Saab preparada para ofrecer a Ottawa aviones de combate Gripen construidos en Canadá.

La compañía sueca Saab está lista para vender al gobierno canadiense 88 aviones de combate Gripen construidos en Canadá si el gobierno de Ottawa se decide por este caza.

El fabricante sueco de aviones de combate advierte que no se ha finalizado nada y que su oferta reflejará en un último esfuerzo la solicitud formal de propuesta (RFP) realizada por Canadá para dotar a la RCAF (Real Fuerza Aérea Canadiense) de modernos aviones de combate. La compañía espera que la RFP final sea emitida a mediados de año.

“Como hemos demostrado en Brasil, y dependiendo de las necesidades del cliente, podemos construir aviones de combate en otros países que no sean Suecia”, señala la compañía. “El Gripen es el avión multipropósito más moderno del mundo y se ajusta perfectamente a las necesidades operativas de Canadá para las misiones de defensa y expedición del NORAD (North American Aerospace Defense Command). Se ha comprobado que la aeronave funciona en cualquier clima, desde el ártico hasta el desierto”.

La agencia de noticias canadiense National Post informó por primera vez sobre la apertura de Saab para construir el Gripen en Canadá.

Para la fuerza aérea brasileña, Saab acordó construir 15 de los 36 Gripens en Brasil como parte de un esquema de transferencia de tecnología. La compañía abrió una planta de aero-estructuras cerca de Sao Paulo, que comenzará la producción en 2020 de grandes segmentos estructurales para el Gripen, como los conos de cola, los frenos aerodinámicos, las cajas de ala y los fuselajes delanteros y traseros del avión. Esas piezas serán ensambladas en la planta que la Empresa Brasileira de Aeronáutica (Embraer) tiene en Gavião Peixoto.

La compañía también ha lanzado en Nueva Delhi la fabricación del Gripen en la India. Y, en cooperación con Boeing, la firma está construyendo partes del avión de entrenamiento T-X de la Fuerza Aérea de Estados Unidos en West Lafayette, Indiana.

La Real Fuerza Aérea Canadiense emitió un borrador previo de solicitud de propuesta en octubre de 2018 a un grupo exclusivo de cinco proveedores potenciales para reemplazar su flota de Boeing CF-18A/B Hornet.

Entre los proveedores se encontraban Dassault Aviation, fabricante de los Rafales; Saab, fabricante de los JAS 39 Gripens; Airbus Defence, un socio importante en la empresa conjunta Eurofighter, que fabrica los Typhoons; Lockheed Martin, fabricante de los cazas F-16 y F-35; y Boeing, fabricante y creador de los F/A-18 Super Hornets y F-15E Strike Eagles.

El RCAF ha dicho que tiene previsto recibir propuestas iniciales de los licitadores entre el verano y el invierno de 2019. Está previsto que se adjudique un contrato durante los meses de invierno de 2021-2022. Canadá quiere que las primeras aeronaves se entreguen en 2025, y la capacidad operativa inicial se alcance en 2026. El gobierno quiere también que todos los aviones sean entregados antes del 2031 o 2032, momento en el cual la flota CF-18 será retirada.

Flight Global

3 comentarios en “Saab preparada para ofrecer a Ottawa aviones de combate Gripen construidos en Canadá.

  • el 3 junio, 2019 a las 02:36
    Permalink

    Esta opción otorgaría a Canadá reverdecer viejos laureles, cuando era capaz de producir aviones de combate indígenas, desde estructuras hasta motores, pasando por su armamento. Fue capaz de modificar al F-86 para convertir al Sabre canadiense en la mejor de todas las versiones del mítico caza. Fue capaz de crear interceptores válidos para su época (CF-100) y producir uno de los mejores y más avanzados cazas de su tiempo (CF-105 Arrow). La industria aeroespacial canadiense era una fértil cruza entre lo mejor de las industrias británica y estadounidenses, pero políticas miopes (y corruptas) dejaron fenecer lo que de haber tenido continuidad, sería hoy una industria aeroespacial militar pujante. Nadie duda que Québec es uno de los tres mayores centros aeroespaciales del mundo (sede de Bombardier, el cuarto mayor productor de aviones civiles del mundo). Los otros son Seattle (Boeing) y Toulouse (Airbus); podemos incluir en este grupo a Sao José dos Campos (Embraer). En Québec están las sedes de importantes organizaciones civiles internacionales (IATA, IBAC, OACI). No dudamos de la importancia de Bombardier y Québec en el concierto internacional de aviación civil. Pero Canadá carece de infraestructura industrial militar. Canadian Vickers, Canadian Car and Foundy Co., National Steel Car Ltd. (luego Víctory Aircraft), Noorduyn, The de Havilland Aircraft of Canadá, Fleet/Consolidated, y el resto de subsidiarias estadounidenses (Boeing, Fairchild, etc.) jugaron un papel muy importante para el esfuerzo de guerra aliado durante la SGM, fabricando miles de aviones de combate, entrenadores y transportes ligeros. En la inmediata posguerra esa inercia se continuó creándose grandes centros fabriles, como Avro Canadá (luego Hawker Siddeley Group) y la estatal Canadair fueron capaces de realizar numerosos proyectos militares (cazas, bombarderos, patrulleros marítimos) e incluso experimentales (CL-84) que colocaron a Canadá en un nivel de privilegio. Cuando parecía que esa evolución jamás se detendría, una serie de factores internos y externos al país más extenso del mundo, conspiraron para que ese destino no fuese tal. Entre esos factores, la feroz oposición de EE.UU al desarrollo canadiense no fue de los menores, sumado a la indefinición de la industria británica, de la que Canadá era casi un apéndice, más una sucesión de políticos que entraron en la historia como los más nefastos del país septentrional, sentenciaron las posibilidades canadienses, cercenando paulatinamente todo desarrollo industrial referido a la aviación militar de combate. La opción que Saab ofrece abre un nuevo panorama a Canadá. Pero quizá el JAS-39 Grippen NG no sea el avión que mejor se adapte a las necesidades canadienses, que necesita un caza bimotor (quizá biplaza), con mayor autonomía y carga de armas. Quizá un avión de las características de un F-15X o un A/F-18 Súper Hornet modernizado resulten más eficientes. Eso sí, adoptar cualquiera de ambos significaría volver a importar aviones de combate fabricados en EE.UU y continuar con el paternalismo del gigante del sur (de Canadá).

    Respuesta
    • el 4 junio, 2019 a las 00:12
      Permalink

      Gracias por el texto !

      Pienso que el Gripen es lo mejor para Canadá, Finlandia, Suiza, Austria, Croacia y muchos otros países.

      Respuesta

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com