fue trasladada a tierra en la base aérea de Khmeimim, cerca de Latakia, para continuar desde allí las operaciones militares.

El Almirante Kuznetsov es el buque insignia de la Armada rusa y su único portaaviones en activo. El nombre inicial del barco era Riga; fue botado como Leonid Brezhnev en 1985 pero no estuvo completamente operativo hasta 1995.

Fue comisionado originalmente en la Armada Soviética con el objetivo de ser el primero de la clase de portaaviones Kuznetsov  pero sólo se construyó una unidad más llamada Varyag, la cual fue vendida por Ucrania a la República Popular China con la condición de no usarla en combate. Pero China después de repararlo y modernizarlo en Dalian lo usa como portaaviones con el nombre de Liaoning desde donde operan los aviones Shenyang J-15.

Cuenta con una eslora de 300 metros y una manga de 73 metros en total (38 metros en la línea de flotación). Alcanza una velocidad de 32 nudos y su autonomía es de 45 días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com