Rusia vigila al USS Donald Cook mientras se dirige al Mar Negro.

El USS Donald Cook (DDG-75) transitó ayer martes por el estrecho de los Dardanelos, que separa Europa y Asia, en ruta hacia su segunda operación en un mes al Mar Negro, mientras Rusia vuelve a hacer sombra al barco en medio de las crecientes tensiones entre Moscú y el Oeste.

El destructor de la clase Arleigh Burke hizo una escala en el puerto el mes pasado en Batumi, Georgia, en su primera visita y realizó un ejercicio con dos de los buques de la guardia costera de ese país, mientras la marina rusa observaba.

Tass, la agencia estatal de noticias de Moscú, informó que la Flota rusa del Mar Negro había estado “siguiendo continuamente” los movimientos del Donald Cook mediante la fragata Krivak II, Pytlivy (808) hasta que abandonó el Mar Negro el 28 de enero.

Esta es la cuarta vez este año que la Armada envía un barco de guerra al Mar Negro, tras la captura de tres buques ucranianos por parte de Rusia y el arresto de 24 marineros a finales de noviembre en el Estrecho de Kerch. Estados Unidos y sus aliados condenaron el incidente.

El USS Doanal Cook a su paso a través de los Dardanelos. Turquía.

Los oficiales de la Marina han dicho que con la presencia del barco aumenta la seguridad marítima, ayudando a garantizar la estabilidad regional y aumentando la preparación y la capacidad de los aliados militares.

“Cada visita a la zona nos brinda la oportunidad única de trabajar con nuestros socios marítimos regionales”, ha manifestado el Comandante Matthew Powel, oficial al mando del Donald Cook, en un comunicado.

Moscú vería cualquier buque de guerra estadounidense en la región durante mucho tiempo como una provocación, dijo Emily Ferris, investigadora del Royal United Services Institute.

“Dado el reciente incidente en el estrecho de Kerch, la decisión de Estados Unidos de enviar un barco de guerra al Mar Negro indudablemente exacerbará las tensiones con Rusia”, agregó.

Las tensiones se han intensificado en la región desde que Rusia se apoderó de Crimea en 2014, y se intensificaron el año pasado cuando Rusia capturó los tres barcos ucranianos.

Rusia justificó la captura afirmando que los buques traspasaron sus aguas territoriales, mientras que Ucrania siempre ha mantenido que sus barcos se encontraban en aguas internacionales. La mayor parte de países ha respaldado a Ucrania.

Ucrania sostiene que las patrullas navales rusas y su puente de carretera de Crimea, – construido deliberadamente con poca altura -, impiden que los buques mercantes ucranianos puedan llegar a sus puertos vitales.

El USS Donald Cook en el Mar Negro.

Rusia está tratando de presionar económicamente a Ucrania para castigarla por alinearse con la OTAN, señaló Ferris, añadiendo que Rusia tampoco quiere que Ucrania sea demasiado inestable.

“Mantener un delicado nivel de inestabilidad alimenta la argumentación de Rusia de que la alineación política de Ucrania con Occidente y su estructura no ha dado resultado”, aseveró Ferris.

Wyland Scott

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com