Rusia trata desesperadamente de salvar a su único portaaviones, desactualizado y plagado de problemas.

El único portaaviones de Rusia, el almirante Kuznetsov, se someterá a un proceso de reparación y reacondicionamiento que llevará un mínimo de tres años en completarse. El proceso se efectuará en el 35º Astillero de Reparación de Barcos de Rusia en Murmansk, una ciudad en el noroeste de Rusia.

Los mayores problemas con el barco son su anticuado sistema de propulsión y sus cables de detención, le dijo al portal Business Insider, Dmitry Gorenburg, científico investigador principal del Centro de Análisis Navales.

“El principal problema es que tiene un sistema de propulsión muy problemático”, dijo Gorenburg. “y no es de fiar”. 

Sus ocho calderas turbo-presurizadas se utilizan para impulsar el barco y han sido la fuente de muchos contratiempos para el portaaviones. Todas ellas serán supuestamente reemplazadas después de que se complete la revisión.

Plagado de problemas

El barco ha sido tan poco fiable que en la década de 1990 iba acompañado por un buque de carga que tenía tuberías adicionales para las reparaciones. Desde entonces, siempre ha estado acompañado por un remolcador especial en caso de posibles averías. 

En sus casi 30 años de servicio, el portaaviones solo ha visto un despliegue de combate, en Siria en octubre de 2016. Durante su traslado a la zona, fue visto  arrojando gruesas nubes de humo negro por el Canal de la Mancha. 

Aviones de combate Su-33 rusos en la cubierta de vuelo del portaaviones Almirante Kuznetsov en el Mar Mediterráneo oriental, 15 de noviembre de 2016.

La Armada rusa afirmó que el ala aérea del Almirante Kuznetsov llevó a cabo más de 420 incursiones sobre objetivos, de los cuales 117 se realizaron de noche, que destruyeron “más de mil instalaciones terroristas”.

Pero la misión no estuvo exenta de pérdidas. El portaaviones perdió dos aviones, un MiG-29K en su primer día de operaciones de vuelo y un SU-33 dos semanas más tarde debido a problemas con sus cables de detención.

Los problemas de la detención del cable eran tan graves, que toda el ala aérea embarcada del Almirante Kuznetsov tuvo que ser transferida a tierra a una de las bases aéreas de Rusia para que pudieran continuar realizando ataques aéreos.

La actitud de Rusia hacia los portaaviones

Las deficiencias del almirante Kuznetsov son probablemente un reflejo de la experiencia histórica y la actitud de Rusia hacia los portaaviones. Mientras Estados Unidos  y sus aliados continuaban modernizando y construyendo portaaviones avanzados después de la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética no lo hizo, creyendo que eran herramientas del imperialismo y, en cambio, optaron por centrarse en los submarinos.

Pero a medida que la Guerra Fría continuó y el valor de los portaaviones se hizo más evidente, los soviéticos decidieron unirse a la rivalidad, pero con objetivos diferentes a sus colegas occidentales: los portaaviones soviéticos estaban más enfocados en defender el territorio soviético que en apoyar guerras en el extranjero.

Los  portaaviones de la clase Moskva construidos a finales de la década de 1960 solo podían transportar helicópteros. Su armamento principal provenía de varios misiles y torpedos, y se adaptaron más a la guerra antisubmarina.

Portaaviones de clase Kiev Novorossiysk en 1986

Su segundo intento, los portaaviones de la clase Kiev, fueron una combinación de un crucero de misiles guiados y un portaaviones, lo que explica por qué técnicamente se los llamó “cruceros de aviación pesados”. Estaban armados con ocho misiles anti buque y hasta 72 misiles antiaéreos.

Los portaaviones de la clase Kiev tenían un complemento aéreo de 12 aviones de despegue y aterrizaje vertical, el Yak-38, y 16 helicópteros, pero los Yak-38 tenían una serie de problemas que les impedían ser considerados como un temido adversario.

La clase del Almirante Kuznestov fue el primer intento de Rusia de convertirlo en un verdadero portaaviones, pero ahora está diseñado principalmente para un papel defensivo. Además de sus aviones, el portaaviones está equipado con 12 misiles de crucero anti buque P-700 Granit alojados en silos debajo de su cubierta de vuelo delantera, lo que lo convierte en el único portaaviones con este tipo de armamento a bordo.

También está armado con el sistema de misiles de defensa aérea Klinok, que lleva casi 200 misiles antiaéreos, y tiene 8 sistemas de misiles y cañones de defensa antiaérea Kashstan que pueden disparar hasta 1.000 rondas de 30 mm por minuto.

En comparación con sus homólogos occidentales, los portaaviones de la clase Kuznetsov están tan bien armados como los acorazados. Mientras que los portaaviones de la OTAN están destinados a ser protegidos por buques de escolta que forman un grupo de ataque de portaaviones, los portaaviones  soviéticos estaban destinados a desempeñar un papel más activo en los combates.

Desarrollo de portaaviones postsoviéticos.

Pero cuando la Guerra Fría terminó y la Unión Soviética se disolvió, las ambiciones de los portaaviones rusos se detuvieron abruptamente. El almirante Kuznetsov ya estaba en servicio, pero su barco gemelo, el Varyag, pasó a ser propiedad de Ucrania.

La Armada rusa también tuvo que hacer frente a recortes presupuestarios masivos, debido al hecho de que el gobierno ruso se enfrentaba con una crisis económica, y tuvo que reorganizar sus prioridades. 

“Comenzaron a centrarse en barcos más pequeños que pudieran construir más rápidamente y llenar sus necesidades de protección costera de corto alcance”, dijo Gorenburg. 

Aunque la Armada rusa está tratando de transformar al almirante Kuznetsov en una plataforma basada en el ataque, como sus rivales de la OTAN, no han mostrado ningún signo real de construir nuevos portaaviones debido a su coste.

El portaaviones chino Liaoning, formalmente Varyag, sale de Hong Kong, China, el 11 de julio de 2017.

“La armada rusa no puede tener una misión de ataque en su esencia de la manera en la que la tiene los Estados Unidos porque tendrían que construir una armada muy diferente”, dijo Gorenburg. “La flota de superficie se centra principalmente en la defensa de la nación y la protección costera”.

También hay problemas técnicos. El almirante Kuznetsov y el Varyag fueron construidos en Ucrania hace 30 años, y Ucrania ha dejado claro que no fabricará equipamiento militar para Rusia debido a la anexión de Crimea por parte de Rusia y a su continuo apoyo a los separatistas de su región de Donbas.

Esto significa que los constructores navales rusos no tienen experiencia en la construcción de portaaviones, y tendrán que hacer frente a los problemas. Incluso cómo y dónde hacerlos.

“He visto estimaciones de que probablemente se necesitarían unos siete años solo para tener un astillero listo para construir uno y al menos otros 10 años para construir el primer barco, si no más”, dijo Gorenburg.

China parece haber asumido la responsabilidad de fabricar nuevos portaaviones de la clase Almirante Kuznetsov. Ucrania vendió el Varyag a China en 1998, y entró en servicio con la marina china como Liaoning en 2012.

Rusia por su parte, debe conformarse con la modernización del Almirante Kuznetsov, como la sustitución de sus sistemas internos, sus motores, cables de detención y misiles de crucero más antiguos por nuevos  misiles de crucero Kalibr,  que ya han mostrado sus capacidades en Siria.

Ben Brimelow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com